Deportes

voleibol

CV Teruel-Unicaja Almería: la gran final

El CV Teruel y el Unicaja Almería abren este sábado y el domingo (19.00, Los Planos) la eliminatoria por el título de la Superliga. El conjunto aragonés aspira a levantar el séptimo entorchado.

El Club Voleibol Teruel, listo para competir en Los Planos
El Club Voleibol Teruel, listo para competir en Los Planos
Javier Escriche

El momento de la verdad ha llegado. El Club Voleibol Teruel alimenta la ilusión naranja, la de una afición que se prepara para vivir una nueva final por la corona nacional tras una temporada sobresaliente. El conjunto estrella de una ciudad amante del voleibol, que desde hace una década lleva instalado en la élite europea, aspira a poner el broche al curso nacional con una nueva Superliga, la séptima. Un equipo de Champions que ha construido un currículum impresionante, desde que hace diez años hiciera historia para el deporte turolense y aragonés al erigirse por primera vez rey del voleibol nacional. Un mayúsculo éxito que se ha acompañado de muchos más momentos de gloria: hasta 18 trofeos repartidos en 6 Superligas, 5 Copas del Rey y 7 Supercopas. Colosal. Fruto del trabajo de una directiva formada por un grupo de amigos a lo que les apasiona el voleibol, y que han sabido edificar un proyecto, que camina hacia su trigésimo aniversario, con seriedad y coherencia en la gestión, y que, en el plano deportivo, se ha traducido en un palmarés glorioso. El CV Teruel inicia este fin de semana la serie de la gran final por el título de la Superliga. Y, como en las nueve finales anteriores del campeonato que ha jugado la escuadra naranja, se enfrentará al Unicaja Almería en lo que se ha convertido en todo un clásico.

El ‘play off’, que se juega al mejor de cinco encuentros, levanta el telón este sábado en Los Planos (19.00), un pabellón que tiene que registrar un lleno absoluto. Lo reclamaba en la previa el presidente de la entidad, Carlos Ranera: "Los partidos se deciden por pequeños detalles y los jugadores deben sentir el respaldo de la ciudadanía». Esa fiel marea naranja que, gracias a su empuje, se ha convertido en el jugador extra que ha impulsado los triunfos. El CV Teruel necesita este sábado y el domingo de los gritos de su hinchada, porque tiene que sacar ventaja del factor cancha conseguido tras finalizar en lo más alto de la clasificación en la fase regular. Un 2-0 con el que viajar el 3 y 4 de mayo a Almería para tratar de poner el broche al torneo, sin recurrir al quinto duelo programado para el 11 en la capital mudéjar.

La final volverá a convertirse en una reunión de viejos conocidos. Hasta siete jugadores han vestido las dos camisetas a lo largo de su trayectoria: Pablo Bugallo, Miki Fornés y Andrés Villena, actuales componentes del CV Teruel, han defendido la camiseta del Unicaja; y Javi Monfort, Manuel Parres, Víctor Viciana y Fran Ruiz, con presente en Almería, han sido vitoreados en el templo de Los Planos. Dos equipos que se conocen lo suficiente como para saber que los partidos serán igualados, intensos, emocionantes y que se decidirán por pequeños detalles. Como en los cuatro enfrentamientos anteriores que han vivido ambos: la Supercopa que arrebató el bloque aragonés al andaluz (3-0); el primer duelo que abría el campeonato que perdió la escuadra que gestiona Miguel Rivera por 3-2; el trono copero disputado en Melilla que la escuadra de Manuel Berenguel despojó al CV Teruel (2-3); y el último choque liguero en Los Planos ganado por los locales por un inapelable 3-0.

Miguel Rivera se mantiene fiel a su filosofía de ir "partido a partido". La mantuvo cuando arrancó las semifinales, resueltas con victoria los tres partidos ante un Urbia Palma que le exigió dar su mejor versión en la pista. Y, ahora, el técnico madrileño, sabe que no puede ir más allá de lo que suceda esta tarde. Un partido en el que será vital mantener un buen registro en el saque, fundamento sobre el que se desarrolla el juego. Teruel y Unicaja disponen de mimbres para hacerse daño mutuamente. A partir de ahí, la recepción (Ereu es valor seguro) será otro factor decisivo para el director del juego, el colocador, dibuje el ataque perfecto. El duelo Rangel-Viciana (si ya se encuentra totalmente recuperado) marcará el desarrollo de lo que pueda ocurrir en la red, dado el poder de los centrales (Bugallo-Fornés/Mattheus-Ruiz) y de los opuestos, con Villena consagrado como rematador por el bando turolense y Fayola la mejor opción almeriense.

En el otro banquillo, Manolo Berenguel tiene claro el mensaje: "Lo que quiero es competir, el equipo tiene ganas y estamos enchufados". El almeriense, que ya sabe lo que es ganar una Superliga con el Naturhouse Ciudad de Logroño femenino (también conquistó la Copa de la Reina y Supercopa, todo en el curso 2014-15), acepta la presión: "Los Planos es un pabellón que a cualquier jugador (de Unicaja) le gusta mucho jugar. Cuanto más lleno, mejor, independientemente de que vaya en nuestra contra". La final está servida.

Etiquetas
Comentarios