Gastronomía

Gastronomía

Nunca más laves los huevos (y estos otros alimentos) antes de cocinarlos

Manipular de forma incorrecta los productos podría poner en riesgo tu salud.

Las frutas y las verduras sí que deben lavarse antes de cocinarse.
Las frutas y las verduras sí que deben lavarse antes de cocinarse.
Freepik

La salud y la alimentación forman un binomio inseparable ya que dependen una de la otra. Comer de forma saludable conlleva un buen estado de bienestar en todos los sentidos, desde los alimentos para mejorar la vista hasta aquellos productos para prevenir el cáncer, como las lentejas. La salud mental también se puede mejorar desde la cocina, otro motivo más para ser conscientes de la importancia de alimentarse de forma correcta.

La salud no solo se puede ver en riesgo por los alimentos que se ingieren, si no por la forma de manipularlos y conservarlos. El primer error es guardar algunos alimentos en la nevera que no deberían almacenarse ahí o desechar otros productos que pueden consumirse aunque estén pasados de fecha. Otra equivocación es lavar los siguientes alimentos antes de cocinarlos:

Huevos: antes de ser puestos a la venta, los huevos (que se pueden cocinar de diversas formas distintas) son cubiertos por una capa protectora que aísla a las bacterias y evita que contaminen a otros alimentos. Si se lavan, esa película se elimina y, al romper el cascarón, el germen podría pasar al alimento que luego se ingiere.  Carne cruda: sea cual sea el tipo de carne nunca hay que lavarlo antes de cocinarlo ya que las bacterias que contienen se eliminarán al elaborarlas. Si se lavan, el agua salpicará las bacterias por otras zonas de la cocina. Lo recomendable es eliminar el exceso de agua de la carne antes de cocinarla con toallas de papel.  Champiñones y setas: la humedad es el peor enemigo de estos alimentos, por lo que lavarlos no es la mejor opción. Si la parte superior estuviera muy sucia, lo más recomendable es pelar los champiñones, solo en el momento previo al cocinado. La pasta: este habitual alimento, que ayuda a prevenir los ataques cardiacos, no debe limpiarse antes de cocinarse ni después. Si se hace antes, se pierde el almidón, sustancia que interesa mantener para que la salsa se adhiera mejor a la pasta.  Alimentos congelados: a menudo se tienda a lavar estos productos para acelerar su descongelación pero es una acción que rompe la cadena del frío. Tampoco hay que lavarlos aunque ya se hayan descongelado.Las frutas o las verduras con piel comestible, las latas que contienen alimentos, los frutos secos, los tubérculos o las legumbres, entre otros, son alimentos que sí se deben lavar antes de cocinar.

- Ir al suplemento de gastronomía

- Ir al suplemento de salud

Etiquetas
Comentarios