Despliega el menú
Deportes

voleibol

CV Teruel, el primer paso hacia la gloria

Hace diez años, el CV Teruel inició el camino para la conquista de su primer e histórico título. El equipo naranja arranca este fin de semana la final para atrapar la séptima Superliga.

Cai voleibol teruel campeon de la superliga de Voleibol. Foto Antonio Garcia. 01-05-09
La plantilla del entonces CAI Teruel celebra con la afición el título logrado en Almería en 2009
Antonio García/Bykofoto

Teruel, una ciudad con aroma de voleibol, vivió hace una década un terremoto de emociones. Un éxtasis deportivo teñido de naranja, el color que identifica a una maravillosa hinchada con un equipo que le regaló, entonces, el mayor de los trofeos. El Club Voleibol Teruel, que camina hacia sus trigésimo aniversario, escribió una página memorable (que todos guardamos en el corazón) conquistando el primer título de campeón de liga. Una tremenda gesta. Era la tercera ocasión –tras el Club Hielo Jaca y el Pinturas Lepanto Zaragoza de fútbol sala– que un club deportivo aragonés se alzaba con la corona nacional en la máxima categoría. Y el CAI Teruel se convirtió en el nuevo rey del voley masculino. Hace diez años, se dio el primer paso hacia la gloria. Un ‘play off’ final que arrancó un 25 y 26 de abril, y que culminó el 1 de mayo en Almería. La última fase de la eliminatoria por la corona tuvo como protagonista al Unicaja, rival que monopolizaba el palmarés y que, desde entonces, se ha convertido en el eterno oponente cuando los trofeos están en juego. Como hace diez años, y casi repitiendo las mismas fechas, el CV Teruel y la capital mudéjar se preparan para vivir este fin de semana otro momento mágico de la temporada. En Los Planos, el teatro de sus sueños, el conjunto que dirige Miguel Rivera buscará ante Unicaja sumar los dos primeros puntos que le acerquen a la séptima Superliga.

Cuando el entonces presidente del CV Teruel, José Luis Torán, empezó a diseñar la estructura del curso 2008/2009 apostó por un técnico que convirtió un plantel "equilibrado y conjuntado", en un bloque agresivo, una máquina de ganar. Desde el banquillo, Óscar Novillo, un hombre que ocultaba sus nervios mostrando siempre en su rostro una tranquilidad inusual, encontró la fórmula del éxito y agigantó el nombre del club durante seis campañas en las que duró la vinculación. "Los recuerdos de aquel primer año son muy bonitos, y con la sensación de una satisfacción enorme por haber conseguido algo que fue supermeritorio y que a toro pasado se da más valor. Aquel título fue el principio de todo, la consolidación de un proyecto. El primer paso que dio el club por estar en la élite del voleibol español, y que se hizo con cabeza y coherencia. Supimos darle una base para que perdurara y desde el que se ha construido un palmarés magnífico en esta década", destaca el preparador alicantino. En las vitrinas, ¡seis Superligas, cinco Copas del Rey, siete Supercopas y un memorable triplete!

Las imágenes se mantienen "muy vivas" en la memoria de Novillo, que actualmente está al frente de la gestión de la Federación Catalana de Voleibol. Aquel 2008/2009, el CAI Teruel vivió competición europea (Challenge Cup), disputó la final de la Copa del Rey, que le arrebató el Unicaja, y redondeó la liga regular con el segundo puesto. Su camino en el ‘play off’ fue inmaculado: las dos series contra UCAM Murcia –cuartos de final– y CMA Soria –semifinales– se resolvieron por la vía rápida, concediendo solo dos sets en cinco encuentros. Y llegó la final.

Óscar Novillo (derecha), entrenador del CV Teruel, celebra con su segundo, Jose Ignacio Marcos, el título
Óscar Novillo (derecha), entrenador del CV Teruel, celebra con su segundo, Jose Ignacio Marcos, el título
Antonio García/Bykofoto

"Conseguimos dar forma a una plantilla con la que asumíamos riesgos al principio de la temporada, porque teníamos gente veterana, que estaban en su ocaso, y también joven con aspiración y ganas pero aún sin consolidarse. Figuras como Guille Hernán, que aún no había mostrado nada, pero un Vega, Pepi o Anderson, que ya habían vivido experiencias únicas. Logramos un equilibrio muy bonito, pero sabiendo el riesgo que había frente a otras plantillas más costosas y de calidad", relata Novillo, formado en el J’Hayber Elche, que le lanzó a la selección absoluta para dar el salto al Unicaja Almería, donde compartió pizarra con Carlos Carreño, entonces rival y ex también del CV Teruel. Era la final del morbo y de la venganza copera.

Un bloqueo para la historia

"El fin de semana en Teruel fue superrápido, tratando de mitigar la euforia. Recuerdo un triunfo contundente (el primer partido, 3-0) haciendo las cosas muy bien y un segundo punto apretadísimo (3-2) en un duelo increíble. La sensación de la semana de preparación de los partidos de Almería, con un equipo lleno de confianza por conseguir el éxito, porque nos veíamos capaces. El factor cancha influía, pero la presencia de afición iba a ser grande y estábamos tranquilos y con opciones de hacer historia", evoca.

Óscar Novillo: "No había una afición como la de Teruel en España. A día de hoy no se ha visto un fenómeno igual. Es algo extraordinario"

Y llegó el 1 de mayo, el tercer duelo en el Moisés Ruiz de Almería; la marea naranja, 300 hinchas al grito de "¡sí se puede!", un viernes de gloria, histórico... "Fue un equipo que dio la cara, que en todo momento estuvo peleando, con sets superajustados (23-25, 23-25, 25-19, 23-25), con una acción de bloqueo increíble...". El 23-24 que firmó Anderson, el tiempo muerto de Carreño, el saque de Guille, la recepción de Rojas, la dirección de Howatson, Olteanu que apunta... "El bloqueo realmente es de Vega, pero como el que más lo festeja es Torres, casi todo el mundo piensa que punto es del central", rememora Novillo. Y épico final que guarda una anécdota. "Lo más curioso de esa acción es que nosotros hacemos un cambio en bloqueo, entrando Vega por Pepi, para intentar tapara Barcala, que atacaba por zona uno. Pero realmente, pensábamos que su ataque iba a ser por zona cuatro, para que estuviera Anderson con Torres, que era el bloqueo más fuerte. Pero Anderson estaba cegado de que la bola se la iban a poner a Barcala; entonces, en el último momento, Anderson, saltándose la orden de equipo, le pide el cambio de zona a Vega. Este se queda bloqueando en un lado y Anderson en el otro. Al final, Almería acaba atacando por donde sabíamos que lo iba a hacer, con Vega cerrando el bloqueo y el partido. Pudimos cerrar una jugada tan comprometida, que nos dio la gloria", narra Novillo.

Más de 300 aficionados se desplazaron a Almería para vivir la final
Más de 300 aficionados se desplazaron a Almería para vivir la final
Antonio García/Bykofoto

El Moisés Ruiz tembló. Y la locura se adueño de la pista, con 300 turolenses llorando de emoción. "No había una afición como esta en España. Pero no solo era una afición que arropaba en casa sino que también se desplazaba fuera en un numero impresionante, que presionaba, que intimidaba. A día de hoy no se ha visto un fenómeno igual. Es algo extraordinario y el gran valor del Club Voleibol Teruel", cierra Óscar Novillo, que augura un ‘play off’ atractivo: "Creo que Teruel está muy centrado. Marcará la presencia de Víctor Viciana en la colocación de Unicaja. El duelo Rangel-Viciana promete".

Etiquetas
Comentarios