Despliega el menú
Economía

emprendedores

Eureka Zaragoza: "Aunque ahora dejasen organizar extraescolares en el colegio, muchos padres se han buscado una alternativa fuera"

Madre e hija fundaron la compañía en 2009 y acaban de lanzar actividades por internet para "reinventarse" y adaptarse a las restricciones por la covid.

Mar Dubón y Diana Millán, madre e hija, en la sede de Eureka Zaragoza en Dovela Coworking.
Mar Dubón y Diana Millán, madre e hija, en la sede de Eureka Zaragoza en Dovela Coworking.
Oliver Duch

Las fundadoras de Eureka Zaragoza, compañía de actividades extraescolares, se convirtieron en emprendedoras en la crisis anterior. Mar Dubón y Diana Millán, madre e hija, decidieron en 2009 crear su compañía, en un momento en el que ambas afrontaban el inicio de una nueva etapa laboral. Llevan más de una década en el sector, pero  afirman que las restricciones de la crisis sanitaria por la covid les han obligado casi a volver a empezar. "Hacemos ahora 11 años pero con la pandemia es como reinventarnos, pero con muchas más trabas", confiesa Mar.

Las compañías de extraescolares se sitúan entre las más castigadas por las medidas para contener los contagios, porque desde el sector calculan que han perdido casi toda su actividad, respecto al curso pasado, por las restricciones en los colegios. "Aunque dejasen ahora organizar extraescolares en los colegios, vemos complicado llegar a hacerlas ya que muchos padres se han buscado una alternativa fuera como ir a un club deportivo o a una academia", teme Diana.

En 2009, un año marcado también por una crisis, la inmobiliaria y financiera, Mar se había quedado en paro tras el paso por una multinacional, y Diana, licenciada en Educación Física y jugadora de fútbol, volvía de Valencia donde había vivido tres años  tras ser fichada por el Levante, después de pasar por el equipo femenino del Zaragoza. "Allí entrenábamos por la tarde y por la mañana eché currículums y tuve la suerte de trabajar. Estuve en una empresa de actividades extraescolares y dando clases de mantenimiento a personas mayores", recuerda de esa etapa.

Cursos por internet

Con la experiencia de ambas, una en la parte comercial y otra en la enseñanza y deportiva, "decidimos crear una empresa de extraescolares, colonias urbanas y ocio y tiempo libre. Había empresas pero pensamos que todavía había hueco", añade Mar. Comenzaron con extraescolares y luego fueron incorporando las colonias en vacaciones y el servicio de madrugadores para los colegios. Recuerdan que comenzar en el inicio de una crisis es complicado, pero entonces "ya sabías a lo que te enfrentabas porque habías abierto en la crisis".  Ahora, es distinto porque ha llegado de repente y las restricciones hacen más complicado buscar alternativas.

Ellas han optado por clases 'online', que acaban de lanzar. No pueden mantener las actividades de deportes en grupo que daban en los colegios como fútbol, patinaje, baile moderno o gimnasia rítmica, pero han buscado otras como inglés, música, guitarra, manualidades, 'mindfulness' y yoga. Las hay dirigidas a niños de Infantil (con sus padres), de Primaria y jóvenes hasta 16 años. Hay otras enfocadas a necesidades surgidas en el confinamiento como la confección y la  gimnasia para mayores. "Las personas mayores que no puedan salir tanto a la calle por la pandemia, que puedan hacer actividad física" , apunta Diana.

Frente a los vídeos han optado por clases retransmitidas en directo. "En el confinamiento la gente se ponía vídeos de las diferentes actividades,  pero las que hacemos son en directo y puedes empatizar más con el profesor y otros compañeros". El coste es similar a las presenciales, entre los 20 y los 35 euros al mes.

"Arrepentirnos, no, pero estar preocupadas, sí. Ves que pasa un día y no adelanta y vamos para atrás"

Se han mantenido siempre como una empresa pequeña. "Nos gusta manejarla nosotras", confiesa Mar. Actualmente tienen a 20 personas en plantilla, fijos discontinuos, pero han llegado a tener 35. Tuvieron que hacer ERTE para los monitores en marzo, cuando se cerraron los colegios en el primer estado de alarma, hasta que han podido reiniciar algunas actividades.

El espíritu emprendedor lo llevan en los genes. "Mi padre tuvo un taller de mecánica, era autónomo y mis hermanos siguieron con él", apunta Mar. "Lo he vivido en casa. Ya sabes lo que te vas a encontrar", explica, sobre las preocupaciones que conlleva ser autónoma.Cree que esa vocación la ha heredado también su hija.

Pese a las dificultades de este año, aseguran que no lamentan haber emprendido en su día. "Arrepentirnos, no, pero estar preocupadas, sí. Ves que pasa un día y no adelanta y vamos para atrás", confiesan. De momento, afirman que las clases por internet, que empiezan el 1 de diciembre, están teniendo "buena acogida", según las primeras consultas de familias interesadas.

La actualidad de la covid-19, minuto a minuto.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.  

Etiquetas
Comentarios