Zaragoza
Suscríbete

sanidad

El "colapso" de la uci pediátrica del Infantil, con solo seis camas, obliga a derivar a niños a otras CC. AA.

Médicos y familias piden una ampliación de estos recursos, ya que los "picos asistenciales" impiden en momentos puntuales a los centros comarcales hacer traslados al hospital de referencia en Aragón. La DGA, por su parte, asegura que se está trabajando para mejorar este servicio.

Fachada del Hospital Infantil
Fachada del Hospital Infantil
Francisco Jimenez

Desde hace aproximadamente un mes, la uci "pediátrica" del hospital Infantil de Zaragoza, un servicio centralizado en Aragón que cuenta con apenas seis camas para una población estimada de un millón y medio de pacientes, se encuentra "colapsada" por la falta de recursos, lo que obliga ante determinados "picos asistenciales" como el vivido en las últimas semanas a tener que derivar a niños aragoneses a otras comunidades más alejadas. 

Así lo indican fuentes hospitalarias, al informar de que "en momentos puntuales", cuando se satura la UCI del Hospital Infantil de Zaragoza por el ajustado número de camas que hay en este centro de referencia para Aragón, La Rioja y Soria, hay que derivar a pacientes pediátricos del área sanitaria de Barbastro con necesidad de cuidados intensivos a ucis pediátricas de hospitales de otras comunidades autónomas. El Jefe de Servicio de pediatría del Hospital de Barbastro, Joaquín Carrasco, aclara que estas derivaciones "solo se producen esporádicamente", cuando se satura la unidad de referencia en Aragón ante picos altos de infecciones respiratorias.

En este sentido, la situación se ha agravado en las últimas semanas, no por el repunte de contagios -ya que apenas un 1,67% de los ingresos por coronavirus son pediátricos-, pero sí por la circulación de otros virus que causan enfermedades de este tipo.

Las patologías que más problemas generan en este momento son las bronquiolitis, cuyo principal causante es el virus respiratorio. "Otras veces empezaba el pico epidémico más tarde, pero este año se ha adelantado. Así nos hemos visto en alguna ocasión con la problemática de que no había el suficiente número de camas para derivar a pacientes. Aquí tenemos una planta de pediatría general, pero cuando requiere cuidados intensivos pediátricos nuestro referente es el Infantil", explica este especialista, que insta a reforzar este servicio para evitar traslados que son "complicados" de gestionar para los facultativos, y que ocasionan también un perjuicio a las familias.

"Cuando tenemos un paciente grave y no lo podemos derivar allí, hay que derivarlo a otras CC. AA., con el problema importantísimo que esto supone, puesto que hay que hacerlo en el menor tiempo posible", añade. Recientemente tuvieron que recurrir a esta solución por el caso de un niño que precisaba ingreso en la uci pediátrica, al que hubo que derivar en helicóptero al hospital Vall D'Hebron de Barcelona. En estos casos, que se podrían evitar incrementando los recursos de la uci pediátrica del Infantil, el hospital de referencia en Aragón, "la complejidad del traslado es muy alta", puesto que se trata de operaciones que cuestan tiempo y que tiene que hacer el facultativo de guardia. 

"No es lo mismo derivar a un niño a 60 u 80 kilómetros de aquí que a 300. Como tengas la mala suerte de que en el primer sitio que busques no haya acomodo, puedes dedicarle perfectamente un par de horas, e insistimos en que cuanto antes se derive al niño y reciba cuidados intensivos mucho mejor", subraya este especialista.

A juicio del doctor Carrasco, resulta siempre difícil adecuar los recursos disponibles a las necesidades asistenciales, cuando estas se ven incrementadas en momentos excepcionales, pero sin que puedan extrapolarse esas circunstancias como un "problema", ya que insiste en que los profesionales del centro hospitalario del Somontano tienen perfectamente definidos los protocolos adecuados para "garantizar que los traslados a UCI pediátrica se realizan en las mejores circunstancias, con la mayor celeridad y con los máximos estándares de calidad en la atención al paciente pediátrico", subraya.

Bronquiolitis y otros virus respiratorios

"El pico epidémico más fuerte venía en los meses de diciembre y enero, pero este año se ha adelantado un mes"

A pesar del repunte de infecciones por la covid, que en su mayoría está afectando en el marco de esta séptima ola al ámbito escolar, en este caso los contagios no influyen en las estadísticas de las Urgencias hospitalarias pediátricas, donde sí cobran protagonismo otras enfermedades respiratorias. "Otros años el pico epidémico más fuerte venía en los meses de diciembre y enero, pero este mes de noviembre ya hemos tenido bronquiolitis. Hasta ahora no hemos tenido que derivar por esta causa. Sí a un niño con otra patología a Barcelona, donde tampoco tenían sitio porque la uci en estos momentos está bloqueada", afirma el doctor Carrasco. 

En el caso del Hospital Infantil, los expertos entienden que se haya producido este "colapso" de camas dado que el servicio de uci pediátrica solo cuenta con seis recursos de este tipo, que "se bloquean prácticamente con la demanda que ellos tienen en la patología del propio hospital", ya sea por cirugías cardíacas o intervenciones complejas. 

"La situación suele mejorar de abril a septiembre, cuando baja la incidencia de patología respiratoria, y a lo mejor pueden tener un índice de ocupación más bajo. Pero en estos momentos de pico asistencial elevado pienso que tendrían que tener una mayor capacidad, y que la situación justifica la ampliación de camas y de plantilla", opina este médico. 

Ante una situación de este tipo, mientras los especialistas coordinan el traslado, el niño permanece ingresado en la planta de pediatría de su hospital comarcal hasta que se encuentra para él acomodo en una uci pediátrica. "Están perfectamente atendidos en todo momento y están aquí en la planta. Eso sucede igual aquí que en cualquier otro hospital comarcal, y las familias nos lo agradecen mucho. Nosotros hemos tenido bastante suerte hasta ahora y solo hemos hecho un traslado en este último mes, de un niño de menos de un año. Gracias a Dios, el número de pacientes que requieren este tipo de cuidados es pequeño, pero significativo, pues simplemente con tener que derivar a un paciente cada mes o dos meses ya es relevante", puntualiza este especialista. 

Desde Csif-Aragón hacen hincapié en que la uci pediátrica del Servet tiene que cubrir "con apenas seis camas" tanto las necesidades del propio hospital (las cirugías programadas que necesiten UCI o los ingresados en planta que empeoren), como todo lo que surja además en los hospitales comarcales y centros adscritos para los que esta unidad centralizada actúa de referencia. "En el infantil solo hay 6 camas de UCI pediátrica para todo Aragón, La Rioja y Soria, por lo que no es difícil que se llene. El personal va saturado. En octubre cesaron a cuatro enfermeras que no han vuelto a contratar y llevan desde septiembre completos. Hoy han tenido que suspender una intervención por falta de camas. Al personal no le están dando sus fiestas y los refuerzan puntualmente con una enfermera", denuncian fuentes sindicales, que ofrecen una comparativa entre hospitales. En el Vall d'Hebron de Barcelona, según fuentes consultadas, cuentan con 50 camas en la uci pediátrica para una población de ocho millones de habitantes. "Aquí en teoría tendremos cerca de un millón ochocientos mil pacientes, y son seis camas", detallan. 

Por su parte, fuentes hospitalarias del Servet matizan que la uci pediátrica no registra muchos ingresos al cabo del año, si bien reconocen que hay "momentos puntuales" de más presión, como ocurre también en otros hospitales. De hecho, justifican que al centro pueden derivar a veces a niños de otras comunidades, si se producen en otras regiones picos asistenciales "altos". La DGA, por su parte, asegura que "se está trabajando para mejorar" este servicio.

Las familias piden más recursos para la uci pediátrica del Servet

Virginia, de 12 años, sujeta su tablet del colegio con la pegatina que le regalaron las enfermeras al salir de la uci pediátrica del Infantil.
Virginia, de 12 años, sujeta su tablet del colegio con la pegatina que le regalaron las enfermeras al salir de la uci pediátrica del Infantil.
HA

Las familias, por su parte, insisten en que hacen falta más recursos para este servicio, en el que muchos padres no encuentran "palabras" para describir la calidad del trato asistencial que les prestan siempre sus profesionales. "Es una pena que a un equipo tan bien preparado y con tantísima humanidad no les den más recursos. El personal que trabaja allí es maravilloso, y no sabemos la suerte que tenemos, porque tanto médicos como enfermeros y TCAEs trabajan que es una pasada. Los pocos recursos que les dan para todo lo que hacen, a mí personalmente, me da mucha rabia. Tendrían que aumentar plantillas y darles mucho más espacio", defiende Jessica, la madre de una niña zaragozana que estuvo este verano en la uci por una malformación cerebral. Ya recuperada, tras unos meses complicados y un largo ingreso hospitalario, Virginia, de 12 años, sigue yendo al centro a rehabilitación. "Perdió la memoria, pero tú le nombras a Juan Pablo -el pediatra de la Unidad- o a cualquiera de las enfermeras de uci que estuvieron con ella y enseguida se acuerda. Ella está tan agradecida también que siempre que vamos al hospital quiere subir a saludarles porque son majísimos", relata su madre, sorprendida de que a un servicio que realiza "una función tan importante" en Aragón se le dediquen tan "pocos recursos".

La madre de una niña de 12: "Yo cuando estuve allí lo pensaba, y seis camas me parecía ridículo"
Uno de los pasillos del Hospital Infantil, que dirige a la uci pediátrica.
Uno de los pasillos del Hospital Infantil, en la segunda planta, que dirige a la uci pediátrica.
HA

"Yo cuando estuve allí lo pensaba, y seis camas me parecía ridículo. Es una uci que, además, no tiene ninguna privacidad para el niño. Tienen dos boxes que sí que están cerrados, pero los otros cuatro están separados con cortinas. A los más pequeñicos les da igual, pero puedes tener críos de 12 y 13 años como mi hija, que no los puedes levantar de la cama para cambiarles, y a esas edades da apuro. Como madre, pienso que estos espacios deberían ser individuales o estar separados con cristales, porque se viven además situaciones muy duras que los niños no tienen por qué ver", reclama Jessica. 

A pesar de las circunstancias, como es la falta de espacio o el insuficiente número de camas, esta familia zaragozana subraya que donde no llegan los recursos lo hace el ingenio y la humanidad de sus profesionales. "Yo no tengo años para agradecerles lo que han hecho por mi hija... De hecho, tengo pendiente escribir una carta en el periódico porque dudo que llegue a estar tan agradecida en mi vida como lo estoy con todos ellos", confiesa esta madre, que se emociona al recordar varios gestos que tuvo con su hija el personal de la uci pediátrica. "Las enfermeras, cuando la bañaban, le ponían música y se le ponían todas alrededor a bailar. Lo cuento y me emociono... porque lo que vives es muy duro, y el tener ese apoyo es emocionante", afirma.

Virginia, por su parte, lleva siempre consigo un detalle que le acompaña a diario en su rutina escolar. El día que salió de la uci las enfermeras le pusieron una pegatina en el pijama con una dedicatoria especial que hoy decora su tablet del cole. "La cuida como si fuera oro en paño. Para mí, son detalles que no te enseñan en ningún otro sitio, que salen del profesional y que denotan una calidad humana impresionante. Todo esto te hace la estancia más fácil y, desde luego, todos los recursos se los tendrían que dar a estos profesionales para tener un buen sitio donde puedan dar servicio", sentencia esta mamá.

Una imagen de la dedicatoria que le hicieron a Virginia cuando salió de la uci pediátrica.
Una imagen de la dedicatoria que le hicieron a Virginia cuando salió de la uci pediátrica.
HA
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión