Despliega el menú
Economía

Ayudas que puedes cobrar sin cotizar: del subsidio para mayores de 45 años a la pensión no contributiva

Hay ayudas que llegan en edad laboral activa y otras previstas para la época de la jubilación.

Dinero, prestaciones, ayudas, subsidios
Cómo obtener un subsidio sin cotizar
Pixabay

A lo largo de los años, siempre se ha reivindicado la relevancia del trabajo del hogar; tradicionalmente fue visto como una obligación que recaía el 99% de las veces en la mujer, con la terrible consideración de “no trabaja” para todas aquellas que no tenían una profesión fuera de casa. Un problema añadido: ese trabajo no cotiza a la Seguridad Social, por lo que quienes hacen dicha tarea no tienen derecho a un subsidio de paro ni a bajas pagadas en edad activa, mientras que en la época de la jubilación (que para las amas de casa nunca ha llegado) no había derecho a una pensión contributiva. En la actualidad hay muchos más amos de casa, aunque las mujeres sigan siendo mayoría en la función; por suerte, también existen unas cuantas ayudas para paliar mínimamente esa injusticia tradicional con quienes efectúan las tareas del hogar. El problema es que la cuantía de esos subsidios es muy pequeña.

Subsidios para mayores de 45 años

Las amas y amos de casa mayores de 45 años tienen derecho a solicitar la Renta Activa de Inserción (RAI), que no tiene nada que ver con la televisión italiana; se trata de una ayuda estatal para cualquier colectivo sin ingresos que no perciba ninguna otra prestación y no tenga derecho al subsidio. Además, conlleva un programa formativo de inserción laboral. Se puede solicitar hasta tres veces y se cobra un máximo de 11 meses, con un monto del 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), lo que equivale a 430,27 euros al mes.

Ayudas de las Comunidades Autónomas

Las Comunidades Autónomas garantizan rentas de inserción a personas sin ingresos y en riesgo de exclusión social. Las cuantías se calculan por unidad familiar, y varían mucho según cada territorio administrativo.

Ingreso Mínimo Vital

Se estrenó en 2020 y está dirigido a combatir la pobreza y la exclusión social. Se ocupa sobre todo de las personas solas, pero también de las integradas en una unidad de convivencia donde no hay ingresos fijos. Se puede solicitar si se tienen entre 23 y 65 años o menos de 23 años con hijos a cargo. También hay que residir legalmente en España de forma continuada un año antes de solicitar la ayuda, y no tener patrimonio superior a 2,6 veces la renta garantizada anual para un hogar unipersonal, que equivale a 16.614 euros. Hay matizaciones y excepciones según el número de personas convivientes en el hogar que recibe la ayuda. La renta garantizada de base del Ingreso Mínimo Vital son 461,5 euros mensuales por 12 meses para una persona que vive sola. Si se tienen hijos a cargo o hay más de una persona en el hogar la renta garantizada aumenta hasta 1.015 euros al mes.

Ayuda en la jubilación

Si no se ha cotizado a la Seguridad Social, o se ha cotizado menos de 15 años, se puede solicitar una pensión no contributiva. Para ello hay que tener más de 65 años y haber residido en España durante al menos una década, con ingresos inferiores a 5.108 euros al año. La cifra varía conforme aumenta el número de familiares convivientes con escasos ingresos. La cuantía de la pensión mínima no contributiva es de 98,90 euros y la íntegra, de 395,60 euros. 

Últimas noticias sobre las pensiones.

Última hora sobre el Ingreso Mínimo Vital.

Etiquetas
Comentarios