Aragón
Suscríbete

Nueve de cada diez consultas pediátricas se deben a síntomas compatibles con la covid

Muchos contactos proceden en esta séptima ola del ámbito escolar. Uno de cada cinco nuevos casos que se diagnosticaron ayer corresponde a menores de 14 años.

Fila de niños con sus padres para una prueba diagnóstica en el centro de salud de Valdespartera.
Fila de niños con sus padres para una prueba diagnóstica en el centro de salud de Valdespartera.
Francisco Jiménez

Casi un 90% de los niños que acuden al médico llegan con síntomas compatibles con la covid, como tos, mocos, fiebre o cuadros digestivos, lo que obliga a los facultativos a someterlos a una prueba diagnóstica para descartar coronavirus. Una labor que aumenta la ya de por sí elevada carga de trabajo en otoño, con la aparición de bronquitis, virus respiratorios o gripe. Desde Valdespartera, la pediatra Eva Jiménez explica que la incidencia está aumentando: si hace una semana en su centro se hacían unas 33 PCR programadas diarias a menores -un mes antes eran siete-, ya han superado las 60, además de los test rápidos de antígenos a todos los pequeños que acuden con síntomas.

Toma de muestra diagnóstica de covid a un niño, en el centro de salud de Valdespartera.
Toma de muestra diagnóstica de covid a un niño, en el centro de salud de Valdespartera.
Francisco Jiménez

 Más del 20% de los nuevos casos de covid-19 que se confirmaron ayer en Aragón son de menores de 14 años. Los profesionales alertan del riesgo de colapso y piden soluciones para atender la creciente demanda asistencial en Primaria y hacer frente al seguimiento de contagiados y rastreo de contactos, con unas plantillas mermadas después de que no se renovara la mayoría de los contratos covid. Desde la Asociación Aragonesa de Pediatría de Atención Primaria, su presidenta, Teresa Cenarro, traslada un sentimiento de "impotencia y tristeza". "Estamos metidos en otra ola, y es diferente en el ámbito escolar y en los niños que las anteriores. Hay bastantes casos", indica. Pero las circunstancias normales de atención a la pandemia han cambiado: "Las PCR de los contactos escolares no las hace el 061, ni los resultados negativos los comunican los rastreadores militares, sino que todo se efectúa desde el centro de salud. Y eso genera muchísimo trabajo, porque hay más casos y más contactos que en ninguna de las olas en el ámbito escolar".

Gran variedad de virus

Tal y como resume Jiménez, que pone voz a muchos otros compañeros pediatras: "La covid es leve en los niños, pero nos está dando más trabajo que el año pasado, cuando el resto de virus no existían porque había restricciones". Ahora, sin embargo, hay pequeños que acuden al colegio con síntomas porque muchos padres piensan que es un simple catarro. A ello se unen numerosos cuadros de gastroenteritis o virus sincitial respiratorio. Y a cada niño con estos síntomas hay que hacer pruebas. "Si un noviembre normal ya de por sí es complicado, este año, muchísimo más", asegura la pediatra. Y el personal de Enfermería "no da abasto". "La situación es complicada", dice. Para Cenarro, este año hay una "variedad bastante grande de procesos infecciosos, laringitis, bronquitis, gastroenteritis, neumonía, pie-mano-boca, catarros y además en un número mayor que otras temporadas, porque el año pasado al no circular los virus los niños no tuvieron la oportunidad de inmunizarse".

Consulta pediátrica en el centro de salud de Valdespartera.
Consulta pediátrica en el centro de salud de Valdespartera.
Francisco Jiménez

Además, ante las demoras para coger cita y las dificultades para contactar telefónicamente con el centro de salud, subraya Jiménez, hay familias se presentan con el niño en el ambulatorio: "No podemos juntar a posibles positivos con menores sanos, que llegan a una revisión, por ejemplo, pero es imposible de controlar". "El 90% de pacientes que acuden a las consultas son sospechosos de covid", dice. Y apunta: "Cuanto más saturada está Pediatría en los centros de salud, más gente acude a urgencias hospitalarias como solución a sus problemas, colapsándola sin ser una urgencia. Solo por falta de acceso". 

En Valdespartera hay ocho consultas de pediatría, cada una tiene un cupo medio de 1.200 a 1.300 pacientes y atiende unos 40 menores al día, más los que acuden sin cita. "Gran parte de la saturación de los centros de salud se debe a que antes los contactos de los coles los llevaba Salud Pública y el 061 se desplazaba allí. Ahora, esa labor la hace el personal de enfermería y los rastreadores que, lejos de aumentar, se han reducido", más las bajas que están sin cubrir, lo que obliga a los compañeros a asumir el trabajo.

La presidenta de la Asociación Aragonesa de Pediatría de Atención Primaria reconoce que el centro de salud es "el sistema de acceso al Salud" y "ha demostrado su capacidad de prevención y atención a todo tipo de patología, resolviendo la gran mayoría sin tener que acudir a urgencias ni al ámbito hospitalario". "Se está trabajando mucho -afirma-, pero hay pacientes que sienten abandono y poca accesibilidad".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión