Despliega el menú
Baloncesto

casademont Zaragoza

Salónica ya no asusta

El Casademont Zaragoza visita al Paok, viejo conocido de la afición rojilla venido a menos, en busca de su cuarta victoria en Champions League

Robin Benzin, a su salida del Príncipe Felipe para partir hacia Grecia.
Robin Benzin, a su salida del Príncipe Felipe para partir hacia Grecia.
TONI GALAN

La sexta jornada de la Champions League, el viaje a la baloncestística ciudad de Salónica, ofrece al Casademont Zaragoza la oportunidad de lamerse las heridas de la contundente derrota encajada el pasado domingo en la Fonteta de Valencia. Los de Porfirio Fisac se miden este miércoles (18.00, Aragón Televisión) a un rival, el Paok, que nada tiene que ver con el temible equipo que se codeó con los más grandes de Europa en las décadas de los años 80 y 90, cuando llegó a ganar una Recopa al extinto Club Baloncesto Zaragoza de los Arcega, Kevin Magee o Mark Davis. 

Poco le importó a la afición griega que el encuentro decisivo se disputase en territorio neutral. Convirtieron el pabellón Patinoire de Vernets (Ginebra, Suiza) en un auténtico infierno, al estilo de lo que entonces eran las canchas helenas. 

Por suerte, esa pasión exacerbada, que derivaba en lanzamiento de sillas, invasiones de pista y otras múltiples atrocidades, ha quedado atrás. Como los días de gloria de una entidad que, con la entrada del nuevo milenio, fue golpeada por la crisis económica. La deuda con hacienda ha mermado sobremanera su evergadura y potencia, tanto en Grecia, donde el Paok vive alejado de los dos principales colosos del país (Olympiakos y Panathinaikos), como en el viejo continente, cuyos equipos ya no se amedrentan al escuchar el nombre de su viejo enemigo. 

El bloque de Kostas Charalabidis tan solo ha sumado una victoria (frente al Brindisi, la pasada semana) en lo que va de Champions League, recibe una media de 82,2 puntos por partido y es colista del Grupo D. Tanto el Besiktas turco (60-69) como el Neptunas Klaipeda lituano (72-94) ya saben lo que es vencerles a domicilio. Y con ese mismo objetivo, el de ganar en un escenario que se presume asequible, se presentará el Casademont en el mítico Paok Sports Arena, el ‘Palataki’ para los más románticos. 

Hasta la fecha, los rojillos han cosechado tres victorias en el torneo continental, pero se han mostrado excesivamente vulnerables lejos del Príncipe Felipe. Doblaron la rodilla en la visita al Tekekom Bonn alemán y también en Klaipeda, ante el Neptunas, por lo que una de las asignaturas pendientes estará en recuperar sensaciones y volver a ser fuertes sin el respaldo de la afición. Más aún, teniendo en cuenta que los zaragozanos vienen de completar su peor partido en Liga Endesa. 

El Valencia les superó en todas las facetas y los de Fisac nunca entraron en juego ni llegaron a competir. De ahí la importancia de recobrar la identidad de grupo regular y compacto que les venía definiendo durante toda la temporada, a pesar del cansancio que conlleva el ritmo de la doble competición y las cuantiosas bajas a las que han tenido que hacer frente.

San Miguel por Fran Vázquez

Este martes se conoció que Fran Vázquez no será de la partida en Salónica debido a unas molestias en el cuádriceps y que Rodrigo San Miguel, una vez superada la rotura fibrilar en el costado que lo ha mantenido apartado de las canchas durante el último mes, será quien le sustituya en la convocatoria, a la espera de si tiene buenas sensaciones y se ve apto para disputar algunos minutos. 

Asimismo, el base-escolta canadiense Dylan Ennis, que ya debutó en la liga doméstica el pasado fin de semana, está listo para estrenarse también en Europa con la elástica rojilla, de forma que la línea exterior acentuará su potencial al tiempo que la batalla en la pintura se verá condicionada por la ausencia del mencionado Vázquez. 

Una nueva victoria en territorio heleno acercaría la clasificación al Casademont Zaragoza, que este martes vio cómo el Telekom Bonn se imponía (66-78) en la cancha del hasta ahora líder, el Dijon francés, y lo igualaba a cuatro triunfos, los mismos que hoy podrían alcanzar los maños y un Neptunas Kleidas que juega a la misma hora (18.00) frente al Besiktas.

Etiquetas
Comentarios