Despliega el menú
Economía

economía

Mascarillas, gel y mamparas para hacer la declaración de la Renta en Zaragoza

El servicio se presta este año en la sede de la Agencia Tributaria en Albareda. Pese a abrirse un mes tarde y con la mitad de personal por la covid-19, desde Hacienda piden "tranquilidad" y aseguran que habrá citas suficientes.

Este año para acudir a las oficinas de la Agencia Tributaria a hacer la declaración de la Renta no basta con llevar la documentación sino que es imprescindible el uso de mascarilla, una de las medidas sanitarias obligadas por la pandemia causada por al covid-19. Ni el retraso de casi un mes en la puesta en marcha del servicio, inaugurado este lunes, ni las restricciones para prevenir contagios han desanimado a algunos contribuyentes fieles a la atención en las oficinas. "Estábamos deseando que abrieran. Hemos estado pendientes y en cuanto vimos que se podía, llamamos", ha explicado Rosa Lasierra, que esperaba a su marido en la fila de la sede de la Agencia Tributaria en la calle Albareda donde se confeccionan rentas este año, en lugar de en el espacio de la plaza de San Pedro Nolasco en Zaragoza cedido en los últimas casi dos décadas por la DGA.

"Nos parece un servicio muy cómodo. Nos da la tranquilidad de que te atienden personas que saben lo que hacen", ha añadido. En su caso, no se habían planteado otro servicio de ayuda como internet o el teléfono. Si no hubieran llegado a abrir las oficinas en toda la campaña, que finaliza el 30 de junio, hubieran ido a una gestoría.

Solo con cita previa

Solo pueden entrar al edificio de la calle Albareda las personas que tengan cita, que se pide por teléfono, internet o la app de la Agencia Tributaria. Algunos contribuyentes hacían corrillo en la puerta para anotar los teléfonos para solicitarla. Raquel había intentado llamar en varias ocasiones sin éxito y al final había optado por hacerla por internet. Había sido su primera vez. "Me sale a pagar porque tuve dos pagadores", lamentaba. Y se quejaba de que los teléfonos para coger cita sean de pago.

Jana Romero, que había acudido con su hija Martina de un año, salía contenta porque no esperaba que le saliera a devolver. "Me han dado la alegría del día", confesaba. También había esperado a que empezar la atención presencial porque "tenía que incluir a la niña en la declaración y necesitaba que me atendieran. Otros años la he hecho por la app, que es muy cómoda". Pidió cita por internet el viernes y le dieron a elegir entre estos tres primeros días. 

Dentro del edificio se ha reservado un espacio en la planta baja para la Renta, con 16 puestos de atención, la mitad que una campaña normal. Hay alfombras desinfectantes a la entrada del edificio, gel antes de acceder al espacio de Renta y en la sala de espera apenas media docena de solitarias sillas separadas por dos metros de distancia de seguridad. Una persona del servicio de limpieza desinfecta cada mesa y silla después de levantarse cada usuario. En el resto de la planta se ven muchas mesas vacías porque parte de los funcionarios del edificio siguen teletrabajando desde casa. Nada de aglomeraciones ni esperas.

Más de 23.300 citas telefónicas en Aragón

"Se mantiene la distancia de seguridad en las zonas comunes y entre puesto y puesto, aunque hay mamparas", ha explicado Paloma Villaro, la delegada especial de la Agencia Tributaria en Aragón. Ha querido lanzar un mensaje de "tranquilidad" a los contribuyentes que esperan citas. "La apertura más tardía no quiere decir que la demanda presencial no se vaya a atender", ha asegurado.  Y esto será así porque calculan que  el servicio de confección de declaraciones por teléfono que comenzó el 7 de mayo ya ha absorbido a "más de la mitad de los contribuyentes atendidos en la campaña anterior en las oficinas", que habrían optado por el teléfono o internet. 

Este año se ha reforzado el servicio telefónico 'Le llamamos', por el que tras pedir cita Hacienda llama al contribuyente para hacer la declaración. "Se ha multiplicado por seis su capacidad con la idea de suplir la asistencia presencial mientras esta no ha sido posible", ha añadido. Desde su inicio se han atendido a 18.612 contribuyentes aragoneses por teléfono y han concertadas más de 23.300 citas. El número de citas presenciales ha explicado que es más difícil de calcular este año. En los tres primeros días se han dado 1.200 citas en Aragón, pero todavía se pueden dar más diarias, ya que se está probando el número que se pueden asumir con las restricciones actuales. 

Se abren citas para dos o tres días y cuando se llenan se vuelven a abrir otras. "Si alguien llama y le dicen que no hay cita es simplemente que no hay para los próximos dos o tres días", ha aclarado. Por ello, tendrá que insistir. 

El objetivo de la agencia es que las personas que necesitan asistencia opten por el servicio de atención telefónica y el presencial sea "complementario". Villaro ha recalcado que "la prestación del servicio telefónico es el mismo que el presencial, con la ventaja de que no se tiene que acercar a las oficinas". 

El servicio de confección de declaraciones se presta en Zaragoza, Ejea de los Caballeros y Calatayud, Huesca, Monzón, Teruel y Alcañiz. Se puede pedir cita para acudir a las oficinas por internet ( www.agenciatributaria.es) a través de la aplicación móvil de la Agencia Tributaria y en los teléfonos 901 22 33 44 o 91 553 00 71 (operador, de 9 a 19 horas, L-V) y en el servicio automático 24 horas, 901 12 12 24 o 91 535 73 26. El último día para pedir cita previa será el 29 de junio, el anterior al final de campaña.

Este año está previsto que presenten la declaración de la renta unos 711.800 aragoneses, de los que 436.000 ya lo habrían hecho, principalmente por internet (www.agenciatributaria.es), según los últimos datos de la Agencia Tributaria. 

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Toda la información sobre la desescalada y sus fases, en HERALDO.

Etiquetas
Comentarios