Despliega el menú
Voleibol

El CV Teruel se queda sin Copa del Rey

El conjunto aragonés ha peleado hasta el último punto, pero el Unicaja Almería ha conquistado el trofeo (2-3).

Fayola remata ante el bloqueo de Radunovic y Bugallo, en la final de este sábado.
Fayola remata ante el bloqueo de Radunovic y Bugallo, en la final de este sábado.
RFEVB

El Club Voleibol Teruel ha peleado este sábado por levantar su sexta Copa del Rey, pero la victoria de la 44ª edición del torneo, que se ha celebrado en el pabellón Javier Imbroda de Melilla, se la ha llevado el Unicaja Almería, que ha roto la inmaculada racha que llevaba la escuadra aragonesa, que yo no podrá repetir el triplete del año pasado. El conjunto aragonés,  acompañado en la grada por casi un centenar de aficionados que han arropado al multicampeón, ha peleado hasta el último punto para intentar revalidar la corona y sumar un nuevo título que acompañara este curso al de la Supercopa. Pero, la escuadra andaluza se ha mostrado más eficaz en los momentos decisivos, demoledora en el bloqueo, para arrebatar el sueño al CV Teruel.

El primer set fue muy igualado, como corresponde a dos equipos que se conocen muy bien. Son muchas las finales en las que se han cruzado. Cada punto del CV Teruel era contestado por Unicaja. Máxima concentración en jugar un voleibol bonito, con puntos de bella factura. Y de fondo, los gritos de los animosos aficionados naranjas, siempre fieles a la llamada del equipo de sus amores. La igualdad se iba a romper el primero que cometiera un error. Y ese fue el Unicaja. Se apoyó el CV Teruel en un gran saque, para dañar la recepción almeriense e impedir que Viciana dibujara buenas acciones de ataque. Así, jugando al contrabloqueo, con un Ereu inspirado, el conjunto de Rivera rompió el duelo, creando las primeras diferencias (12-10, 14-11, 17-13, 20-14) y marcando de color naranja el parcial.

Parecía que la buena dinámica aragonesa se iba a prolongar en la segunda manga. Pero cambió el ánimo del CV Teruel, que se vino abajo y avivó al Unicaja, que fue a más. Apoyado en un saque demoledor, a la escuadra aragonesa le costaba recibir con claridad. Rangel, el director de la orquesta turolense, empezó a desafinar en la distribución. Con Villena apagado, la furia ofensiva el CV Teruel se apagó, mientras que su eterno rival, crecido en el bloqueo y guiado por el opuesto Fayola, rompía el marcador (6-9, 9-17). Rivera movió el banquillo, dando entrada a Jovanovic en busca de nuevas ideas. Pero poco cambió la película. "Vamos a olvidarnos del marcador y a jugar punto a punto. Vamos a hacer acciones", reclamaba el técnico. Y el CV Teruel se fue (12-22, 14-25).

El campeón lo es por algo. El CV Teruel ha forjado con brillante palmarés en la última década, histórico triplete incluido, siendo fiel a sus principios: equipo de garra, que nunca se da por vencido. Quería la sexta Copa del Rey, brindársela a su público, que desde la grada aplaudía con rabia cada punto al grito de "¡Teruel, Teruel!". Y cambió su discurso en la pista, mostrándose más agresivo en la tercera manga. Como en el primer set: ajustando la recepción, facilitándole a Rangel la distribución, eligiendo bien el ataque. Emergió Villena: cuánto necesitaba el equipo sus remates. Desapareció Fayola, que solo facturó tres puntos en esta manga. El CV Teruel rompió el duelo (15-11, 18–13). Unicaja estaba incómodo, Viciana descolocado y la escuadra aragonesa, más tranquila, abrochó el set con una finta de Rangel.

La tensión iba en aumento. "Elegir bien el ataque, pelota alta, buscar soluciones, saque duro. Vamos a hacerles sufrir", gritaba Rivera a sus jugadores. Pero, aunque el inicio auguraba una sonrisa en el rostro del CV Teruel (9-6), se convirtió en una mueca de disgusto: Unicaja se aprovechaba de los errores del rival, desordenado en la pista y excesivamente nervioso. Rivera cortó en dos ocasiones el partido (11-15, 14-19), pidiendo "orden, ayuda, tranquilidad, elegir bien el ataque, un saque potente". Pero ni esto ni el recambio de opuestos -salió Colito por Villena y facturó dos puntos seguidos- impidieron que el Unicaja remontara y llevara la final al temido ‘tie break’.


Orgullosos subcampeones de la #CopaSVM


Enhorabuena por el título, @cvalmeria #VamosTeruelHastaelFinal #VolemosJuntos pic.twitter.com/8Kyp1VNHgo

— Club Voleibol Teruel (@CVTeruel) 9 de febrero de 2019

El conjunto almeriense estaba crecido y el turolense de bajón. Del 2-0 de inicio para la escuadra de Rivera se paso a un 3-5 que invitaba a lo peor. Rivera solicitaba "calma, confianza", pero es que al Unicaja le entraba todo. Teruel, impotente, veía cómo la final se le escapaba. La máquina naranja no funcionaba, pese al empuje de la inmensa afición turolense que no paraba de animar y aplaudir. El CV Teruel quería, pero no podía. El último bloqueo se iba fuera (10-15) para coronar al Unicaja Almería como campeón.

Ficha técnica:

CV Teruel: Radunovic (7), Fornés (10), Bugallo (7), Rangel (4), Villena (21), Ereu (16) –sexteto inicial–, Gámiz (líbero). También jugaron: Rodríguez, Jovanovic y Colito (2).

Unicaja Almería: Almansa (9), Viciana (5), Macarro (9), Ruiz (10), Fayola (22), Ruiz (15) –sexteto inicial–, Fernández (Líbero). También jugó Monfort (1).

Sets: 25-18 (24 min), 14-25 (22 min), 25-20 (26 min), 20-25 (28 min) y 10-15 (17 min).

Árbitros: Ángel Romero y Carlos Robles.

Incidencias: final disputada en el pabellón Javier Imbroda de Melilla. En el palco, entre otros, la presidenta del Consejo Superior de Deportes, María José Rienda, y el director general de Deportes del Gobierno de Aragón, Javier de Diego.

Etiquetas
Comentarios