Despliega el menú
Teruel

pandemia

Sin pañuelico ni charangas y con las calles vacías, la Vaquilla de Teruel se traslada a fiestas privadas

Las reuniones con familiares y amigos son el único entretenimiento en un año en el que la epidemia de la covid obliga a suspender los festejos.

Dispositivo policial en la plaza del Torico por la Vaquilla /2020-07-10/ Foto: Jorge Escudero [[[FOTOGRAFOS]]]
Dispositivo policial en la plaza del Torico desde la tarde del viernes para impedir las aglomeraciones de público.
Jorge Escudero

Los turolenses intentarán llenar a partir de este sábado y hasta el próximo lunes con calor humano y algunos gestos simbólicos el gran vacío que les produce no celebrar la Vaquilla. La fiesta por excelencia de Teruel se suspende para evitar contagios por coronavirus y esta tarde la población se resigna a ver desierta la plaza del Torico, cuando en otro momento hubiera estado rebosante de gente para aupar hasta el astado de bronce al peñista encargado de ponerle el pañuelo.

Las peñas, responsables con la crisis sanitaria que atraviesa el país y que en Teruel se ha cobrado la vida de 105 personas, han anulado todos los actos. "El único entretenimiento que vamos a tener es brindar con los amigos en la terraza de un bar por que en 2021 podamos ver todos la Vaquilla", explica Carlos Perales, presidente de Interpeñas. Como él, muchos han decidido colgar en sus balcones un pañuelo rojo con crespón negro como el que luce el Torico desde finales de junio.

"Desolación y extrañeza" es lo que cree que sentirá esta tarde Valentín Calvo, el presidente de la Asociación Soga y Baga –encargada de sacar el toro ensogado por las calles el lunes de Vaquilla–, cuando no escuche el ensordecedor bullicio que invade todos los años el Centro Histórico. También lamenta no experimentar el hormigueo de otras veces al acercarse la hora de coger la cuerda que sujeta el toro y conducir al animal entre la alegre muchedumbre.

El concejal de Fiestas, Javier Domingo, lo tiene claro. "Ahora estamos en otra lucha, la del coronavirus, y debemos ser consecuentes con la situación y velar por la salud por encima de todo", señala, si bien admite que estos días siente una complicada mezcla "de tristeza, compromiso y sensatez".

Estos días, hoteles y restaurantes apenas registran reservas y muchos bares de La Zona –un conjunto de calles que concentra la mayor parte de los pub turolenses– han decidido cerrar tanto por contribuir a frenar la covid como por la escasa rentabilidad que esperan. "Nuestra recaudación será la cuarta parte de años anteriores", calcula el presidente de los hosteleros de la provincia, Juan Ciércoles. Según explica, ese 25% será aportado en gran medida por incondicionales de La Vaquilla procedentes de Calatayud, Zaragoza o Valencia que este año también vendrán, si bien para ver Dinópolis y conocer el entorno de Teruel.

Muchas pandillas de jóvenes han optado por alquilar casas de turismo rural y, en pequeños grupos, pasar allí La Vaquilla entre comidas, tertulias, juegos y senderismo. Otras, han elegido chalés con piscina en los que rememorar, entre chapuzones y disfraces, la puesta del pañuelo al Torico. Así lo explican Carmen Pérez y Paula Garzarán, dos jóvenes de la populosa peña El Ajo que prefieren no acudir esta tarde a la plaza del Torico "porque este lugar no será el mismo; no habrá pañuelico, ni charangas, ni vino volando por los aires, ni alegría".

Conciertos y ‘regañaos’ en el sofá

Un grupo de turolenses ha creado una plataforma digital en Instagram, ‘LaVaquillaEnCasa’, con la que quiere ayudar a la población a mitigar la pena de haberse quedado sin su fiesta más querida. Aquellos que se conecten podrán disfrutar de la música de bandas forjadas en la provincia y tan conocidas como Effe Rock, Ni Zorra, Dj Moreno o Chocabeat, pero también compartir fotos de otras ediciones festivas, reír y soñar con espectáculos dirigidos a los más pequeños e incluso hacer gimnasia de la mano de expertos entrenadores. Con el sentimiento dividido entre la pasión por La Vaquilla y el temor a rebrotes de covid, los ideólogos de la plataforma buscaron alegrar a la gente sin recurrir a las aglomeraciones. "Sabíamos que nos dolería quedarnos sin Vaquilla, pero no queríamos propiciar situaciones arriesgadas", dice Diego, uno de los organizadores.

Aun sin Vaquilla, no faltarán los típicos ‘regañaos’. Las panaderías han decidido seguir elaborando esas ricas tortas con pimiento y jamón o sardina cuyo aroma invade la plaza de toros en la Merienda del domingo. "Animamos a celebrar la Vaquilla en casa a nivel gastronómico; no debemos olvidar nuestra fiesta y queremos que el año que viene volvamos a vernos todos en torno a unos ‘regañaos’", dice Jorge Sanz, presidente del sector en Teruel.

Etiquetas
Comentarios