Despliega el menú
Aragón

Un verano sin peñas juveniles en varios pueblos de Aragón para frenar los rebrotes

Los nuevos casos de coronavirus están obligando a los ayuntamientos a tomar medidas excepcionales para impedir las aglomeraciones de jóvenes. Tarazona, Ejea, Tauste o Biota son algunos de los municipios que han cerrado locales. 

Jóvenes haciendo botellón en el parque de la Manzana durante las fiestas de San Lorenzo.
Jóvenes haciendo botellón en el parque de la Manzana durante una pasada edición de las fiestas de San Lorenzo.
Javier Broto

Los rebrotes de coronavirus en diversas localidades de Aragón han llevado a muchos de sus ayuntamientos a tomar medidas para impedir las aglomeraciones de jóvenes en espacios públicos, en una época del año en la que raro es el municipio que no celebra sus fiestas en honor a su santo o santa local. Peñas, chamizos, cuartos juveniles están siendo cerrados o ven restringidos su uso, mientras que los afectados agudizan el ingenio y buscan lugares al aire libre donde reunirse y pasarlo bien.

Y es que la crisis sanitaria ha convertido el estío del año 2020 en un páramo social al que los ayuntamientos de la comunidad, en plena efervescencia de los rebrotes de la covid-19, se han apresurado a adherirse. 

Este mismo martes, la Guardia Civil y la Policía Local de Tarazona iban a proceder a cerrar estos espacios siguiendo un decreto de la alcaldía. La aparición de cinco nuevos positivos por covid entre jóvenes de la localidad está detrás de esta decisión. Pero no solo el consistorio de la ciudad del Queiles ha implementado esta medida; otros ayuntamientos aragoneses han hecho lo propio, y sus vecinos deberán acostumbrarse a esta nueva normalidad.

El Ayuntamiento de Tauste ha publicado este martes el decreto por el que ordena el cierre de todas las peñas recreativas de la localidad. El consistorio adopta esta medida con el objetivo de frenar el brote registrado en la comarca de Cinco Villas.

Tauste, que celebra sus fiestas mayores en el mes de abril, fue uno de los primeros ayuntamientos que se vieron obligados a suspender la totalidad de los festejos. No obstante, algunos colectivos, como los mayores de las dos residencias organizaron sus propias fiestas, una celebración que abrieron con pregón y canto de la Salve tradicional. Pocos vecinos se resistieron a salir a sus balcones a mediodía del 20 de abril luciendo la indumentaria festiva y también pudieron lanzar sus vivas al paso de la Virgen en la procesión del día siguiente. Fue una procesión particular con la imagen encaramada en una furgoneta. De la misma manera se celebró la fiesta del patrón, San Miguel el pasado 8 de mayo.

También Gallur suspendió la totalidad del programa festivo sus fiestas de San Antonio a mitad de junio y de San Pedro a finales del mismo mes, pero los vecinos pudieron seguir una programación alternativa en las redes sociales del Ayuntamiento gallurano. Ahora vive un verano sin actividades culturales por el cierre de la casa de cultura, pero mantiene el programa de sus colonias de verano y una amplia oferta de actividades deportivas. Idéntica medida adoptaron ayuntamientos que también celebran la fiesta de San Antonio como Remolinos o Alagón

El Gobierno municipal de Biota, vecina de Sádaba, localidad seriamente afectada por un rebrote de coronavirus, publicó este lunes un bando para recordar a los vecinos y a los que pasan el verano en esta población cincovillesa que deben seguir escrupulosamente las recomendaciones sanitarias para evitar la propagación del virus. Entre otras cosas, recuerda que "todos somos parte de una cadena pero que lo que a unos apenas afecta, a otro los mata", por lo que llama a extremar las precauciones cuando se está en grupo o en locales públicos. Días antes había pedido expresamente a los jóvenes que eviten las fiestas en las peñas para evitar tomar medidas más drásticas.

En Ejea de los Caballeros, además de cerrar las casi 50 peñas juveniles de la localidad bajo amenaza de sanción, se ha recomendado el cumplimiento de las distancias sociales en terrazas y el control de aforos por parte de la Guardia Civil y la Policía Local. En este sentido, el consistorio de la capital de las Cinco Villas va a solicitar a la delegación del Gobierno que la Guardia Civil refuerce la seguridad en los pueblos, sobre todo en los fines de semana, para evitar desplazamientos festivos.

Los vecinos de la zona están inquietos. Antes del brote de Sádaba, el uso de la mascarilla en Ejea de los Caballeros era casi testimonial, pero su uso ahora está más extendido y es raro ver a algún vecino por la calle sin este tapabocas.

La Comarca de Cinco Villas ha hecho públicas este martes una serie de recomendaciones dirigidas a las residencias de mayores, a las que se pide que extremen las precauciones a la hora de las visitas. Se insta a limitar el acceso a los familiares y a buscar espacios seguros para el contacto entre residentes y familiares recomendando que se realicen a través de ventanas, verjas o espacios abiertos que permitan mantener la correspondiente distancia de seguridad. Esta medida está funcionando con éxito en la residencia Elvira Otal de Ejea o también en la de Sádaba.

También en La Almunia de Doña Godina, a través de su junta de seguridad local, se establecieron hace dos meses normas claras sobre el uso de las peñas, entendidas como locales en bajos o domicilios particulares. Entonces se recordaba que se autorizaban los mismos aforos que regían por la normativa sanitaria nacional. En aquel momento del estado de alarma se permitían hasta 10 personas, manteniendo distancia y con las medidas de higiene obligatorias. Así, el Ayuntamiento recordaba que los incumplimientos del Real Decreto se sancionaban con hasta 600 euros, pedía un comportamiento responsable y recordaba que "el máximo riesgo de salud viene de las aglomeraciones de personas en espacios reducidos".

Por su parte, en Calatayud, los casos de locales particulares son muy puntuales, por lo que la Alcaldía se centró en regular el funcionamiento de los establecimientos hosteleros. Para ello se amplió la superficie de las terrazas, a fin de que aquellos bares que tuvieran sitio suficiente pudieran disponer el mismo número de mesas pero con mayor distancia entre ellas. Ahora estas medidas se ajustaron de nuevo a los espacios concedidos en el convenio que rige en la ciudad.

Salillas de Jalón también ha detectado en las últimas horas el primer caso positivo de covid-19 desde que comenzó la pandemia y está efectuando pruebas PCR a otros vecinos para analizar el alcance de la situación epidemiológica en esta localidad de la Comarca de Valdejalón. Por eso, el consistorio ha hecho una llamada a la “precaución” de todos sus vecinos y demanda “minimizar las reuniones interpersonales” para tratar de contener la expansión del virus. Además, plantea una serie de medidas como la prohibición de las reuniones en las peñas y el uso obligatorio de las mascarillas también en las piscinas municipales, “en todo lugar y en todo momento cuando se esté fuera del domicilio particular y a partir de los 6 años”.

Y el Ayuntamiento de María de Huerva también ha decidido suspender las fiestas patronales, que se celebran en agosto en honor a Nuestra Señora de la Asunción, San Roque y Santa Bárbara, debido a la crisis sanitaria del covid-19. El equipo de gobierno ha anunciado que la partida presupuestaria prevista para las fiestas se destinará a incrementar el gasto social y a afrontar los efectos de la pandemia en la economía local. Para ello, el consistorio ha solicitado al Gobierno de Aragón permiso para poder otorgar ayudas a autónomos para colaborar con este colectivo que está sufriendo las consecuencias económicas del confinamiento.

De este modo, las fiestas quedan oficialmente suspendidas y el consistorio garantiza a sus vecinos unas ayudas que, de otro modo, no podrían haberse habilitado debido a la delicada situación financiera que atraviesan las arcas municipales, al estar en el segundo año de Plan Económico-Financiero.

En cuanto a cómo se irá regulando y gestionando "las no fiestas", se irá viendo en función de la evolución de la crisis del covid-19, y siguiendo siempre las recomendaciones sanitarias y del Gobierno autonómico.

Menos de un mes para San Lorenzo

En Huesca, a menos de un mes del comienzo de sus fiestas mayores, un amplio dispositivo en el que colaborarán las distintas fuerzas de seguridad del Estado en la provincia altoaragonesa tratará de impedir las concentraciones festivas de personas durante los días en los que debían celebrarse las fiestas de San Lorenzo.

El acuerdo fue anunciado este lunes por el alcalde de la ciudad, Luis Felipe, tras presidir, junto a la subdelegada del Gobierno en la provincia, Silvia Salazar, una junta local de seguridad convocada para planificar los medios a habilitar para evitar las celebraciones festivas paralelas entre los días 9 y 15 del próximo agosto. Las medidas acordadas se intensificarán los días 9 y 10, tradicionalmente en los que se produce un mayor número de aglomeraciones, con más de un centenar de agentes policiales que se desplegarán en las zonas más susceptibles de recoger concentraciones de personas, bares o espacios abiertos muy frecuentados. Ante las prohibiciones y cierres previstos, al parecer los jóvenes están buscando dónde juntarse el día 9. La alternativa más extendida es la de los huertos familiares, que en Huesca están alrededor de la ciudad y son muy numerosos.

En los próximos días también se tomarán acuerdos más precisos en torno a la cantidad de personas que podrán acceder de forma simultánea a determinadas zonas de la ciudad, o los espacios que permanecerán cerrados en momentos puntuales. Entre ellos, Luis Felipe se ha referido al disparo del tradicional chupinazo festivo en cada 9 de agosto en la plaza de la catedral de Huesca, que permanecerá cerrada esa jornada a mediodía dado que “al no haber fiestas, no tiene sentido que esté abierta”.

El alcalde de Huesca, Luis Felipe, hace un llamamiento a la responsabilidad individual en aras de garantizar la salud, también en las "no fiestas" de San Lorenzo
El alcalde de Huesca, Luis Felipe, hace un llamamiento a la responsabilidad individual en aras de garantizar la salud, también en las "no fiestas" de San Lorenzo

Junto a la habilitación de los recursos necesarios para garantizar la seguridad en lo que el primer edil ha llamado “las no fiestas de San Lorenzo 2020”, se prevén abrir vías de colaboración con las peñas festivas, entidades religiosas y hosteleros para transmitir mensajes apelando a la responsabilidad individual y colectiva de los oscenses.

En Sariñena, las cuadrillas solo abren sus peñas con motivo de las fiestas de San Antolín (2 de septiembre). El resto del año permanecen cerradas. Al suspenderse los festejos, lo previsible es que ningún local se abra. Para ello, y para evitar además concentraciones en cualquier punto de la localidad, el consistorio ya ha adelantado que no habrá ningún tipo de acto, ni siquiera de carácter simbólico. En Fraga, también las peñas se montan exclusivamente con motivo de las fiestas del Pilar. Ahora mismo, los jóvenes de esta localidad, al igual que ocurre en otras del entorno, disponen de casetas de huerta, en las que se reúnen de forma esporádica y durante el día, con motivo de alguna celebración, sin que hasta ahora se haya detectado ningún problema o masificación.

Ausencia de problemas en Teruel

Mientras tanto, Teruel acaba de cerrar las Vaquillas más atípicas de la historia, y la concejala de Seguridad Ciudadana, Ana Oliván, ha atribuido a la campaña de concienciación realizada desde el Ayuntamiento, semanas antes de las fiestas, la ausencia de problemas en peñas y locales de ocio durante las fechas en que se hubieran celebrado, los pasados días 3 al 13 de julio. "Avisamos con mucho tiempo de que no estaban permitidas las reuniones en esos locales y los jóvenes han respetado, mayoritariamente, las normas", ha dicho. La edil subraya que, más allá de algunos ruidos en chalés que han motivado las quejas de algún vecino, no ha habido incumplimientos y que la población ha demostrado "ser muy responsable con la crisis sanitaria que estamos viviendo".

Más preocupación existe en el Ayuntamiento de Alcañiz, con 15.000 vecinos, donde el alcalde, Ignacio Urquizu, ha intentado sin éxito cerrar este verano las muchas peñas de jóvenes y adultos que se reparten por la ciudad. El Consistorio tendrá que conformarse con restringir horarios y aforos, ya que no existen argumentos jurídicos para prorrogar, más allá del estado de alarma, finalizado el pasado mes de junio, la clausura de estos locales alquilados por particulares para reuniones de amigos y familias.

El lunes, Urquizu se reúne con los portavoces de todos los grupos políticos municipales para concretar las medidas y, mientras tanto, ha intensificado la vigilancia policial con el fin de que los usuarios de las peñas observen las normas de seguridad establecidas, como llevar mascarilla o guardar distancias, además de no poner la música demasiado alta. La profusión de estos locales ha hecho que el Ayuntamiento de la capital bajoaragonesa cuente desde hace años con una normativa específica para su uso. Durante todo el año, estas peñas se utilizan por grupos de vecinos para ver el fútbol y para celebraciones. Al llegar las Fiestas de Septiembre, se convierten en una peña donde la gente cena y se divierte. 

Ahora, en este verano atípico, la responsabilidad de cada uno deberá servir para proteger al resto. Como dijo el lunes la delegada del Gobierno de Aragón, Pilar Alegría, “este verano no tenemos fiestas para proteger a los que queremos. En 2021 tendremos más motivos para celebrarlas”.

(Con información de Elena Rodríguez, Noeli Barceló, Ana García Cortés, Jorge Zorraquín, Isabel García Macías, Patricia Puértolas y María Ángeles Moreno).

Regístrate en la newsletter de HERALDO y tendrás cada día toda la información sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios