Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

#YoComproEnAragón

coronavirus en aragón

La desescalada de la comunidad china en Zaragoza: "No hay que tener miedo a abrir, pero sí precaución y respeto a las normas"

Empresarios chinos afincados en la capital aragonesa cuentan cómo están viviendo el inicio de la desescalada y sus planes de reapertura. Bares y restaurantes no prevén hacerlo hasta finales de mayo o principios de junio.

Controles de temperatura en una fábrica de Zaragoza, donde trabaja una diseñadora china.
Controles de temperatura en una fábrica de Zaragoza, propiedad de una diseñadora china.
HA

Algunos volvieron a sus negocios el pasado mes de abril, otros han levantado sus persianas este lunes, pero la mayoría -especialmente bares y restaurantes chinos- siguen cerrados a la espera de nuevas directrices y medidas por parte del Gobierno, con la esperanza de que la cifra de contagios en Aragón se reduzca a cero. "Tenemos la vista puesta a mediados de mayo, a ver cómo va la cosa. Pero va a haber muchos chinos que no querrán abrir, porque los positivos siguen aumentando, no se ha paralizado el contagio, y eso no es buena señal", apunta Xiu, que es diseñadora de moda en la capital aragonesa. 

Al igual que los empleados de la industria y la construcción, Xiu volvió a trabajar el pasado mes de abril, tras finalizar el día 13 la suspensión de las actividades no esenciales decretada el 30 de marzo. Su marido, que estuvo en cuarentena voluntaria durante 14 días tras volver de China al inicio de la pandemia, no ha podido retomar aún la actividad. Se encuentra a la espera de que reabran los bazares. En casa, Xiu y su familia siguen tomando todas las medidas oportunas para evitar contagios y llevan a rajatabla el confinamiento de sus hijos, de 11 y 9 años. "Yo no entiendo por qué hay contagios todavía con el esfuerzo que estamos haciendo -se pregunta-. Llevamos casi dos meses en casa. Los niños, en mi caso, no han salido ni a pasear, pero están contentos. Si han podido aguantar dos meses, podremos aguantar una semana más para que ese aumento de positivos se paralice", afirma convencida.

En la fábrica en la que trabaja, ultimando la salida de una nueva colección de ropa, han vuelto a la actividad cuatro personas, que están tomando también todo tipo de medidas de higiene y protección individual para evitar contagios. "Al trabajo voy sola y con mascarilla en mi coche. Salgo del almacén y me voy a casa. Teníamos jornadas partidas y ahora lo hacemos seguido, de 9.30 a 17.30, para intentar salir menos. Todo el mundo que entra se toma la temperatura antes y después y desinfectamos con mucha frecuencia las manillas o las cosas que tocamos todos. En el almacén no entra nadie salvo los cuatro que estamos, y tengo hablado con ellos que del trabajo a casa, para no tener contacto con otra gente", explica esta diseñadora china. 

"La vida sigue y el virus no nos puede parar para siempre"

Mientras trata de salvar la colección de 2021, la cual también se vio paralizada por la pandemia, Xiu reconoce que de no ser por esta tampoco abriría, pues todas las tiendas de ropa a las que surtía siguen cerradas. "Ahora estamos un poco perdidos también porque no sabemos cómo van a reaccionar mis clientes cuando abran. En teoría, están comprando ya la siguiente campaña, por tanto, nuestro retraso no se va a considerar como tal", señala. Hasta la fecha, desde que retomó la actividad en la fábrica, la mayoría de llamadas que ha recibido son pidiendo un aplazamiento de los pagos. "No sabemos cómo vamos a encontrar el futuro, pero esperamos que todo lo perdido en este tiempo se pueda recuperar la campaña siguiente o a partir de septiembre. A nivel internacional me interesa especialmente Italia, porque tenemos muchos clientes allí, y a nivel nacional nos afecta también el cierre de bares, iglesias y restaurantes, por el tema de bodas, bautizos y comuniones. Lo nuestro es la fiesta, y parece que a a este tipo de eventos va a afectar muchísimo. Yo espero que no sea tanto, porque la vida sigue. Y el virus no nos puede parar para siempre. Es una temporada que desgraciadamente lo hemos pasado mal, pero creo que dentro de unos meses esto se pasa y se olvida", dice optimista. 

A juicio de esta empresaria china, los negocios de hostelería van a ser los últimos en abrir. A la mayoría de propietarios de bares y restaurantes les preocupa que siga habiendo contagios después de dos meses de confinamiento, y no creen que deban relajarse las medidas. "Hasta que no se pueda abrir al 100% no se va a abrir. Yo entiendo la posición de los que tienen bares y restaurantes, que es quizás más peligroso, porque van a tener contacto directo con mucha gente en una zona cerrada y las condiciones que les dan para abrir no las veo adecuadas. Depende de la situación de cada persona, pero habrá muchos que no van a poder cubrir los gastos siguiendo la normativa", asegura. 

Bares y restaurantes: pendientes de la fase 1

Según fuentes de la comunidad china en Aragón, la mayoría de quienes regentan bares y restaurantes en la capital aragonesa tienen la mirada puesta a finales del mes de mayo. Así pues, aunque el plan de desescalada anunciado por el Gobierno contempla la apertura de estos establecimientos a partir del 11 de mayo (con la fase 1), son muchos los que consideran primordial que se reduzca la cifra de contagios para poder abrir con seguridad y garantías sus negocios, algo que no ven probable hasta principios de junio. "Si la situación ha mejorado es porque estamos en confinamiento todos, pero a pesar de la cuarentena los contagios no se han paralizado. Tenemos que ver qué pasa a mediados de mayo... Con los datos que vamos viendo todos los días, más o menos nos hacemos idea. Si todo va bien, los bares como muy pronto abrirán a finales de mayo o principios de junio, pero no va a ser igual que antes", augura Liu, una hostelera china que regenta varios negocios en Zaragoza. 

Xiu, por su parte, aconseja ser precavidos y tomarse muy en serio las medidas y recomendaciones anunciadas por las autoridades sanitarias durante el estado de alarma. "Miedo tampoco hay que tener, porque si no no vamos a poder abrir en junio ni en julio, y vamos a tener que vivir con el virus, pero sí hace falta mucha precaución. El aumento de casos depende también de uno mismo. Si yo tomo mis precauciones y mis medidas correctas, no tengo por qué contagiarme y si todo el mundo hace eso se paraliza el contagio. Debemos ser solidarios, no solo por nosotros, sino por la gente de alrededor", subraya esta empresaria. 

El ejemplo de China

Para justificar las medidas que están tomando en esta desescalada, varios de ellos recurren al ejemplo de China, que ha levantado la cuarentena en muchas ciudades y ha logrado ralentizar el crecimiento de contagios. "La vuelta a la normalidad allí se está haciendo con muchas medidas y controlando a la población. En todos los aeropuertos hay policías, médicos y personal sanitario para hacer pruebas a todas las personas que entran. En muchas provincias los casos se han reducido a cero, pero se sigue controlando a todo el que llega, que tiene que estar en cuarentena obligatoria (no voluntaria) 14 días", recalca Xiu, cuya familia política reside en la provincia de Shenyang. Tras varios meses de confinamiento, cuenta que allí sus habitantes han podido volver a la rutina e incluso se permiten salir sin hacer uso de la mascarilla (una costumbre hasta ahora más extendida en China). "Mis suegros hacen una vida bastante normal ya. Quizás todavía no van a comer a un restaurante, como hacían antes, pero el trabajo y la vida ha vuelto poco a poco a la normalidad. La mayoría no llevan ya mascarillas", precisa. 

Liu, por su parte, expone el caso de su localidad natal (Qingtian), un condado de casi 300.000 habitantes en la provincia de Zhejiang, región que solo ha registrado un fallecido en estos meses y alrededor de 1.260 contagios. "Tenemos familiares allí que han vuelto a la normalidad hace tiempo, pero cerraron mucho antes, a la vez que Wuhan. Ahora los casos de contagio que registran son importados", explica. Esta empresaria china, que regenta varios establecimientos de hostelería en la capital aragonesa, tiene también ganas de volver a abrir, pero teme no poder hacerlo hasta principios de junio si no se reducen los positivos y se toman medidas más eficaces, como extender las pruebas del coronavirus a toda la población, tenga síntomas o no. "En China hay mucha más población que aquí y lo han conseguido en menos tiempo. Solamente en mi pueblo, que es de extenso como San José y Las Fuentes, viven más de 300.000 personas. Pienso que aquí en España, a pesar de llevar 48 días confinados, las cifras no san tan buenas como esperábamos", lamenta esta hostelera.

En su caso, el negocio lleva cerrado desde el 14 de marzo. "Cerré el viernes por la noche y el sábado por la tarde declararon el estado de alarma. Nos sentimos más seguros ahora que estamos obligados a estar en casa que cuando teníamos que ir a trabajar y no se sabía quién podía contagiar o no", relata. Todos los trabajadores a su cargo se han visto afectados por un ERTE. Liu, por su parte, afronta el pago del alquiler de varios locales, aunque algunos propietarios le han puesto facilidades. La situación, en cualquier caso, les cogió a muchos negocios desprevenidos. "Ni cuento la de sacos de arroz que tenía preparados antes de que viniera todo esto... Pude llevarme las verduras y otros productos perecederos a casa, pero ya se terminaron hace tiempo. Como no tenemos necesidad de bajar a por el pan, hacemos compras semanales. Hoy he salido después de 10 días a comprar y es una pena ver a abuelos comprando y sin mascarilla...", apostilla. 

Aunque da ya por perdidas las ganancias económicas de esta temporada, Liu también confía en que la situación mejore con la responsabilidad y el compromiso de toda la ciudadanía, pero mantiene que la incertidumbre a la hora de abrir es mayor en el sector de la hostelería, donde todos piden mayores aforos para poder hacer frente a los pagos y también que el Gobierno afine las medidas. "Soluciones ahora mismo no hay. Hay que convivir con esto, pero se podía haber aprovechado mejor en estos 48 días... Económicamente estamos ya fastidiados para varios años, porque cada día que pasa sin abrir nos endeudamos más. Lo importante ahora es que todo el mundo respete las normas para salir de esto lo antes posible", concluye. 

- Últimas noticias sobre el coronavirus en Aragón.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión