Despliega el menú
Internacional

la vida tras la pandemia

Wuhan echa a andar, mientras China mira afuera con recelo

La cuna de la pandemia de coronavirus  continúa con su tímido proceso de vuelta a la normalidad, con los contagios ya a un nivel "anecdótico".

Desde el pasado día 23 de marzo sólo se ha confirmado un caso de contagio local

La cuna de la pandemia de coronavirus, la provincia centro-oriental china de Hubei y su capital, Wuhan, continúan con su tímido proceso de vuelta a la normalidad en un momento en el que las cifras oficiales muestran que la propagación de la enfermedad se ha logrado limitar hasta números casi anecdóticos.

Este sábado, los trenes comenzaron a llegar a Wuhan y los viajeros que aspiren a apearse en el epicentro de la catástrofe deberán contar con una serie de documentos acreditativos de su buena salud.

El metro de la capital de Hubei también retomó las operaciones y la ciudad comienza a recordar lejanamente a la animada urbe de 11 millones de habitantes de antes del 23 de enero, cuando el Gobierno impuso una cuarentena para controlar el brote que concluirá el próximo 8 de abril.

"He ido al supermercado esta mañana. La fila era muy larga y había mucha gente en la calle", relata un residente de Wuhan que solicita el anonimato.

"Todo el mundo llevaba mascarillas y mantenía metros de distancia entre una y otra persona. ¡Pero mucho mejor ahora, en cualquier caso! Estoy muy contento", agregó.

A partir de este domingo, además, volverán a operar los vuelos desde y hacia Hubei, aunque no en Wuhan, que deberá esperar hasta el 8 de abril para autorizar salidas de la urbe, y habrá de aguardar más aún antes de retomar los vuelos internacionales y los que la conectan con la capital china.

Shaghái, tras los pasos de Pekín

Mientras, el Gobierno chino ha puesto en marcha en los últimos días una serie de medidas dirigidas a limitar los nuevos casos de contagiados del coronavirus SARS-CoV-2 procedentes de otros focos de la enfermedad en el mundo, que Pekín denomina "importados".

Por segundo día consecutivo, China registró este viernes 54 nuevos casos de este tipo, 17 de ellos en Shanghái, el mismo número que en la víspera.

A la vista de estas cifras, en un momento en el que las autoridades sanitarias aseguran que apenas hay un par de contagios locales a la semana en todo el país y atemorizados por un posible repunte a raíz de estos casos "importados", Shanghái ha seguido la estela de Pekín: desde este sábado, todo viajero procedente del extranjero deberá someterse a una cuarentena en lugares designados por el gobierno local.

Un joven con mascarilla juega con un monopatín en Wuhan.
Un joven con mascarilla juega con un monopatín en Wuhan.
Aly Song/Reuters

Es este un paso que ya había dado días ha Pekín, que metió una marcha más en el control de la enfermedad y comenzó a aplicar la pasada medianoche local (16.00 del viernes) el veto temporal de acceso al país asiático para ciudadanos extranjeros.

Los casos graves, menos de 1.000

En trayectoria inversa, es decir, descendente, los casos de contagios "activos" en China que, según el parte divulgado este sábado por la Comisión Nacional de Sanidad, suman 3.128, 921 de ellos en estado grave, la primera vez que esta estadística se sitúa por debajo del listón del millar desde el pasado mes de enero.

El total de infectados diagnosticados en China desde el inicio de la pandemia es de 81.394, entre los que han perecido 3.295 personas y se ha dado de alta a 74.971 personas tras haber superado con éxito la enfermedad.

El país también certificó asimismo 3 muertes, todas ellas acontecidas en Wuhan.

Máquinas paradas, cielos más limpios

Y aunque la pandemia ha paralizado a China de manera momentánea y son varios los indicadores económicos que empiezan a mostrar un claro frenazo, las consecuencias para el medio ambiente son alentadoras.

Los datos publicados este sábado por el Ministerio de Ecología revelaron que en las 337 ciudades chinas a las que se realiza seguimiento de la calidad del aire, el número de días con buena calidad fue de 78,3 % en enero y febrero, un 7,4 % interanual más.

En la región de Pekín-Tianjin-Hebei, por ejemplo, la densidad media de las partículas contaminantes PM2,5 cayó un 15,7 % interanual en los dos primeros meses del año, mientras que el porcentaje de días de buena calidad del aire aumentó 11,6 puntos percentuales hasta suponer el 47,3 % de los días del citado periodo. 

Etiquetas
Comentarios