Zaragoza
Suscríbete por 1€

zaragoza

Tartas cargadas de ilusión y hospitalidad para no bajar la persiana: "La pandemia te da tiempo de reinventarte"

'Mi habitación favorita' estrena pastelería en plena pandemia con nuevas propuestas para llevar. "Es la única vía de negocio que vemos sostenible ahora mismo. Si la gente no puede viajar, al menos habremos vendido una tarta para celebrar un momento especial", confiesan los responsables de este negocio familiar. 

La familia Fernández-De la Rúa, junto al escaparate de la nueva pastelería del 'Hotel Sauce', en la calle de Espoz y Mina de Zaragoza.
La familia Fernández-De la Rúa, junto al escaparate de la nueva pastelería del 'Hotel Sauce', en la calle de Espoz y Mina de Zaragoza.
HA

En el mundo del emprendimiento, cuentan que de cada crisis económica surge una nueva idea de negocio o una oportunidad para innovar. Así nació en 2013 'Mi habitación favorita', la cafetería que abrió las puertas de un hotel familiar a sus vecinos de la capital aragonesa para acercar la hospitalidad que antes brindaban al turista. "El hotel lo abrieron en el 88 mis padres. Yo personalmente es la segunda crisis que vivo. La primera es la de abrir un negocio de cero... Cuando lo cogí yo, en el año 2012, empezamos nueva etapa estrenando la cafetería con la intención de generar un nuevo ambiente en la ciudad", explica Luis Fernández, director del Hotel Sauce de Zaragoza.

Hoy, en plena pandemia, Luis y su familia siguen tirando de esfuerzo y ganas de superación abriendo en Espoz y Mina una nueva pastelería que promete endulzar la vida de los zaragozanos en un momento que está siendo especialmente complicado para el sector del turismo y la hostelería.

"Aunque sean tiempos a ciegas y oscuros, hay cosas que hay que seguir celebrando. Queremos dar opciones a la gente de tener una merienda riquísima en sus casas o de tomarse esas tartas que antes disfrutaban aquí en compañía de los suyos", explica Laura de la Rúa, la responsable de 'Mi habitación favorita'.

A lo largo de estos años, esta madrileña afincada en Zaragoza ha vivido también su propio proceso de reconversión. En 2016, tras la primera crisis que les tocó vivir al frente del negocio, se marchó a Madrid para formarse en la escuela de alta cocina Le Cordon Bleu. Después hizo sus prácticas en el obrador de uno de los mejores reposteros de España, el maestro pastelero Ricardo Vélez, chef ejecutivo y propietario de 'Moulin Chocolat' y premio en 2019 al Mejor Roscón de la capital española. 

"Las tartas las empecé a hacer de forma totalmente autodidacta hasta que surgió la posibilidad de hacer el diploma allí y pude ver cómo funcionan", señala. De aquella experiencia nació ''Mi habitación favorita', consolidada a día de hoy como una de las cafeterías con más encanto de Zaragoza.

Luis Fernández, el director del hotel, confiesa que este proyecto no habría sido posible si su mujer "no hubiera estado ahí detrás y se especializara en algo que no era su profesión" para generar un nuevo ambiente que sumar al espíritu acogedor de esta ciudad. "Nosotros hacemos un esfuerzo de formación muy grande y hay un compromiso detrás con la pastelería. Es como un proyecto a largo plazo, pero al final todo lo que intentamos hacer son cosas de calidad y que nos gusten a nosotros", puntualizan.

Laura, por su parte, agradece también el apoyo familiar que ha tenido en este tiempo para poder sacar adelante estos proyectos. "Para mí fue complicado al principio y me ha costado mucho esfuerzo. Cuando empecé a formarme, los niños tenían un año y medio y tres años, se los dejaba a mis padres en Madrid y al acabar me movía con los dos en el AVE para venir aquí. Fue una época intensa, pero las cosas se consiguen con ganas, esfuerzo y ayuda familiar", subraya de la Rúa, satisfecha por la respuesta que ha tenido en este tiempo 'Mi habitación favorita'.

A día de hoy, y a pesar de las restricciones que ha traído la segunda ola, su pequeña terraza sobrevive al cierre masivo de hoteles y establecimientos. El frío no ayuda a disfrutar de este servicio, pero el hecho de que sus cinco mesitas permanezcan sobre la acera juega también un papel simbólico. "Ahora están para avisar de que estamos abiertos", destaca Fernández, quien confiesa que les ha costado mucho –y más tras la experiencia del primer confinamiento- "romper esa barrera" y que los zaragozanos entren de nuevo a desayunar al hotel como cualquier otro huésped.

"Desde hace siete años la cafetería nos da la posibilidad de que nos conozca más gente de Zaragoza y la acogida ha sido muy positiva. Hay tartas que se venden solas a través del boca a boca. La de chocolate y galleta, por ejemplo, la sacamos al mediodía y a las 19.00 ya no queda", cuenta Laura con una sonrisa.

Tarta de chocolate y naranja de 'Mi habitación favorita'.
Tarta de chocolate y naranja de 'Mi habitación favorita'.
Mi habitación favorita
"La pastelería es la única vía de negocio que vemos sostenible ahora mismo"

Esta experiencia, unida a la fidelidad de muchos clientes, es a día de hoy un revulsivo para esta familia que en plena crisis estrena con ilusión un nuevo comercio en la calle de Espoz y Mina. "La pandemia, como te hace parar, también te da espacio y tiempo para pensar en estas cosas. Te tienes que reinventar si lo que haces no funciona, y la pastelería es la única vía de negocio que vemos sostenible ahora mismo, cuando parece que la alimentación es algo que de momento no se toca", afirma de la Rúa.

Detrás de este proyecto se esconde también la idea de acercar, en pequeños bocados, la hospitalidad de un hotel y el trato familiar que antes del cierre ofrecían a sus huéspedes. "Antaño –relata Luis- la gente se hospedaba por semanas y se construían muchas relaciones en las pensiones o los hospedajes con la familia que vivía en él. Después surgió otro tipo de hotel como punto de encuentro, el lugar en el que la gente se juntaba para celebrar cuando no cabía en el salón de su casa, y es ahí donde surge también la pastelería en los hoteles que recuperan esa tradición", recuerda Luis, al indicar que muchas de las tartas más famosas del mundo han nacido en el interior de estos establecimientos, diseñadas por los maestros pasteleros de los propios hoteles. Es el caso de la tarta Sacher o del popular tatín.

En este sentido, 'Mi habitación favorita' fue pionera en traer a la capital aragonesa la versión artesanal de la conocida 'Red Velvet', y en su obrador se han especializado también en una amplia variedad de recetas sin gluten, como la tarta de queso sin galleta, la de zanahoria o el 'browny' de chocolate. "Para mí es importante dar servicio a este colectivo. Pertenecemos a ACA, la Asociación celíaca aragonesa que nos asesora y apoya desde el principio, y la verdad que el cliente celíaco es muy fiel. Valora mucho que le puedas dar un producto de calidad porque entiende que la materia prima es más cara", comenta de la Rúa, que tiene también en mente lanzar en los próximos meses una variedad de tartas sin lactosa, ante una demanda que crece poco a poco en la ciudad.

Una tarta de miel de cinco pisos y otros sabores en versión mini

Entre las novedades de la nueva pastelería, destacan creaciones como la tarta de miel, que se realiza a base de un bizcocho de mantequilla de cinco capas, las tartas de cumpleaños pequeñas (de unas ocho raciones) y "mis favoritos", los sabores que más éxito tienen en cafetería (mango/maracuyá, chocolate y galleta o chocolate y cacahuete) ahora también en formato 'mini'. "Lo que más triunfa suelen ser los chocolates, que durante el confinamiento nos pedía recetas todo el mundo, pero también los contrastes con sabores ácidos como la frambuesa o el limón. Suelo hacer todos los postres con un nivel de azúcar lo más medido posible porque le doy mucha importancia a que la tarta sepa a lo que pone en el título", subraya de la Rúa.

Otro de sus secretos es la materia prima que utilizan, siempre ligada a productores locales o de cercanía. "La miel que usas te marca la diferencia. Si no tienes una materia prima excelente, aunque la técnica sea buena, el resultado no es el mismo. Y en este caso el apicultor del Moncayo que nos las hace es el abuelo de un compañero del colegio de mis hijos, que aunque falleció hace poco, siguen con el negocio sus hijos", indica.

Otro de los retos que tienen pendientes es idear la forma de reparto que les permita entregar las tartas a domicilio en perfecto estado. "Ahora se recogen aquí, pero nos gustaría poder llevarlas a las casas. También queremos que el servicio de recogida (‘drive through’) lo pueda realizar la gente sin tener que bajarse del vehículo, y ahí podemos marcar la diferencia porque siempre va a haber alguien aquí para entregarte tu tarta", señalan.

Además de estos dulces, la pastelería de 'Mi habitación favorita' seguirá vendiendo sus originales mermeladas, que han recibido varios premios, y su propio café de especialidad ('Papá Largo'), que guarda también una anécdota familiar. "Hubo una época en que a mi hijo le dio por contar en el colegio que su papá medía dos metros y para saber cuánto era eso la profesora sacaba y ponía un metro en el suelo", cuentan entre risas.

También las mermeladas están dedicadas a diversos miembros de esta familia que cuida con mimo el diseño de sus productos. "'My lady', la primera que saqué -de frambuesa, fresa y vanilla- fue por mi abuela. 'Gran tatita' es por mi hija Eugenia –que la llamaba así su hermano cuando no acertaba aún a decir su nombre- y 'Spice Tom' es por el pequeño Luis, que nos hizo dibujarle como en el videoclip cósmico de David Bowie", afirma.

El diseño de estos productos junto al colorido de sus tartas es ahora un motivo más de esperanza en esta calle del Casco Histórico cuyos comercios sobreviven con esfuerzo al cierre de establecimientos.

"Aquí a raíz de poner el escaparate hay más gente que entra y nos pregunta; también gente del barrio que ven que hemos abierto. Al final, tenemos vecinos de hace mucho tiempo en la zona que nos apoyan, como es el caso de Albertina, el señor de la tienda de sellos de enfrente, los chicos del Papagayo o el Museo Goya. También hay una cosa que se nota y es cómo está tu barrio o tu zona y si tienes comercio abierto. Aquí nos pasa con el estudio de enfrente de los tatuajes o la tienda de ropa. Si al de enfrente le va bien hay un goteo que está muy relacionado y al final estamos todos interconectados", concluye Laura.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión