Despliega el menú
Viajes

turismo

Las rutas históricas más curiosas de Aragón

Los calabozos medievales, las trincheras de la Guerra Civil o los castillos que habitó el Cid son algunos de los reclamos de recorridos muy singulares dentro de la Comunidad.

ARAGÓN, PUEBLO A PUEBLO. TORRE DE ARCAS. ANTIGUA CÁRCEL / 16-07-2018 / FOTO: LAURA URANGA [[[FOTOGRAFOS]]] [[[HA ARCHIVO]]]
Torre de Arcas, una de las mazmorras del Matarraña, ahora, accesibles
Laura Uranga

Aragón es una tierra de imponentes altitudes y magníficas latitudes. No importa en qué sentido se recorra su rosa de los vientos, cada uno de sus rincones descubre, por sí mismo, un paraje sorprendente. Hay rutas de raigambre histórica que apasionan a los más leídos y otras que simplemente muestran la explosión de la naturaleza en esta singular primavera. A continuación se detallan algunos de los recorridos más curiosos y disfrutables que brinda la Comunidad.

LAS CÁRCELES DEL MATARRAÑA

Hasta Iker Jiménez se ha dejado seducir por sus fuerzas telúricas: el Matarraña está repleto de árboles centenarios, pequeños altares de piedra y rincones mágicos como los puertos de Beceite y los meandros del ríos Mezquín. Además, en ningún otro lugar de España se concentran y conservan tantos calabozos como en el Matarraña, donde los grilletes, las argollas y los cepos de madera con los que se sujetaba a los reos se han ganado, desde 2002, una ruta turística propia. Son cárceles de hace 300 y 400 años, que suelen estar ubicadas bajo los ayuntamientos y se utilizaron hasta el siglo XX, cuando estas estancias pasaron a convertirse en almacenes municipales. Los muros son de sillería y las mazmorras no acostumbran a tener ventilación alguna. Algún maniquí en su interior evidencia el infortunio de quienes se veían allí privados de libertad. La prisión de Calaceite es de un solo calabozo, como las de Valderrobres y Fuentespalda, pero también se conservan cárceles de varias mazmorras (Monroyo, Peñarroya de Tastavins) y espeluznantes presidios con pozos de arresto, como los de La Fresneda o Ráfales, donde, literalmente, se arrojaba y se dejaba morir a los reos.

CAMINO DEL CID / ARIZA / 9-08-07 / FOTO: NOELIA SAN JOSE [[[HA ARCHIVO]]]
Cartel indicativo del Camino del Cid a la altura de Ariza
N. San José

EL CAMINO DEL CID

‘Sidi’, la última novela de Arturo Pérez-Reverte, ha vuelto a poner este camino de actualidad. En él se siguen los pasos del legendario Rodrigo Díaz de Vivar, en un periplo viajero de Burgos a Valencia. Como es obligado, el Cid recorre gran parte de la geografía aragonesa y Pérez-Reverte siembra su texto de localizaciones como el palacio de la Aljafería o el paraje de Alcocer, en las proximidades de Ateca. En su destierro con medio centenar de hombres, el Cid pasó por Zaragoza, donde estuvo al servicio de la taifa musulmana con los emires Al-Mutamán y Al-Muqtadir allá por los años 1081-1086. Sus idas y venidas le llevaron también por Terrer -donde el Campeador "libró gran batalla"- o El Poyo del Cid , donde el caballero burgalés acampó quince semanas. Ariza es la primera población aragonesa que aparece en el cantar de gesta, en el que se narra cómo el Cid cabalga con sus mesnadas por los valles del Jalón y del Jiloca, hace pagar tributo a Daroca, y en Cella reúne a sus soldados para preparar el envite de Valencia. oda una lección de geografía aragonesa que hoy, entre mojones, esculturas y paneles puede volver a recorrerse sin pagar vasallaje y con los salvoconductos que se sellan en las oficinas de turismo y en los consistorios. Explican desde el consorcio que reúne las localidades cidianas (el Camino del Cid recorre 387 poblaciones) que se está revisando la señalización senderista y ciclista de la ruta. Se calcula que son unos 6.000 los viajeros que recorren anualmente el Camino aragonés del Cid.

[[[HA ARCHIVO]]]
La escultura dedicada a Sancho Panza en su ínsula Barataria de Alcalá de Ebro.
Heraldo

PEREGRINOS EN EL EBRO

Aunque sabido es que el Camino de Santiago ‘oficial’ aragonés es el que entra por el Somport, hay otras rutas jacobeas alternativas que, además, permiten venerar al apóstol en el Pilar de Zaragoza. Según ciertas leyendas y documentos del medievo, Santiago pudo recorrer la ribera del Ebro, donde vivió la aparición de la Virgen sobre un pilar el 2 de enero del año 40 d.C. El Camino Jacobeo del Ebro no lleva la fama y las hordas de peregrinos sí tienen los itinerarios del norte, tanto el que baja de Roncesvalles como el del Somport, las vías más practicadas desde el siglo XII. Sin embargo, con la España de la Reconquista, cuando los cristianos recuperaron el valle del Ebro, no fueron pocos los fieles de países mediterráneos que llegaron en embarcaciones hasta Amposta, penetrando por el delta, para iniciar su andadura hacia Finisterre. Así, la ribera del río fue acumulando peregrinos como atestiguarían años más tarde los templos, las hospederías y los monasterios que fueron surgiendo en todos sus recodos. Entre el delta del Ebro y hasta alcanzar Logroño, donde todos los caminos se vuelven uno hasta llegar a Santiago, transcurren unos 440 kilómetros. Esta andadura, que comienza oficialmente en San Carlos de la Rápita, no tarda en adentrarse en territorio aragonés (Mequinenza, Fabara...), por donde cruza una treintena de pueblo de cinco diferentes comarcas. El recorrido transcurre sobre los que en su día fueron vías antiguas correspondientes a calzadas romanas, cañadas reales, vías pecuarias o caminos de herradura, que antaño fueron utilizados para caballería y carretas. También, en muchos tramos la señalización se superpone con la de la GR99, que es el Camino Natural del Ebro, un hermano gemelo con el que serpentea por obra y gracia de los meandros del río,

Inauguración de la remodelación del GR-11 / Foto FAM [[[FOTOGRAFOS]]] [[[HA ARCHIVO]]]
Inauguración de la remodelación de los senderos de la GR-11.
FAM

GR-11, EXPLOSIÓN NATURAL

Variedad de paisajes y exuberante entorno natural es lo que ofrece la ruta transpirenaica GR-11, que franquea los Pirineos desde el Cantábrico hasta el Mediterráneo. Este Gran Recorrido (de ahí sus siglas) se realiza exclusivamente a pie y se completa en cinco semanas (unas 35 jornadas montañeras), necesarias para salvar la distancia que separa al Cabo Higer del Cabo de Creus. La ruta se adentra en los muchos encantos que el Pirineo ha reservado al País Vasco, a Navarra, a Cataluña y, por descontado, a Aragón, donde descansan unos 194 kilómetros de los más de 700 que la conforman en total. Aunque sus atractivos son innumerables, se puede centrar el tiro en algunas sugerentes y sustanciosas excursiones que pueden hacerse en el día a través de los valles de Ansó, Echo, Aragón, Tena, Ordesa, Gistaín, Benasque... La faja de Tormosa, la cumbre del Garmo Negro o las grutas heladas de Lecherines son solo algunos de los rincones que se descubren en este camino en el que toca seguir las marcas rojas y blancas pintadas en los mojones y las piedras. La GR-11 regala paisajes naturales de lo más variado: ibones, cimas, cuevas, dólmenes, sendas olvidadas, sierras calizas… ¿Qué tiene esta ruta de histórica? Cualquier lugar en el que se quiera detener uno: por ejemplo, la cueva de las 'güixas' Villanúa, lugar de reunión, en noches de luna llena, de las llamadas brujas.

comarca de los monegros patrimonio cultural. ruta orwell /foto Patricia Puertolas/ [[[HA ARCHIVO]]]
Las trincheras pueden recorrerse en la comarca de Los Monegros
Patricia Puertolas

LA RUTA ORWELL

No son pocos los medios que han recomendado estos días el libro ‘Homenaje a Cataluña’, publicado hace 80 años, y en el cual George Orwell relató su experiencia en la Guerra Civil española. Muchos de los parajes descritos hacen referencia a lugares como monte Iranzo o monte Pucero, ubicados en la sierra de Alcubierre, dado que el escritor británico estuvo combatiendo en Aragón dos meses y esta experiencia marcó su vida. Un puesto de mando, un vivac o un nido de ametralladoras son algunos de los espacios recreados en las trincheras en medio de los Monegros. La comarca se ha encargado de cuidar y mimar este legado y, además, acostumbra a preparar recreaciones históricas en colaboración con los ayuntamientos de Alcubierre y Robres, donde existe un centro de interpretación de la contienda. La de Orwell ha sido distinguida varios años de forma consecutiva, como una de las mejores rutas turísticas de Aragón por los usuarios del portal RedAragón. Las visitas guiadas se realizan desde la inauguración en 2006. 

Etiquetas
Comentarios