Despliega el menú
Aragón

aragón es extraordinario

El ingeniero Ramón Torres vela vía satélite por su Pedrola

El ingeniero pedrolero trabaja desde hace tres décadas en la Agencia Espacial Europea, donde ejerce de máximo responsable del lanzamiento de los satélites Sentinel dentro del programa Copernicus.

Es pedrolero, vive en Katwijk (Países Bajos) y forma parte de la cúpula operativa de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), donde trabaja desde el 1 de julio de 1989. Ramón Torres es uno de los veteranos en la Agencia y está encantado con su vida neerlandesa. “El tiempo pasa rápido, desde luego comenta y más trabajando con la tecnología, con proyectos a largo plazo. No es fácil llegar a un puesto de responsabilidad siendo español; dentro de la Agencia no es el país que más aporta”. Ramón ejerce de jefe senior en el proyecto Copernicus, y es el máximo responsable del lanzamiento de los satélites medioambientales Sentinel.

Desde hace algo más de medio siglo, casi todo el mundo ha soñado en algún momento con la astronáutica: paseos espaciales, hollar la luna, sortear el cinturón de asteroides... Ramón no fue una excepción. “Siempre he tenido un perfil de ingeniero, casi desde la niñez; mis padres lo tenían claro desde mis 13 ó 14 años. No obstante, estuve en la carrera europea por ser astronauta junto a mi amigo Pedro Duque; pasé todas las pruebas, llegamos los dos al final, y él resultó elegido. Fue una experiencia muy interesante: cuando quedábamos muy pocos, la mayoría éramos de un perfil muy parecido, más científico. Estuve presente en el Kennedy Space Center de Florida para el lanzamiento del Discovery aquel octubre del 98. Cuando despegó se me quitó del todo la espinita de no haber viajado yo”. En la expedición iba John Glenn, primer estadounidense en orbitar la Tierra, que volvía al espacio con 77 años de edad (falleció en 2016).

El pedrolero Ramón Torres pertenece a la Agencia Espacial Europea desde 1989

Ramón Torres, una carrera meteórica

Ramón salió de Pedrola a los 11 años para estudiar en Zaragoza. Sus ejemplares calificaciones le llevaron a estudiar Telecomunicaciones en Madrid. “Cuando acabé la carrera había movimiento en el mercado, tuve oportunidades desde el principio. Pasé un año en el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) y luego estuve en una empresa madrileña que comenzaba en este terreno. De ahí fui a la Agencia”.

Aunque haya disparidad de criterios o ámbitos, Ramón quiere dejar claro que la ESA y la NASA no son competidoras. “Al revés; hay proyectos conjuntos, acuerdos y colaboraciones puntuales entre agencias de manera continua, lo mismo que ocurre con también con Japón en temas medioambientales y Rusia en la parcela de lanzadores. Quizá nosotros abarcamos más aspectos de investigación; de hecho, nuestros datos nutren a muchos usuarios de Estados Unidos. Las instalaciones más impresionantes del mundo están en Cabo Cañaveral... pero también impresiona el Museo de Cosmonáutica de Moscú, muy completo en el aspecto histórico; siempre hay escolares con sus profesores y conocen la materia de maravilla, desde el Sputnik y Gagarin al traje de Collins, que está allá. Para los rusos, el espacio es algo serio, más allá de la política”.

Pedrola, el pasado y el futuro

En el universo de Ramón, junto a Katwijk, la base de la ESA en Guyana y las visitas a Cabo Cañaveral, Pedrola es una estrella refulgente. “Mi pueblo es mi pueblo, aquí están amigos de siempre, conozco cada esquina... nunca dejaré de venir, aunque no sé aún dónde me retiraré. Mi padre era el administrador del Palacio de los Duques de Villahermosa; allí pude empaparme de detalles únicos del arte y la historia de Aragón, hay un archivo magnífico”.

Ramón es un orador práctico, pero su perfil científico no está exento de poesía. “El satélite más grande de la Tierra es la Luna, y no es perogrullada, sino semántica. Es el que más vueltas ha dado a la Tierra, pero los satélites que lanzamos han sido fundamentales en muchas cosas cotidianas, que no se hubieran desarrollado igual sin ellos. Uno básico es el meteorológico; el primer Meteosat lo lanzó la Agencia en 1977 y hasta entonces, las predicciones se basaban en observaciones muy puntuales. Costó mucho convencer a los propios científicos de la posibilidad de observar la meteorología desde el espacio, algo que se comprobó muy rápidamente”.

El programa Copernicus se acerca al ecuador del proyecto Sentinel. “Si todo va bien, los dos siguientes Sentinels subirán a la órbita terrestre en 2022 y 2024. En noviembre pasado hubo conferencia ministerial de la Unión Europea en Sevilla, con una gran respuesta; el programa pidió 1.400 millones de euros para financiar 6 nuevas familias de satélites en paralelo a la actual, y finalmente se llegó a los 1.900 millones. De hecho, y ya enfocamos un nuevo proyecto para finales de la década de los 20”.

El cambio climático con los datos del espacio exterior

El programa que dirige Ramón en Holanda está centrado en satélites medioambientales. "La información obtenida se aplica en mejorar la capacidad de respuesta a emergencias por catástrofes naturales, predecir movimientos de tierra para adecuar el urbanismo, informar a los agricultores para un mejor aprovechamiento del terreno... las posibilidades son inmensas".

Debido a su trabajo, Ramón es una voz autorizada para abordar la cuestión del cambio climático. "¿Hay cambio? Desde luego, y es constante, además. El nivel del mar registra anualmente un cambio medio de 3 milímetros, dato registrado con altímetros desde el espacio a partir de 1993. Por otra parte, casi todos los glaciares están en recesión, sobre todos los de tipo alpino. Hay deshielo de los casquetes polares, especialmente en el norte. Ahora bien, no sabemos cuál es la influencia de los seres humanos en este hecho; existe, pero desconocemos cuánta. El problema real está en las ganas de adueñarse políticamente de algo que debería ser cuestión de sentido común; debemos preservar nuestro entorno, independientemente de la magnitud del impacto humano. La Cumbre de Madrid fue un desastre; no es normal que los primeros pasos sean políticos para desautorizarse entre opuestos. Hay que ir por otros derroteros".

Un lanzamiento multitudinario, la Casa de Cultura y el estanco

El ‘Sentinel 1a’, con Ramón Torres Cuesta en el timón del operativo, se lanzó el 3 de abril de 2014 desde la base de la Agencia Espacial Europea en Kourou (Guyana Francesa, justo al norte de Venezuela). El acontecimiento se pudo ver en directo gracias al ‘streaming’ de la Agencia, y Pedrola lo vivió de una manera especial. Se preparó un visionado en el Auditorio de la Casa de Cultura de Pedrola, gracias a dos amigos de Ramón que habían trabajado en la agencia con dos becas, Alejandro Egido y David López; ingeniero de telecomunicaciones el primero, ingeniero mecánico el segundo, se afanaron en explicar al público que abarrotaba la sala lo que estaba pasando; de hecho, ambos habían trabajado en la misión.

Los vecinos de Pedrola siguieron todo el proceso en riguroso directo. Ramón lo recuerda emocionado. “Hice una salvedad y pedí hacer una llamada desde la sala de control del lanzamiento a la gente de mi pueblo. Fue muy emocionante: recuerdo que tras unas pocas frases no pude seguir hablando”. Además de Egido (trabaja en la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica del Gobierno de Estados Unidos, la NOAA) y David López (ingeniero industrial) también hay otro pedrolero que ha pasado recientemente por la Agencia Espacial Europea: el ingeniero de telecomunicaciones Óscar Marín, radicado en Madrid.

Ramón se congratula por otro hecho derivado de aquél día histórico para Pedrola. “He comprobado estos años que hay mucha más gente del pueblo que muestra un interés grande por asuntos relacionados con el espacio exterior. Se nota en el tipo de preguntas que me hacen cuando vengo”.

El ingeniero pedrolero explica la idoneidad de la base de Kourou para los lanzamientos de la ESA. “Los satélites geostacionarios necesitan todo el impulso posible, porque son más grandes y vuelan más alto; te hablo especialmente de los de telecomunicaciones, que rondan las 8 toneladas. Si se lanza hacia el Este desde el ecuador, se aprovecha la rotación de la Tierra en la velocidad inicial de lanzamiento y se llega con más facilidad a la órbita correspondiente. Además, hay mar abierto al este y al norte; si algo falla y el aparato cae, lo hace en zona libre de población. El Sentinel está en 2,4 toneladas, es uno de los grandes dentro del segmento de observación. Dentro de poco asistiré como observador al lanzamiento del Solar Orbiter desde Cabo Cañaveral; será el 5 de febrero”.

Carmen Cuesta Sinués

La madre de Ramón recuerda con tanta ilusión el mentado día del lanzamiento como el que protagonizó Ramón meses después como pregonero de las fiestas de Pedrola. Dotada de la fuerza que caracteriza a las personas acostumbradas a trabajar duro, está orgullosa del oficio que ha marcado su vida. “Soy la quinta generación de estanqueros de Pedrola; desde muy joven ya empecé a ayudar. En la casa de los duques de Villahermosa viví 46 años, ahí nacieron mis cuatro hijos y fuimos muy felices. La duquesa confiaba mucho en mí, viví el día a día con ella en largas conversaciones... y también solíamos ir a comprar chocolate en Casa Zorraquino”.

Qué visitar en Pedrola, en la Comarca de la Ribera del Ebro

El municipio. Cuenta con una superficie de 113,7 kilómetros cuadrados. Su censo de habitantes se sitúa actualmente en 3.568 personas.

Alcaldía. Actualmente, la máxima autoridad del municipio es Manuela Bergés (PSOE). Web municipal: pedrola.es.

El más señalado es el Palacio Ducal de Villahermosa; restaurado por Romero Aguirre, a petición de la duquesa doña Pilar Azlor de Aragón, es un magnífico ejemplo de arquitectura civil. Su construcción se debe, en la parte más antigua, a don Martín de Gurrea y Aragón (1550-1581). La iglesia parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles data del siglo XIV. El edificio actual es el resultado de dos ampliaciones, en los siglos XVI y XVIII.

Personajes más conocidos de Pedrola

El cómico y presentador televisivo Miki Nadal es uno de los pedroleros más conocidos, y ejerce de embajador de su localidad natal. El matador de toros y personalidad internauta Imanol Sánchez, que reside en el pueblo, es otro natural de Pedrola con repercusión mediática.

Consulta los reportajes de 'Aragón es extraordinario'

Etiquetas
Comentarios