Despliega el menú
Nacional

El menor aforo en la desescalada condenará al cierre a 85.000 bares y restaurantes en España

El sector hostelero y turístico se muestran preocupados por el proceso de desescalada por no poder afrontar los gastos de apertura con una menor capacidad o zonas restringidas.

CIERRE DEL COMERCIO EN ZARAGOZA / CORONAVIRUS / 19/03/2020 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]] [[[HA ARCHIVO]]]
Terrazas recogidas por la pandemia del coronavirus en Zaragoza.
Oliver Duch

Muchos sueñan ya con su primera caña en una de las terrazas que a partir del día 11 de mayo, si las cifras sanitarias van bien, abrirán por primera vez después de dos meses cerradas en toda España. El plan de desescalada anunciado el pasado martes por el presidente Sánchez concreta que será en la fase 1 cuando las primeras terrazas de bares y restaurantes puedan atender clientes, pero con estrictas medidas de seguridad.

La más importante, el aforo. El plan del Gobierno obliga a los establecimientos a ocupar solo una de cada tres mesas de sus terrazas. Esta restricción llevará al cierre al 30% de los negocios, lo que suponen unos 85.000 locales en todo el país, según los cálculos de Hostelería de España, la patronal del sector.

Esta organización que agrupa a 330.000 empresas critica una medida que consideran "precipitada", con falta de consenso del sector y con "muchas incógnitas aún por despejar". "Utilizar solo el 30% es absolutamente inviable e incompatible con abrir un local, tener a punto las cámaras y la instalación en marcha para atender solo 10 de 30 mesas, eso no da ni para pagar la luz", aseguró José Luis Yzuel, presidente de la organización.

"Es un plan incoherente", criticó Rafael Andrés, miembro del comité ejecutivo de Hostelería de España. La media de mesas en las terrazas de la mayoría de locales es de nueve, por lo que con la restricción del 30% de la primera fase supondría abrir establecimientos para atender solo tres mesas. En cuanto a la segunda fase, reclaman el espacio de la barra, que no está previsto que se abra hasta la última etapa y que, según sus cifras, representa un 75% del negocio hostelero.

Un paso más allá, el sector andaluz de la hostelería calificó las medidas de un "suicidio generalizado" para el gremio. Francisco de la Torre, presidente de la Federación Andaluza de Empresarios de Hostelería, aseguró a Europa Press que con el 30% del aforo "no se podrán mantener los gastos".

Por ello, los hosteleros piden "garantías" para volver a la actividad de forma que se salvaguarde la subsistencia de los negocios. Solicitan, entre otras medidas, que se establezcan condiciones de flexibilidad para los ERTE porque es "imposible" mantener las cifras de empleo anteriores a la crisis los seis meses siguientes a la reapertura en un sector con empleo muy estacional y una gran caída del turismo.

Hoteles abiertos sin turistas

A partir del lunes 11 de mayo también se permiten abrir los primeros hoteles, aunque las zonas comunes -comedores o piscinas- estarán cerradas. Sin embargo, la prohibición de viajar entre provincias o islas hace que esta apertura sea "inviable", según el presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT) de Las Palmas, José María Mañaricua, que advierte que mientras continúe clausurado el espacio aéreo europeo, seguirán cerrados "por fuerza mayor", sobre todo en Canarias, donde el 95% de los hoteles no podrán reiniciar así la actividad.

La patronal del sector turístico, Exceltur, también considera que la apertura de los hoteles "no es viable en las condiciones actuales" por la falta de movilidad entre provincias. "Hasta que no haya una política transfronteriza en Europa será complicada la apertura de todos los establecimientos", explica a este diario José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo. Por tanto, la demanda nacional comenzará a activarse a finales de junio y la extranjera después del verano, por lo que calculan unas pérdidas para el sector de 92.000 millones y un 60% de desplome de la actividad, lo que hará que "muchas empresas se queden por el camino".

Exigen al Gobierno un plan de ayudas "mucho más selectivas y potentes al turismo" para el largo plazo. Este mismo miércoles enviaron al Gobierno un plan estratégico para la recuperación del sector en varias etapas.

El presidente de los empresarios, Antonio Garamendi, avisó asimismo de que muchos pequeños negocios no abrirán porque no será rentable y pidió acompañar la desescalada con el mantenimiento de los ERTE para evitar que los trabajadores vayan al paro. En declaraciones a la cadena Ser, el presidente de la CEOE reconoció que los empresarios están «enfadados».

Etiquetas
Comentarios