Despliega el menú
Aragón

aragón es extraordinario

Cardiel y el ‘fragatini western’, un viaje fílmico a los años 60

Entre 1965 y 1972 se rodaron casi 30 películas ambientadas en el Oeste americano a las afueras de Fraga.

Foto de Fraga
Diego Tejera en las ruinas del poblado fragatino de Cardiel, sede de los exteriores de los spaghetti western
Laura Uranga

Vive en Miralsot, una pedanía de Fraga muy cercana a la cabecera del municipio, y trabaja en toda el área circundante a la capital del Bajo Cinca, pero su mente tiene sitio para un recuerdo que ya ha cumplido medio siglo, una historia de historias que acaeció en su niñez y que luego ha analizado de manera pormenorizada. El realizador y fotógrafo Diego Tejera es la mayor autoridad aragonesa en el mundo del ‘spaghetti western’ y una de las voces más avezadas de España en el análisis de aquél caudal de filmes rodados entre España e Italia en los años 60 y principios de los 70, más de 500 películas; casi 30 de ellas rodaron exteriores en esta zona de Aragón, en escenarios repartidos por Chalamera, Alcolea de Cinca, Ballobar y, sobre todo, el poblado de Cardiel, a 12 kilómetros de Fraga en dirección Zaragoza, muy cerca de la autopista y de la parcela en la que se desarrollará nuevamente este próximo verano el festival de música electrónica Monegros Desert, de impacto mundial; una creación, por cierto, de la saga fragatina de los Arnau.

Diego es un coleccionista de películas, carteles y abundante documentación sobre el periodo en el que los estudios de los hermanos Balcázar, aliados con el director y guionista Ignacio F. Iquino, hicieron las mentadas dos docenas largas de películas del oeste entre el poblado de Esplugues de Llobregat –donde estaban los elementos arquetípicos de estas cintas, como el ‘saloon’, la cárcel, la tienda o el abrevadero– y el fragatino de Cardiel, donde se rodaban otras escenas de exteriores. La acción se circunscribió al período comprendido entre 1965 y 1972. “Hace ocho años montamos la muestra itinerante ‘Fraga City, ciudad sin ley’, centrada en estas películas. Allí se hablaba de los directores, los rodajes y estrellas como el aragonés Fernando Sancho o Dean Reed, el Red Elvis, artista y activista; su propia vida daba para una película y estuvo a punto de hacerse. Apareció muerto en Berlín en 1986”.

Diego ha accedido a visitar el poblado de Cardiel con un poco de caracterización; chaleco, cinturón de munición, botas, dos pistolas de juguete muy logradas y un sombrero de ‘cowboy’. “Las casas del poblado son particulares, pero el ayuntamiento ha puesto una caseta y unos baños para atender a las visitas puntuales; se hace alguna fiesta aquí durante el año, y también actividades Starlight; dada la nula contaminación lumínica, es un sitio perfecto para ver las estrellas. Creo que el lugar podría ser un indudable reclamo turístico con un poco de acondicionamiento”.

Nuevos proyectos en Cardiel

Diego anda con un par de proyectos interesantes entre manos. “Paco España hizo un libro sobre el poblado de los Balcázar en Esplugues, y su colaborador Javier Ramos acaba de sacar uno sobre el que albergó en su día la Comunidad de Madrid; ese espacio se ha rehabilitado parcialmente, poniendo nombres a las antiguas calles con títulos de películas, y el proyecto se presentó hace unos días en Fitur, con la idea de fraguar un proyecto turístico. Javier viene ahora a Fraga para hablar conmigo de un libro sobre el poblado de Cardiel y aquellas películas, y me encantaría hablar luego con las instituciones para ver si podemos bocetar una idea similar a la de Madrid en Fraga. Hay chicos de la zona que quieren hacer un corto aquí; hace poco se hizo un documental sobre el tema, estudiantes catalanes que lo hicieron como proyecto fin de carrera, hablaron con directores de aquél entonces en diversos puntos de España y el extranjero”.

El documental catalán ‘Goodbye Ringo’, de Pere Marzo, se hizo eco del ‘spaghetti western’ de los Balcázar y sus escenarios aragoneses. Diego quiere hacer un cortometraje al respecto. “Y usar el Super 8, me hace ilusión ese toque vintage que le da a las filmaciones. Yo trabajé en TVE 16 milímetros, toda una experiencia. También me gustaría organizar proyecciones aquí, quizá con una carpa translúcida e imágenes de fuera adentro, para recrear en el interior un duelo al sol... o hacer cine con pianista y juegos de luces y sombras: hay muchas posibilidades. Hay una compañía almeriense, Niño Leone, especializada en exhibiciones y actividades temáticas, que está interesada en hacer cosas aquí; me han pedido asesoría. Hay muchos más aficionados a este cine de lo que creía”.

El primero es él, desde luego; su hijo, que ya trabaja en el sector junto a su padre, no le va a la zaga. De momento es Diego, réplicas de pistola al cinto, el que se mantiene alerta mientras camina entre las calles de Cardiel. Por si las moscas.

Recuerdos vívidos en Fraga y el futuro que se puede construir

El cine y la música son dos elementos de peso a la hora de alimentar los impulsos culturales en Fraga. En el caso del ‘spaghetti western’, los planes de los mentados hermanos Balcázar iban más allá de tener Cardiel como una sede secundaria; planeaban traerse sus estudios completos desde Esplugues de Llobregat a los Monegros, aunque finalmente no cristalizó aquella idea. Las dificultades derivadas de su incesante actividad y el pobre resultado comercial de muchas de aquellas películas desembocaron en un telón singular: la última película del género rodada por los Balcázar, ‘Le llamaban Calamidad’, utilizó imágenes de la quema y demolición del poblado de Esplugues.

De las películas rodadas en Fraga destacaron ‘Pistoleros de Arizona’ (1965), ‘Una pistola para Ringo’ (1965) y ‘El retorno de Ringo’ (1966), amén de ‘Yankee’, también de 1966, dirigida por el italiano Tinto Brass. El realizador transalpino ha pasado a la historia del cine como erotómano: también hizo ‘Calígula’, ‘Cosi Fan Tutte’ o ‘Los burdeles de Paprika’. “Había nombres que se repetían, como Giuliano Gemma o el director Duccio Tessari, pero en otras ocasiones los actores se cambiaban el nombre y rodaban varias películas en un mismo mes”, aclara Diego.

Además de la muestra de Diego Tejera, en 2012 también destacó en Fraga la muestra ‘Adiós amigo’, del fotógrafo valenciano Sergio Belinchón, producida por la Diputación Provincial de Huesca. Ahora, Diego se plantea recuperar aquella exposición, con hallazgos añadidos, y llevarla a nuevos escenarios. Además, se congratula de otra buena noticia; la posibilidad de que el cine Florida de Fraga vuelva a la actividad. “Es propiedad de la familia Arnau, ha sido un emblema de la ciudad y ahora parece que se ha llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento para que regrese a la actividad; está en un sitio perfecto, tiene mucha solera, un buen aforo... dará un gran servicio a Fraga, que con 15.000 habitantes debe tener un cine; localidades con 15 ó 20 veces menos población como Mequinenza o Candasnos los tienen, y muy bonitos además. He hablado con la Asociación de Cine de Candasnos, para presentar allá mi corto si consigo sacarlo adelante. Ese cine tiene un encanto especial, me recuerda un poco al de ‘Cinema Paradiso’, salvando las distancias. Me identifico un poco –ríe– con el niño protagonista, Totó”.

Vídeo de Fraga en 'Aragón es extraordinario'

Monegros Desert Festival

Tras unos años en barbecho, que la familia Arnau atribuyó a problemas administrativos en los terrenos ocupados tradicionalmente por el evento, el Monegros Desert Festival regresa este verano con uno de sus clásicos carteles abarrotados de estrellas de la música electrónica... ya han trascendido medio centenar de nombres, con varias figuras de alcance mundial entre productores y DJ, y aún quedan más de 40 artistas por confirmar. Lo curioso es que la parcela del festival está prácticamente a la altura de Cardiel, al otro lado de la Nacional II.

Fraga diversifica sus expresiones artísticas entre el ayer y el hoy

En el corazón de Fraga, el arte se abre paso en abundancia. El mural que reviste todo el paño externo del edificio situado en la esquina de la calle Santa Águeda, en el corazón de la antigua morería, es un estallido controlado de color que alegra la vista en el centro de un conglomerado de calles con una considerable pendiente y tendencia al esquema intrincado. A apenas unos metros, el palacio de Montcada se alza majestuoso con la impronta cultural adquirida en las últimas décadas. Este caserón de sillería construido a finales del siglo XVII se alza junto al antiguo castillo árabe y desde 1986 se recuperó como Centro Cultural; alberga en lo que fuera en su día torreón carcelario la Biblioteca Municipal, un salón de actos, archivo histórico, salas de exposiciones y un museo dedicado a las tradiciones fragatinas. Muy cerca está la iglesia de San Pedro; se trata sin duda de la principal referencia de arquitectura religiosa de la ciudad, y fue levantada en el siglo XII por orden de Ramón Berenguer IV en honor a su esposa Doña Petronila. Ocupa el lugar en el se alzaba la mezquita, sus capiteles escenifican la lucha del bien contra el mal y su torre es la referencia visual de la ciudad.

Cómo llegar a Fraga

Comarca. Bajo Cinca.

Desde Huesca, su capital de provincia, hay 103 kilómetros vía Sariñenapor la A-131 y 118 kilómetros por la A-22, ruta algo más rápida debido a las condiciones de la vía. Dista solamente 30 kilómetros de Lleida, ciudad con la que existe una estrecha relación en términos económicos, de consumo cotidiano, educativos y culturales.

Fraga y su esencia

La Faldeta. Desde el año 1977 se celebra oficialmente esta Fiesta de Interés Turístico Nacional, en la que habitantes de la ciudad de todas las edades salen a la calle a lucir el traje típico en homenaje a ‘Les Dones de Faldetes’, las mujeres de Fraga que hasta finales del siglo XX vistieron a diario la indumentaria tradicional.

El coc de Fraga. Es uno de los dulces más apreciados del Bajo Cinca y de toda la provincia de Huesca; se trata de un postre rectangular (40 x 30 centímetros) que se asienta sobre una masa muy fina (menos de medio centímetro de grosor) en la que se ajedrezan rodajas de membrillo, manzana y nuez o almendra desmenuzada. 

Reportaje de la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios