Despliega el menú
Nacional

coronavirus

La desescalada será por provincias, no será automática y durará hasta finales de junio

Sánchez revela que habrá cuatro fases y que hasta el 11 de mayo no habrá algo de normalidad con comercios y terrazas.

Tercer día de salida de los niños durante el confinamiento

La desescalada será por provincias o islas y tendrá cuatro fases, a las que los diferentes territorios no accederán de forma automática cuando se cumpla determinada fecha, como sí han planteado otros países. Las provincias ‘promocionarán’ al siguiente escalón o ‘repetirán curso’, según el grado de desaceleración de la pandemia en su circunscripción y el músculo que muestre su sistema asistencial ante un posible rebrote.

El largo proceso de alivio del confinamiento durará entre seis y ocho semanas "si todo va bien", por lo que antes de finales de junio no se llegará a lo que el Ejecutivo denomina ya la "nueva normalidad" y en la que las mascarillas y las medidas de distanciamiento no desaparecerán hasta que no se encuentre una vacuna o un tratamiento que mitigue el daño que provoca el coronavirus. Un momento que el Ejecutivo no cree que llegue en 2020.

El desconfinamiento en España, tras el preámbulo que ha supuesto la salida de los niños desde el pasado domingo, debería empezar el próximo sábado, como había anunciado el Gobierno, con la autorización para hacer actividad física, aunque los detalles de cómo serán esas salidas y las franjas horarias siguen siendo un misterio. Y es que este martes nadie en  Moncloa garantizaba que el permiso para el deporte efectivamente comience el 2 de mayo.

No obstante, el pistoletazo oficial del plan de desescalada que este martes presentó Pedro Sánchez, será el lunes 4 de mayo con la primera y muy tímida medida de reactivación económica: la hostelería podrá levantar la persiana para servir comida para llevar y podrán comenzar a funcionar locales comerciales con cita previa y aforo muy reducido. Ese lunes también los mayores podrán volver a las calles, con horarios especiales para ellos.

En realidad, serán varios días de ensayo de desconfinamiento, porque hasta el 11 de mayo no se verá una cierta recuperación del pulso con la apertura generalizada del pequeño comercio y las ansiadas terrazas (con limitaciones) y solo en las provincias en las que los contagios se mantengan bajo control. Ese 11 de mayo, en esas zonas con bajos índices epidemiológicos, según Sánchez, se podrán hacer "movimientos intraprovinciales", como por ejemplo a segundas residencias, pero seguirá habiendo restricciones a la deambulación. Sin embargo, Sanidad desmintió al presidente y afirmó que hasta finales de mayo no podrán hacerse este tipo de trayectos.

Normalidad y mascarillas

El teletrabajo se mantendrá en todos los lugares que sea posible hasta mediados de junio. O sea, durante prácticamente todo ese camino hacia la normalidad de las ‘mascarillas y el distanciamiento’. Seguirá prohibido salir de la provincia, al menos, hasta dentro de seis semanas más para evitar la expansión del virus. Y cuando se autoricen esos traslados será siempre entre provincias que se encuentren en el mismo estadío infectivo. Las primeras playas podrían volver a estar operativas el 8 de junio en las zonas que tengan los menores índices de transmisión de la Covid-19.

El curso escolar arrancará en septiembre con la excepción de las actividades de refuerzo, los centros de hasta seis años de edad cuando ambos padres trabajen presencialmente o para la celebración de la EVAU.

Y para poder tutelar de cerca todo este proceso que llegará hasta verano, el Gobierno pretenden prorrogar el estado de alarma, al menos, hasta el 22 de junio, cuando acabaría el plan de desconfinamiento, aunque ni mucho menos el Ejecutivo socialista tiene garantizados en la actualidad los apoyos para alargar esa medida.

Esas son las líneas maestras del Ejecutivo para la desescalada del confinamiento en España, que Sánchez anunció dentro del denominado "Plan para la transición hacia una nueva normalidad" en el que los técnicos que asesoran a Moncloa llevan trabajando desde hace tres semanas con el propósito de que el país recupere el pulso tras el aislamiento social que impera desde que el pasado 14 de marzo el Gobierno declara el estado de alarma por la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

De acuerdo con este plan, la vida de los españoles estará marcada hasta verano por unos exámenes que decidirán qué pueden y no hacer dependiendo de dónde residan. Cada quince días será el Ministerio de Sanidad el que, tras valorar la evolución de la pandemia en cada una de las provincias o islas y el estado de su sistema asistencial, establezca qué territorios reciben el aprobado y acceden a la siguiente fase. En principio, ninguna provincia podrá saltarse un curso por muy bien que haya hecho los deberes. Solo habrá una expeción a la regla.

En realidad, cuatro. Las ‘islas afortunadas’ de La Gomera, El Hierro y La Graciosa, en Canarias, y la de Formentera, en Baleares, irán por delante en la aplicación del plan de desescalada, dados sus bajos o nulos contagios, y entrarán el próximo 4 de mayo directamente en fase 1, a la que el resto del país no podrá acceder hasta el 11 de mayo y si los resultados de sus exámenes son favorables.

"Tenemos que recuperar la vida cotidiana sin poner en riesgo la salud colectiva. Hay que acceder a la nueva normalidad mientras no haya remedio terapéutico o la vacuna manteniendo a salvo el sistema de salud", señaló el presidente.

Los mayores de 65 años podrán salir a pasear a partir del lunes

Los mayores de 65 años podrán salir a la calle finalmente a dar paseos a partir del lunes, 4 de mayo. Esas salidas serán limitadas tanto en el tiempo como en el espacio, aunque aún no se ha precisado cuánto.

El Gobierno, además, planea el diseño de unos tramos horarios en los que podrán salir a la calle los deportistas, los niños y las personas mayores, para preservar la seguridad de los colectivos más vulnerables. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anticipó que será en los próximos días cuando se dará a conocer a qué horas del día podrá salir a la calle cada grupo social.

Pedro Sánchez anuncia el regreso del deporte en España en medio de su plan de desconfinamiento por la pandemia del coronavirus

En coherencia con esa filosofía, y si bien se prevé que a partir del 11 de mayo –o del momento en el que cada provincia pueda pasar a la Fase I– en general se podrá retomar el contacto social, para las personas mayores, vulnerables o con patologías previas, una orden de Sanidad precisará unas limitaciones para que la recuperación de la vida social se produzca con las mejores condiciones de seguridad posibles. Aún está por determinar el modo en el que se podrán realizar visitas a las personas mayores en sus casas, aunque sí es seguro que no podrán sobrepasar los límites de la misma provincia. Las visitas de mayores en residencias no serán posibles hasta que se pase a la Fase III, hasta el 8 de junio para las provincias que cumplan con las condiciones requeridas. También se prevé que en la Fase I se abran los pequeños comercios, salvo los que estén dispuestos en grandes centros comerciales.

- La actualidad del Covid-19, minuto a minuto.

- Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Etiquetas
Comentarios