Más Leonard Cohen: belleza musical sin cura

Si ni diez segundos de una canción de Leonard Cohen llegan a tocar mínimamente la fibra de cualquier ser humano es que este no es su reino. La jungla o el cementerio.

Excusas por afirmación tan tajante y obviamente irónica, propia de un ferviente seguidor de la obra discográfica del canadiense. Aunque, sí, me resisto a pensar que alguna de las estrofas de Leonard Cohen no traspasen sensibilidades universales.

Su discografía, con algún que otro trompicón, por supuesto, es un almacén de belleza musical; sin cura posible, como él canta para el amor. Su primer álbum, ‘Songs Of Leonard Cohen’ (1968) escenificaba la tristeza de unas canciones entre biográficas e imaginariamente vividas, marcadas por el amor, el erotismo y la depresión. Lo grabó él solo con su guitarra acústica y luego el productor John Simon se encargó de envolver todo en ligeras capas de teclados, bajo, violín, voces femeninas… todo muy básico e intimista, y con el vals como liviano ritmo. La pauta para sus siguientes discos y para que se ganara el conocido apelativo de ‘maestro de la desesperación’.

En los cuatro primeros, entre 1968 y 1974, es decir en el mentado ‘Songs Of Leonard Cohen’ y en ‘Songs From A Room’ (1969), ‘Songs Of Love & Hate’ (1971) y ‘New Skin For The Old Ceremony’ (1974) está el Cohen intimista y básico, el de monumentos sonoros como ‘Suzanne’ (la vecina casada con la que convivió durante un tiempo), ‘Sisters Of Mercy’ (aquellas dos chicas, hermanas de la caridad, que le dieron refugio una noche de frío y agotamiento), ‘So Long Marianne’ (la ruptura con la madre de su hijo Axel, a la que conoció en la isla griega de Hydra), ‘Bird On The Wire’ (la canción epitafio para Kris Kristofferson), ‘The Partisan’ (recreación de una vieja melodía que cantaban los soldados franceses de la resistencia refugiados en Inglaterra), ‘Chelsea Hotel’ (la famosa felación de Janis Joplin en el famoso hotel neoyorkino), ‘Lover, Lover, Lover’ (canto de conciliación entre árabes y judíos, escrito en el mismo desierto del Sinaí), ‘Who By Fire’ (sobre el suicidio de varios amigos y el probable de él mismo)… Un corpus de poesía y música intocable.

Con el controvertido ‘Death Of A Ladies’ Man’ (1977) se dejó succionar por el gran mago Spector y la cosa no salió como se esperaba, pero allí anidaban maravillas como ‘True Love’, ‘Memories’ (perfecto ejemplo del Wall Of Sound spectoriano oliendo a sonido high school de los 50), el fogoso e irónico country de ‘Fingerprints’…, todas formando parte de la obra global de un Cohen de 44 años,  nostálgico de sus poderes amatorios de juventud.

‘Recent Songs’ (1979) volvió a los orígenes acústicos de nuevo con gran brillo aunque sin dejar canciones míticas. En época nuevaolera y de convulsos cambios en el panorama musical, su nombre se oscurece aunque no su inspiración. ‘Various Positions’ (1984) fue la reaparición, cinco años después, de un Leonard Cohen pleno de fervor místico y devoción amorosa. Allí estaba el suculento vals ‘Dance Me To The End Of Love’ o todo un himno glorificado por las nuevas generaciones como ‘Hallelujah’. Y a continuación, la gran última obra maestra hasta ahora, ‘I’m Your Man’ (1988), a la que le sigue otro buen disco como ‘The Future’ (1992). ‘Ten New Songs’ (2001) baja el pistón, quizá su peor disco, pero con ‘Dear Heather’ (2004) vuelve el Cohen pletórico, con 70 años, burlándose de su pasado amoroso o poniendo en tela de juicio los efectos del 11-S. Es su último disco en estudio hasta ahora. Una producción reducida, de solo once álbumes, a tenor de los muchos años que lleva en activo, pero explicable porque, aunque no lo parezca, el canadiense es un artista al que le cuesta sudor y sangre componer nuevas canciones.

Su vida ha sido un largo peregrinar peleando contra la depresión, lo que le ha llevado a refugiarse en la poesía, la literatura, la música, el alcohol, los discos, el budismo y toda una inagotable farmacopea, empezando por el Prozac, como humoradamente comenta en su DVD ‘Live In London’. Ha salido del monasterio zen donde vive desde l993, meditando y laborando en cosas tan prosaicas como la cocina, y hoy está hoy en Zaragoza, por segunda vez, con una banda y con un concepto de directo absolutamente sugestivo y democrático. No, no es el Gran Jefe que acapara permanentemente los focos, sino al contrario: reparte continuamente juego, dejando explayarse a sus excelentes instrumentistas, y los presenta y agasaja una y otra vez. E incluso, ante el zaragozano Javier Mas se arrodilla.

Mas, con su laúd y su bandurria, ha sido la gran aportación a esta banda. El domingo le contaba a Carbonell en el diario El Periódico una anécdota curiosa. Los sindicatos de músicos americanos no permiten que en los USA toquen músicos extranjeros como acompañantes, salvo en el caso de que no haya nadie que pueda tocar un determinado instrumento. Hicieron un rastreo y, en efecto, nadie estaba cualificado para tocara la bandurria. Luz verde para el aragonés. Y luz verde para el gran concierto del año en Zaragoza. ¿Irás? Espero tus comentarios pre y post.

Más información en http://www.heraldo.es/noticias/cultura/aa4f3_mapa_sonidos_leonard_cohen.html

Esta entrada fue publicada en Internacional. Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Más Leonard Cohen: belleza musical sin cura

  1. coleto dijo:

    No iré pero no será por falta de ganas.

    No conozco su discografía completa pero si tú dices que el peor es “Ten New Songs” que a mí me gustó bastante habrá que repasarla.

  2. Jorge Aparicio dijo:

    Yo si, el disco que siempre escuché, fue el de “I´M your man” y sonaba mucho cuándo me llevaban en el coche en el cassette.

    Haciendo memoria, decidí bajarmelo en mp3 y me acordaba de todas las canciones. Me compré el concierto de Londres y me lo he puesto en casa varias veces pero como un hilo músical se tratase, de fondo. Tengo más intererés de verlo esta noche en directo. Como pasa muchas veces y lo vuelvo a avisar, si hago mañana crónica, no me pregunteís que canciones ha echo, porque tampoco estoy muy informado de su discografía… al menos se más que mucha gente que seguro que si sales a preguntar quien es Leonard Cohen y si vas a ir, que van a contestar?

    Algún triunfito no habrá cantado alguna del canadiense.

    Ah, y para hacer algo de ego, ¿quién anunció el concierto de Cohen en el blog? jejeje. Muchos no me hicieron caso.

  3. Apáttica Smith dijo:

    La experiencia más religiosa de mi vida de atea, con bendición final “Podéis ir en paz” incluída.
    Salí de allí con el alma elevada y el espíritu reconfortado.
    Impresionante Don Leonardo, grande Javier Más, sin desmerecer al resto de la banda.

  4. Un amigo dijo:

    Hola Matías.
    Sí, estuve en el concierto. Y me pareció MA RA VI LLO SO. Leonard Cohen demostró estar en plena forma, y nos dejó a todos (o a casi todos) encandilados con la belleza de sus canciones. Digo “casi todos” porque, como pasa siempre, había entre el público algunos que fueron por ir, acaso paniaguados de entrada gratuita… Pero bueno, éramos mayoría los que disfrutamos gota a gota de un concierto que fue como un festín lleno de delicados y elaborados platos.
    Por cierto, que cantó el “Partisan”, versión estupenda, y a mí me emocionó hasta la lágrima con “Famous Blue Raincoat”, que tampoco está (creo) en el DVD. ¿Alguien ha hecho grabación pirata del concierto, o de esa canción en concreto? Mataría por tenerla…
    Respecto al gran Javier Más, pues eso, fue MÁS Y MÁS Y MÁS. Impresionante delicadeza de su sonido, maravillosos arreglos que dan a las canciones de Cohen un toque mediterráneo, un aire sutil, fresco y melancólico a la vez… Me siento muy orgulloso de que un aragonés con su bandurria esté al lado de Cohen aportando tanta belleza.
    Matías, espero que tú también hayas ido y lo hayas disfrutado.

    Aprovecho este post para lanzarte un tema de debate. El otro día escribía el crítico musical de El País un artículo sobre los “gajes” del oficio de crítico. Hoy lo hace el de El Mundo http://www.elmundo.es/elmundo/2009/09/16/rockandblog/1253058277.html
    ¿Cómo ves tú el tema?

    Saludos
    Un viejo amigo

  5. Jorge Aparicio dijo:

    Un gran concierto, he disfrutado mucho más en directo que la escucha del doble cd como “hilo musical”.

    Todas las personas que están en el escenario hacen un trabajo sobervio, cada uno su correspondiente racción. Destacando a Javier Mas, por supuesto, pero disfruté con la persona que se encargaba de los vientos. Las coristas muy buenas, pero no se di lo de las volteretas encajaban bien en el espectaculo, eso si, me sorprendió mucho.

    Como una oda al mar y a la poesía. Muy agradable.

  6. Dedé dijo:

    Fantástico concierto. Yo querría destacar la grandísima calidad de la banda y del sonido, y el reverencial respeto del maestro a sus músicos y al público de Zaragoza. Tres horas y cuarto de concierto no las hace cualquiera, y menos con 75 años… creo que el concierto de ayer fue histórico.

  7. Matías Uribe dijo:

    Adrián, hermosas historias. Es un lujo tenerte por aquí. Y apúntate un 10. En una servilleta estampaste el nuevo pseudo contrato con CBS y por tanto el que a continuación saliera el álbum ‘Various Positions’, o sea, que pudiéramos disfrutar de dos clasicazos como Dance Me To The End Of Love’ “o todo un himno glorificado por las nuevas generaciones como ‘Hallelujah’”, tal cual comento en el texto. Es decir que si no intervienes nos quedamos sin ese disco, porque en ese momento, Cohen estaba en la calle. Y luego hablan de los disqueros… Claro que tu caso era especial y comprensible…, un tío que venía del Ozono, cómo no iba a profesar devoción al canadiense. Gracias por tan bonita evocación. Y desde ya, recomiendo a quien me lea que pinche ese enlace.
    A ‘Un amigo’ (ya me gustaría saber quién eres), le digo que lamentablemente no pude estar en el concierto: no dispongo ni de mi vida ni de mi cuerpo. Así que seguiré conformándome con el DVD, aunque ahí no está The Partisan. Y tampoco, en efecto, “Famous Blue Raincoat”. En cuanto a lo que me indicas de los artículos sobre el papel del crítico, lo dejo en la alacena para un día sacarlo. Solo comentarte que el artículo de Manrique el lunes en El País era una pieza maestra. Hasta lo llamé para felicitarle, aunque no lo pude localizar. Además, me venía al pelo para contestar a un necio que escribía en este blog idioteces sin sentido y sin pruebas. El otro comentario, el de El Mundo, es una majadería supina, simplemente porque acusar a un gremio, sea el que sea, generalizando es de una inconsistencia absoluta.

  8. Nacho dijo:

    Conforme pasa el tiempo me doy cuenta del lujo que fue poder disfrutar de un concierto tan bonito como el de anoche.

    Un gustazo.

  9. Rubén dijo:

    Muy bien Cohen, buena banda, buen sonido y bonita iluminación.

    Disfruté mucho.

  10. Paspasito dijo:

    No pude ir al concierto, pero dos compañeras mías de trabajo que estuvieron, me buscaron por la mañana y me dijeron: todavía seguimos flotando.
    Un señor, y fabuloso el programa -me lo trajeron de propio-
    Un lujo que no pude disfrutar en directo pero que si lo hago en privado.

  11. jesus2112 dijo:

    Hoy se cumplen 39 años de la desaparición del más grande guitarra de todos los tiempos:
    JAMES MARSHALL HENDRIX
    (27/11/1942 – 18/09/1970)espero que alguien más lo recuerde.
    El ROCK, tendrá siempre una deuda eterna con él.

  12. Matías Uribe dijo:

    Jesus2112, te ruego respetes los temas de las entradas. Esta va sobre Leonard Cohen. Para otras cuestiones distintas ya está el Tablero, en el que has repetido el mismo mensaje sobre Hendrix.

  13. sugarland dijo:

    para los que queráis tener un buen recuerdo del concierto, hay un torrent para que podáis descargarlo en http://www.dimeadozen.org. compartir música es una buena manera de mejorar las cosas.

  14. Blanca dijo:

    Matias, sólo rectificarte que Axel no es hijo de Cohen (Sólo tiene dos, Adam y Lorca de su relación con Suzanne Elrod), era hijo de Marianne y de una relación anterior de ésta con el escritor Axel Jensens. Un saludo.

  15. Matías Uribe dijo:

    Gracias Blanca, anotado queda.

  16. Megg (...sigo desatada) dijo:

    Bona tarda. Esta semana el Diario de Mallorca no deja de publicar cosas interesantes :). Hoy le ha tocado el turno a Leonard Cohen, y con tremenda foto han ilustrado el artículo, Matías: el mismísimo Cohen arrodillado a los pies de Javier Mas…

    Dejo el enlace al artículo firmado por mi querido Biel Mesquida, culpable entre otras muchas cosas de traer a Palma a Lluís Llach hace unos meses, en aquella memorable conferencia sobre vinos, y que acabó con las emotivas declaraciones de Llach acerca de la añoranza que tiene del público…

    Dejo el link al PDF, el artículo se encuentra en la última página: http://medias.diariodemallorca.es/suplementos/2011-06-16_SUP_2011-06-09_23_11_09_bellver.pdf

    Y os traduzco un pasaje, el que más me ha gustado. Si os interesa me decís y lo traduzco todo. 🙂

    LEONARD COHEN, UNA VOZ QUE HACE COMPAÑÍA.

    […] Premio Príncipe de Asturias. Escucho “I’m your man” y esta voz coheniana -profunda, aterciopelada, perturbadora, metamórfica, indefinible, llena de calidez repentina y roturas finísimas, hecha con carne de lenguajes- me entra por todos los agujeros del cuerpo y me seduce como siempre. Tengo una gran alegría porque el Príncipe de Asturias hará que este poeta y cantante sea más conocido aún entre amplias capas de la población y puede hacer llegar la paz y la guerra que llevan sus historias. Me ha gustado mirar el acta del jurado (generalmente las actas son aburridas, pero entre líneas dicen muchas cosas) y ver que le dan el premio al poeta quebequés, nacido en Montreal:

    “por una obra literaria que ha influído en tres generaciones de todo el Mundo, a través de la creación de un imaginario sentimental en el cual la poesía y la música se funden en un valor inalterable. El paso del tiempo, las relaciones amorosas, la tradición mística de Oriente y de Occidente, y la vida contada como una balada inacabable, configuran una obra identificada con unos momentos de cambio decisivo a finales del siglo XX y principios del XXI”.

    Dicen verdad estas palabras. Y el bueno de Leonard, cuando le han comunicado la noticia, ha tenido una frase de agradecimiento muy ligada a la poesía. Ha dicho desde Nueva York el 2 de junio: “estoy muy agradecido porque me han reconocido los compatriotas de Machado y Lorca, y mi amigo Morente, y los incomparables compañeros de la guitarra española”. Toda una declaración de principios.

    En las fiestas salvajes, ingénuas, apasionadas y promíscuas que hacíamos en la Barcelona de los sesenta, las canciones de Cohen sonaban entre luchas antifranquistas, cargadas de los grises y moches de amor con mucho sexo, entre las lecciones cotidianas de una educación sentimental en que tomábamos sus letras y músicas como himnos de vida y de batalla. Live songs, New Skin for the Old ceremony, Death of Ladies Man, Recent Songs y Various Positions, se amontonaban en nuestras discotecas como las obras de un hermano mayor que nos luminaba, nos consolaba, nos ecendía, nos campañaba en los tiempos difíciles del paso de la adolescencia a la edad adulta: nos hicimos mayores con Leonard Cohen, y esto es una cosa magnífica, porque un poeta vivo se convertía en un orientador de muestras vidas.
    En 2009, en una de estas giras mundiales que ha hecho de mayor, aterrizó en Mallorca y el 11 de agosto nos ofreció uno de los recitales más largos y bellos que hemos vivido nunca. Gràcies i per molts d’anys!![…]

  17. Juan José Enrique dijo:

    Estoy intentando localizar algún video del concierto de Leonard Cohen en el rincón de Goya en 1985. Alguien sabe si es posible? Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *