Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Trucos de cocina 

El huevo duro perfecto sí existe y este es el único método para conseguirlo

Aunque se trata de una sencilla (y socorrida) elaboración, conseguir la cocción ideal es cuestión de tiempo y de algún que otro truco. 

Huevo cocido
Un huevo cocido perfecto requiere un tiempo de cocción de entre 10 y 14 minutos.
Freepik

¿Existe algún alimento en la cocina que sea más versátil que un huevo? La posibilidad de cocinarlo de diferentes formas y su buena adaptación a un sinfín de recetas lo convierten en un alimento indispensable en la despensa. Unos deliciosos huevos rotos, en tortilla de patatas (con o sin cebolla), con tomate... Las posibilidades son infinitas, por lo que hay que aprovechar esa característica y, además, beneficiarse de los provechos que tienen para la salud, más aún si se trata de un huevo duro. 

Esa es una de las formas más habituales de disfrutarlo, ya que su elaboración es sencilla y muy socorrida. Sin embargo, pese a la aparente sencillez de la receta, no todo el mundo es capaz de dar con el huevo cocido perfecto. El secreto, además de no lavarlos nunca y de no guardarlos en la puerta de la nevera, está en el tiempo de cocción y en el método empleado. 

Este es el único método para conseguir un huevo cocido perfecto 

La revista 'online' Kitchn ha llevado a cabo un experimento para comprobar cuál es el método más adecuado para conseguir el huevo cocido perfecto. Tras analizar siete formas diferentes de hervirlos, han llegado a la conclusión de que solo con una de ellas se alcanza la perfección. El truco consiste en hervir unas 12 tazas de agua (unos 3 litros) en una olla grande un máximo de seis huevos durante 30 segundos. Después, hay que tapar la olla, bajar el fuego y cocer a fuego lento durante 11 minutos. Aunque pueda parecer mucha cantidad de agua para solo seis huevos, es la medida para que queden perfectos. Eso sí, si se pretenden cocer más de esta cantidad, habría que buscar otro método que no requiera tanta agua. 

Una vez cocidos, es recomendable dejar los huevos en agua con hielo durante 15 minutos. Esto facilitará la tarea de pelarlos, ya que evita que las claras se peguen a la cáscara. Además, es habitual que, con este método, la cáscara se desprenda de una solo pieza y se consiga una textura muy tierna en las clara. 

Etiquetas
Comentarios