Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

La mitad de los usuarios de patinetes, bicicletas y motos se sienten inseguros al circular por Zaragoza

Los ciudadanos creen que los usuarios de estos vehículos son los que más incumplen las normas de tráfico, según una encuesta de A+M para HERALDO. 

Accidente mortal de un motociclista en el paseo de Cuéllar de Zaragoza.
Accidente mortal de un motociclista en el paseo de Cuéllar de Zaragoza.
Oliver Duch

El pasado año arrojó un saldo de 3.158 accidentes de tráfico y dos fallecimientos por siniestros en las calles de Zaragoza, en ambos casos atropellos a peatones. Un balance, el de víctimas mortales, tristemente duplicado ya pese a que apenas ha transcurrido mes y medio desde que comenzara 2020.

En este sentido, el 3 de febrero de este año pasará a la historia como una de las fechas más luctuosas en cuanto a siniestralidad vial en la ciudad. Fallecieron dos motoristas en sendos accidentes en el paseo de Cuéllar y en la avenida de San José, y también un hombre atropellado días antes en la avenida de Goya. A estas muertes se sumó, al día siguiente, la de una anciana arrollada en la confluencia de las calles de San Ignacio de Loyola y Lacarra de Miguel. Estos cuatro decesos configuraron un arranque de año trágico como no se recordaba en la última década, en la que, pasado el pico de 14 víctimas mortales registradas en 2010, las cifras no habían hecho más que descender.

La percepción ciudadana es que los usuarios de bicicletas, patinetes y motos son los que incumplen las normas de tráfico con mayor frecuencia y gravedad, por delante de los conductores de turismos y de transportes públicos. Al menos así lo registra la encuesta realizada por A+M para HERALDO, que revela que, para casi el 43% de los zaragozanos, son los ciclistas y quienes se desplazan en los citados vehículos de movilidad personal los que más problemas circulatorios causan, por delante de quienes los achacan a motoristas (30,4%), automovilistas (18,7%) y chóferes de autobuses o tranvías (6,8%).

En paralelo, son precisamente quienes circulan en bicis y patinetes los que señalan sentirse más inseguros en las calzadas. De los usuarios de estos medios de transporte entrevistados, la mitad afirma que Zaragoza es un lugar poco o nada seguro para ellos, frente a la otra mitad (49,9%-50%) que sí circula con tranquilidad porque se considera muy o bastante a salvo en sus desplazamientos.

También hay división de opiniones entre los motoristas. De ellos, son más quienes dicen circular con temor o inseguridad (el 34,6% contesta que la ciudad es poco segura para este colectivo, y el 20,7% afirma rotundo que no es segura en absoluto), que quienes consideran lo contrario (Zaragoza es muy segura para el 11,1% y bastante segura para el 33,2%). Y eso que, en los últimos años, el número de motos que circulan por las calles de la capital aragonesa no ha dejado de crecer y ya superan los 50.000 vehículos matriculados, según el Ayuntamiento.

Loading...

Repunte de accidentes

La proliferación de patinetes (privados y de alquiler) también se ha traducido en un repunte de los accidentes. En este sentido, solo en los nueve primeros meses del pasado año estos vehículos se vieron implicados en 70 siniestros, de los cuales 47 tuvieron algún herido. Estas cifras suponen casi el triple de los accidentes registrados en todo 2018 (24), lo que da muestras del espectacular incremento en la presencia de estos vehículos en las calles de la ciudad.

Quienes sí se sienten muy o bastante seguros son los automovilistas (86,8%), los usuarios del transporte público (77,1%) y los peatones (70,3%), los tres colectivos que mejor calificaron a Zaragoza en cuanto a seguridad vial.

Pero, ¿cuáles son los factores o causas más frecuentes de accidente? Según la encuesta, el dudoso honor lo ostenta la velocidad, señalada por 22 de cada cien personas. Le siguen la infracción de otras normas de circulación (12,4%) y las distracciones (10%). También cabe destacar en este apartado el consumo de alcohol y/o drogas (9,7%), el uso del teléfono móvil (8,3%) o no mantener la distancia de seguridad (7,8%), así como el estado deficiente de las calzadas (3,1%), "nefasto" a juicio de las asociaciones de motoristas, que reclaman una revisión "integral" del pavimento, que en muchos puntos presenta "peligrosos escalones" y agujeros en el firme, amén de lo mucho que, a su juicio, "resbala" la pintura que se usa en Zaragoza para delimitar los pasos de cebra. Entre las causas de accidente menos destacadas figuran la inexperiencia (2,4%), la ingesta de medicamentos (1%) o la falta de visibilidad (0,3%).

De nuevo la velocidad está presente entre las principales causas que, a juicio de los encuestados por A+M, están detrás de los atropellos en la ciudad. Casi veintidós de cada cien ciudadanos achacaron a esta circunstancia los accidentes en los pasos de cebra, y todavía más, 24 de cada 100, al poco respeto de los conductores hacia los viandantes en esos puntos. La distracción de los automovilistas también se encuentra en la zona alta de la lista, ya que 10 de cada 100 entrevistados apuntaron que esta circunstancia está detrás de estos siniestros.

Loading...

Mejor conducta propia que ajena

Pero los peatones tienen aquí su parte de culpa. La imprudencia por cruzar la calzada por lugares no habilitados para ello (18,5%) o andar deprisa y sin prestar la atención debida al tráfico (12,8%) también provocan atropellos, según los datos arrojados por el sondeo.

Además, el 15,3% de los encuestados dice cruzar por un paso de cebra sin mirar antes a los lados, algo que, unido al exceso de velocidad de los conductores y a los despistes, puede suponer un cóctel explosivo contra la seguridad vial. La percepción generalizada es que el comportamiento propio es mejor que el ajeno, ya que los entrevistados se consideran respetuosos al cruzar solo con el semáforo en verde (67,4%), pero dicen que más de la mitad de los viandantes incumple esta premisa.

Pese a ser los dos colectivos más señalados en la encuesta como mayores infractores de las normas de circulación, también los usuarios de bicicletas y patinetes piensan que su comportamiento es bueno cuando circulan. Solo el 6,1% admite exceder la velocidad permitida (y apunta que el 10,2% lo hace), casi el 90% dice ceder el paso a los peatones (conducta que aprecia en el 74,3%) o se detiene en un semáforo en ámbar el 69%, (porcentaje similar al de usuarios que señalan que se comportan igual que ellos: 66,9%). Casi ninguno reconoce circular de forma temeraria (solo el 0,5%), pero sí aprecia temeridad en tres de cada cien otros usuarios.

Tampoco es el caso de los motoristas, que afirman mantener la distancia de seguridad (23,3%), no circular rápido (14,1%) y respetar los pasos de cebra (85,9%), al tiempo que rechazan realizar cambios constantes de carril (solo el 12,6% lo admite), apurar los adelantamientos (6,7%) o rebasar a otros vehículos por la derecha (6,5%). También en todos los casos los demás conductores son percibidos como menos respetuosos con la normativa.

Loading...

En cuanto a los automóviles, destaca el alto porcentaje (95,8%) de encuestados que contesta que cede el paso a los peatones en los puntos habilitados para ello, y que aprecia un comportamiento similar en el 86% de conductores. También son mayoría (70,3%) los que dicen detenerse en los semáforos en ámbar o mantienen la distancia de seguridad (59,6%), y solo un 2,7% admite adelantar por la derecha o cambiar constantemente de carril, lo que derivaría en una conducta temeraria que, en realidad, nadie apuntó como práctica habitual cuando contestó el cuestionario.

Acabar con los accidentes es responsabilidad de todos, tanto de los peatones como de quienes se desplazan sobre dos o cuatro ruedas. En este sentido, fomentar el transporte público es la medida señalada por casi 30 de cada 100 encuestados para tal fin, seguida de un aumento de las campañas de concienciación (27%), endurecer la normativa y las sanciones (18,4%) o intensificar los controles policiales (10,4%). Sobre todo en los puntos señalados como de mayor riesgo, donde destaca el trazado y las calles de paso del tranvía, apuntado por el 13,6% de los encuestados. La Ronda Norte, los tramos urbanos de la A-2 y de la A-68 y la Z-40 también son puntos negros de una ciudad en la que el menor riesgo se aprecia en Delicias (1,6%), el acceso a Ikea (1,4%) o el barrio de la Paz (1,3%).

Etiquetas
Comentarios