Despliega el menú
Aragón

aragón es extraordinario

Magia con burbujas a las afueras de Caspe

Marta Zapata y sus compañeros de El Políglota Teatro ofrecen talleres y espectáculos de artes escénicas, colaboran con colegios de la zona y organizan el festival WoodBox.

Foto de Caspe
Marta Zapata en la Casa de las Burbujas Azules
Laura Uranga

Para llegar a la Casa de las Burbujas Azules de Caspe no hay sendero de ladrillos amarillos, basta con estar atentos al salir de la ciudad del Compromiso en dirección Alcañiz y, tras el Club de Tenis Meridiano Cero, tomar un desvío a la izquierda que desciende una loma; ahí ya se regala además la magnífica vista del Mar de Aragón. Tras el portón está Marta Zapata; maga, educadora, actriz, anfitriona y ‘ser de luz’. Una persona con muchos registros: habla fluidamente cuatro idiomas, chapurrea otros dos, lleva en el escenario desde niña auxiliando al Mago Zapata, su padre (que tiene museo en Alcañiz) y es artista por su cuenta y riesgo desde los 18 años, compaginando siempre estudios, carretera, tablas... y familia propia: su pareja es músico, y tienen dos niños.

La Casa de las Burbujas Azules tiene una caseta en forma de piña gigante en el jardín, un escenario y varios juegos de gran tamaño, además de atrapasueños por aquí y por allá. Hay una edificación de filosofía ecológica, y cabaña al fondo para huéspedes; también se alquila para eventos de todo tipo, y se extrema el respeto al medio ambiente sin renunciar a los servicios básicos. Además de todo tipo de actividades escénicas al aire libre entre abril y octubre, allí tiene su residencia la compañía Políglota Teatro (elpoliglotateatro.com), que desarrolla espectáculos itinerantes allá donde les llaman, amén de educación complementaria y bilingüe en colegios de Caspe y Alcañiz: circo, teatro, manualidades, cuentacuentos... ahora también llegan a Calanda con esta iniciativa.

“Me gusta la magia de salón, no hago grandes ilusiones, y estoy trabajando cada vez más en una mezcla de magia mezclada con el ‘clown’ –explica Marta con una sonrisa– porque me llena más. Planteo el espectáculo como una terapia, le llamo ‘Magia sin complejos’ y es un reto, porque hacer reír es difícil, pero lo disfruto más así. Los niños son los críticos más duros, y también mi público favorito; te enseñan muchas cosas que sirven luego con los mayores. Los hay que alucinan con todo y otros que no se creen nada, y con ambos tipos te lo pasas muy bien, sobre todo cuando convences al incrédulo sacándolo al escenario de ayudante. La conexión con la gente es fundamental: cuando empecé, y durante muchos años, la gente se extrañaba mucho de que una chica tan joven fuera la maga; a veces me preguntaban al acabar mi espectáculo que cuándo llegaba el mago... por suerte, eso ha ido cambiando”.

La Casa de las Burbujas Azules se engalana el primer fin de semana de junio con un festival que une los juegos con las artes escénicas y la música: el Wood Box, un foco para ayudar a la visibilización del artista rural. El espectáculo debe continuar... pero no en imperativo, sino por lo bien que sienta conocer y zambullirse en iniciativas como ésta.

El Mar de Aragón, un paraíso de pesca deportiva y navegación

Desde la Casa de las Burbujas Azules se ve el mar; no es cosa de magia, a pesar de la profesión de la anfitriona, sino de sobrenombre autorizado a la extensión de agua más grande de la Comunidad Autónoma de Aragón. También conocido como embalse de Mequinenza, el Mar de Aragón tiene una longitud de 110 kilómetros de lado a lado, y su profundidad máxima es de 60 metros. Toca los municipios de Caspe, Chiprana, Fayón y Mequinenza.

La cuerda total del embalse arroja una cifra de más de 500 kilómetros de playas y roca, con un litoral seco propio de la estepa, salpicado ocasionalmente de pino y olivo. Navegar por sus aguas es una experiencia muy placentera: la gente de Río Caspe Aventura ofrece un sinnúmero de actividades con base en el Club Náutico Mar de Aragón, junto a la urbanización El Dique, comúnmente llamada Poblado de Pescadores por la cantidad de aficionados a la jara y el sedal que hay en la zona; en Río Caspe Aventura (608 16 12 61) se hacen periódicamente cursos para obtener la licencia de navegación, windsurf y vela (es habitual la presencia de alumnado de la Universidad San Jorge), bajadas de grupos por el Ebro, actividades especiales de día o con pernocta para colegios... además, se cuenta con un bar en la instalación caspolina. Trabajan de mayo a octubre de manera ininterrumpida y el resto del año, bajo reserva. También tienen bases en el Camping La Estanca de Alcañiz y el embarcadero La Reixaga de Fayón.

Aparte de la pesca y los deportes de vela arriba mentados, el lugar es un paraíso de muchas otras especialidades náuticas, desde el kitesurf hasta el esquí náutico, la vela o el piragüismo, pasando por la práctica que más ha crecido en los últimos tres años, el ‘paddle surf’, perfecta para una superficie sin apenas oleaje.

Anualmente se marcan en el calendario un par de fechas señaladas en este terreno acuático: la feria Naupesca (abril-mayo), que también incluye la caza, y el Campeonato Internacional de Pesca del Black Bass (lubina negra), que llega a mediados de octubre. Otras especies favoritas para la captura deportiva (la única permitida, aunque la lucha contra los furtivos sea incesante) son la carpa, la lucioperca, la madrilla, el barbo, el lucio, la perca sol, el alburno o la perca europea.

Fuera del agua se puede disfrutar de paseos singulares en bicicleta o a pie por los ríos Ebro y Guadalope, con la Ruta Jacobea–y el puente medieval de Masatrigos como referencia. También destacan la excursión a la Loma de los Brunos, que exhibe un yacimiento íbero, y diversas pinturas rupestres de arte levantino.

Vídeo de Caspe en 'Aragón es extraordinario'
Laura Uranga

Abel Mustieles, acostumbrado a ganar sobre dos ruedas

Además de la huella del Compromiso para los amantes de la historia y el mar de Aragón para los pescadores y deportistas acuáticos, Caspe tiene un reclamo entre los devotos de las dos ruedas: Abel Mustieles, 28 años, cuatro veces campeón mundial absoluto de ‘biketrial’ con ruedas de 20 pulgadas, más otras dos veces en categoría junior y tres títulos europeos. Su último podio mundial llegó en 2018, ya en rueda de 26 pulgadas. En 2019 los resultados no fueron tan espectaculares, pero Abel sigue abriendo camino en otro terreno: el empresarial. La firma familiar Clean Trials, creada junto a su padre (también compitió en trial, pero el de moto) y que fabrica bicis de calle y competición con los mejores materiales y la sabiduría de los Mustieles en el área, que ‘una poquica’ tienen. El último campeón europeo y mundial Dominik Oswald (Alemania) compite con una Clean Trials K1.2.

Caspe, todo compromiso

Comarca. Bajo Aragón-Caspe.

El Compromiso de Caspe. El 31 de mayo de 1410 moría sin descendencia el rey Martín, hijo menor de Pedro IV, lo que dejaba vacante el trono de Aragón. Tras dos años y dos meses sin monarca, los Parlamentos de Aragón, Cataluña y Valencia tomaron la iniciativa y con el respaldo del papa Benedicto XIII, se llegó al llamado Compromiso de Caspe, el 28 de junio de 1412, que restablecía la monarquía aragonesa en la persona de Fernando I.

Cómo llegar a Caspe

El camino más rápido desde Zaragoza, su capital de provincia, tiene 110 kilómetros y transcurre por la AP-2. También se puede ir por la N-II y coger el desvío en Bujaraloz (5 kilómetros menos, unos 20 minutos más de tiempo o por la N-232 y la A-221 (vía Quinto y Sástago), con un recorrido más revirado.

Reportaje de la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios