Despliega el menú
Zaragoza

semana santa atípica en zaragoza

"Este año hay que celebrar la Pascua desde dentro"

Juan Luis Peña, hermano mayor de Las Siete Palabras, lamenta la cancelación de las procesiones de Zaragoza por la pandemia pero invita a seguir los actos a través de las redes sociales.

Una imagen del viacrucis del Lunes Santo pasado.

En circunstancias normales, anoche, entorno a las 21.00, cientos y cientos de fieles se hubieran arremolinado en la plaza de José Sinués para ver salir a las Siete Palabras desde la iglesia de San Gil de la capital aragonesa. La de los capirotes verdes es una de las cofradías más nutridas y con más empuje de Zaragoza y su viacrucis de Lunes Santo resulta siempre mágico. "Es muy especial porque recorremos el Casco Histórico y hay público en todos los tramos", explica Juan Luis Peña, hermano mayor de la congregación. "Sacamos la peana del Cristo y uno de los momentos más emocionantes es cuando los cofrades han de llevarla, casi en cuclillas, para salvar la puerta de San Gil antes de iniciar el recorrido por el Tubo", comenta Peña.

Otra estampa de singular belleza es cuando los tambores retumbran en la calle Pabostría y se acercan al arco del Deán, bajo el cual no pudieron transitar el año pasado porque unos andamios obligaron a modificar el itinerario de la procesión. "Este año sí teníamos previsto recuperar el arco del Deán, pero no ha podido ser. Es una lástima pero así como en otras ediciones celebramos la Pascua hacia fuera, ahora toca hacerlo desde dentro", explica el responsable de Las Siete Palabras.

Es esta una cofradía numerosísima y que siempre en Lunes Santo exhibe músculo en las calles. "Somos unos 1.200 hermanos y en el viacrucis inaugural participa medio millar. No obstante, nuestra procesión titular es la de la mañana del Viernes Santo, cuando salimos a las 12.00 de San Cayetano y vamos haciendo las predicaciones públicas por los balcones y en distintos rincones del recorrido. Es nuestro día grande y se ha venido celebrando desde nuestra fundación en 1940", apunta Peña, que explica igualmente que este 2020 los sacerdotes y el consiliario tendrán que predicar de forma virtual pero no se acabará con una asentada tradición.

Anoche, de hecho, las redes sociales de las Siete Palabras fueron el soporte para emitir un vídeo de unos dies minutos con imágenes del viacrucis de años anteriores y reflexiones acerca de la Semana Santa. "Tenemos que aprovechar las nuevas tecnologías y el lenguaje del que ahora disponemos. Hace tres semanas parecía que todo iba a celebrarse, pero todo ha cambiado en tan poco tiempo que ni siquiera hubiera dado tiempo a hacer una comunicación por correo postal". Peña reconoce que ha habido lloros y lamentos por las suspensiones ("sobre todo cuando se canceló la exaltación infantil, porque a los chicos les hacía mucha ilusión tocar el tambor"), pero cree que esta también es una Pascua especial, en la que "se debe fortalecer el espíritu de la Semana Santa y vivirla de forma diferente, atípica, pero sin renunciar a nada". "Ha habido que cambiar todas las previsiones en apenas quince días, pero lo importante es que estemos juntos", afirma, deseoso de preparar ya las salidas del año que viene.

Los bombos y tambores con más arraigo en Zaragoza 

Pedro Luis Ferrer Catalán
Pedro Luis Ferrer Catalán
Laura Uranga

La cofradía de Las Siete Palabras es la responsable de haber introducido los sonidos del tambor y el bombo en la capital aragonesa. Fue el Viernes Santo de 1940 cuando redoblaron por primera vez doce tambores, acompañados de una corneta. En 1945 aparecieron los dos primeros timbales y el 27 de marzo de 1970 irrumpieron los tres primeros bombos. En la imagen, Pedro Luis Ferrer Catalán, actual responsable del primer grupo de bombos, fotografiado ayer en su balcón.

Etiquetas
Comentarios