Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

coronavirus

Cuarentena voluntaria en Zaragoza: "Llevo 10 días encerrado en casa por responsabilidad"

Chang (nombre ficticio) está en aislamiento voluntario desde que volvió de Shenyang, la provincia china donde viven sus padres. Lleva 10 días sin salir de casa y va a permanecer así hasta cumplir los 14 que dicta el protocolo de seguimiento para descartar síntomas del coronavirus.

Bolsas de comida donadas por un supermercado chino a una familia en cuarentena en Zaragoza
Bolsas de comida donadas por un supermercado chino a una familia en cuarentena en Zaragoza
Heraldo.es

Chang (nombre ficticio), pues prefiere mantenerse en el anonimato, lleva en aislamiento voluntario en casa de sus suegros, en Zaragoza, desde que volvió de China, hace casi dos semanas. De momento no ha tenido fiebre ni síntomas del virus, pero como explica su mujer a HERALDO.es, prefiere agotar este periodo de cuarentena "por responsabilidad" hacia él mismo, su familia y el resto de personas. 

"Él está bien, no tiene fiebre ni nada, solo por seguridad estamos tomando todas las medidas posibles. Lleva casi 10 días encerrado y va a seguir así hasta cumplir 14. Si no le ha pasado nada ni le da fiebre es que está bien. Y entonces irá al hospital para que lo miren", informa su mujer, que aplaude la decisión de su marido. Cuenta que lo hace por él mismo, pero también por su familia, el resto de españoles y la comunidad china. Lo primero para ellos es descartar la enfermedad y evitar, en un hipotético caso, un posible contagio. 

"Es una decisión difícil porque son 14 días en una casa encerrado en sí mismo, pero por lo menos se responsabiliza de que España va a ser un país seguro y que no se va a contagiar el virus por los chinos que vienen de China", subraya su familia. 

Para ello, Chang permanece aislado de forma voluntaria en casa de sus suegros, que viven en Zaragoza y se han "mudado" de forma temporal con su hija y sus nietos, al domicilio familiar de estos, hasta descartar síntomas. "Es una responsabilidad hacia él mismo y hacia los demás. Tomó la decisión al volver de Shenyang, donde viven sus padres, y está solo en una casa para aguantar unos días a ver si él ha sido contagiado. Desde entonces no sale ni se reúne con la familia solo por seguridad", reitera su mujer. 

Así lleva Chang al menos 10 días, desde que volvió de ver a sus padres. Su familia cuenta que también allí en Shenyang tomó todo tipo de medidas para evitar el contagio. Según relatan, al coincidir la epidemia con el Año Nuevo Chino, cuando se cerró la ciudad de Wuhan y gran parte de los trabajadores de las fábricas estaban de vacaciones muchas empresas se quedaron sin gente y ya no han podido recuperar el ritmo. Por eso, desde Aragón se están comprando también mascarillas para donar a China y ayudar a contener el virus.

"Allí todo el mundo está tomando medidas para no contagiarse. Él sabe que no pasa nada porque ni siquiera salió de casa. Nada más llegar estuvo encerrado con sus padres. Pero como usó el transporte, viajó en avión y no se sabe dónde puede cogerse el coronavirus, lo hace para proteger a su familia y amigos, y es la mejor decisión que ha tomado. Lo hemos apoyado porque es algo positivo", destaca su mujer, que conoce otros casos de aislamiento voluntario por parte de otros compatriotas en Aragón. A su juicio, el virus no es tan agresivo como pueda parecer, pero sí se contagia rápido. "Si tienes defensas y eres una persona joven con protección sales adelante como con una gripe normal que puede preocupar ahora aquí en España", comparan.

Comida gratis a domicilio para pasar la "cuarentena"

Estos días, aparte del cariño de sus familiares, Chang está recibiendo la ayuda y solidaridad de otros paisanos chinos en Zaragoza. Según indica su mujer, algunos se están organizando para llevar comida a los domicilios de quienes deciden aislarse por pura responsabilidad.

"Nosotros le compramos la comida, la dejamos en la puerta y él la coge y se cocina solo. Pero hay otras personas que se están organizado aquí en Zaragoza y les llevan comida gratis durante ese tiempo. Son voluntarios de la comunidad china en Aragón, que van por lo general a casas que no tienen cocina o en las que solamente hay una habitación y no pueden cocinar. Entonces alguien les lleva la comida hecha", indica la mujer de Chang. 

Desde la Asociación Chinos de Ultramar confirman esta situación y explican que todos ellos están muy implicados en la prevención y actúan de manera "responsable" para que no haya ni riesgo ni temor al coronavirus en Aragón. "Aquí en los hospitales de España no pasa nada. Pero aunque hayan dicho que no hay casos, por seguridad, mucha gente prefiere encerrarse'", afirman. 

Las medidas que toma la comunidad china en Aragón 

El aislamiento está resultando "difícil" para Chiang y el resto de personas que han adoptado esta medida de forma completamente voluntaria y altruista. "Mi marido tiene ganas de acabar el aislamiento; quiere venir a darnos un abrazo, volver a trabajar y recuperar ya la vida normal. Los chicos también tienen ganas de verlo y todos los días preguntan por su padre, pero hablan por teléfono con él y hacemos vídeollamadas", cuenta Yun (nombre ficticio). 

La comunidad china en Aragón informa también de que se han organizado para enviar ayuda a China y están recaudando fondos para comprar, entre otras cosas, mascarillas. "Todos los chinos queremos que China vaya saliendo ya rápidamente de esta situación y estamos haciendo todo lo posible desde aquí. Hemos conseguido dinero para comprar mascarillas y enviarlas a China y también para los que vienen aquí y no tienen su propia casa o condiciones de aislamiento, nosotros les buscamos una. Esto lo hacemos por el bien de todos, más para que no afecte aquí en Zaragoza, a los aragoneses, que por nosotros. Aunque sabemos que no viene casi nadie de la zona afectada a Aragón, como no podemos garantizar que no le pase a nadie, intentamos hacer todo lo que se pueda para contener el virus", añaden.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión