Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

Frenazo del Casademont en Klaipeda

El conjunto aragonés, víctima de su propio agotamiento, consuma su segunda derrota en la Champions tras caer ante un Neptunas (91-73) muy inspirado en el lanzamiento exterior.

Neptunas-Casademont Zaragoza.
Neptunas-Casademont Zaragoza.
Basketball Champions League

Tarde o temprano –por lógica deportiva, más pronto que tarde–, el Casademont Zaragoza iba a perder otro partido: solo había salido derrotado en dos de sus primeros diez compromisos (entre ACB y Europa) en un arranque de temporada sobresaliente. Prácticamente sin mácula. Y este miércoles, en la ciudad lituana de Klaipeda, cayó derrotado frente al Neptunas por un contundente 91-73. Una derrota justa, que incluso podría entrar dentro de lo razonable para un equipo que se presentó en Lituania sin Fran Vázquez, Rodrigo San Miguel y Renaldas Seibutis, tres jugadores fundamentales en la pizarra de Porfirio Fisac a los que sus compañeros están supliendo con una dosis extraordinaria de esfuerzo y capacidad de adaptación. Un peaje físico que, tras el sobresaliente esfuerzo del sábado en Burgos, lastraron sobremanera a los aragoneses ante un Neptunas que siempre jugó con fluidez y puntería desde el lanzamiento exterior, especialmente en la segunda mitad (51% de acierto en tiros de campo y 46% en triples).

El partido arrancó con canastas interiores para ambos equipos, con seis puntos consecutivos para Justiz y otros cuatro para el local Sederkerskis, una de las grandes amenazas del Neptunas (8-6). El pívot cubano del Casademont atraviesa un brillante estado de forma, jugando con seguridad, confianza y acierto, como demostró el pasado sábado con su exhibición en Burgos (14 puntos y 4 rebotes con 20 créditos de valoración). Este miércoles, en la Champions, volvió a ser el gran activo en ataque del Casademont. Un tiro liberado de Benzing propiciaba la igualada (8-8) y otro mate de Radovic ponía la primera ventaja para los aragoneses (8-10) en el partido. El Casademont elevó un par de escalones su nivel defensivo y, unido al acierto desde fuera de Benzing, amplió la ventaja hasta los siete puntos (8-15). Sin embargo, las imprecisiones y la precipitación en ataque hicieron que el marcador se igualara (18-17) a la conclusión de los primeros diez minutos.

Hlinason abría el segundo parcial con un mate bajo el aro, recuperando (19-18) la ventaja para los aragoneses. El islandés disfrutaba de un par de acciones más bajo el aro para ampliar la renta, pero no lograba convertirlas ante la pegajosa defensa de los locales, siempre con dos hombres muy cerca del joven pívot. Los ataques eran espesos en este tramo del partido, con un Casademont al que le costaba circular con fluidez, lo que permitió a los lituanos ampliar en hasta siete puntos su renta (32-22) aprovechando una falta antideportiva de Carlos Alocén. Cuatro puntos seguidos de un inspirado Justiz limaban las diferencias (35-26) y el propio Alocén, con la tercera falta, dejaba de nuevo su sitio en la pista a Javi García, que con un triple volvía a reducir distancias (39-33). Una buena penetración de Gailius –el máximo anotador del Neptunas con 13 puntos en los dos primeros cuartos– cerraba el segundo acto con diez arriba para los locales (43-33).

Salía con una defensa en zona Fisac en el tercer cuarto, tratando de revertir la dinámica de los primeros 20 minutos. No le gustaba al técnico segoviano la defensa de su equipo, que además no podía correr al contragolpe. Es decir, el Casademont estaba lejos de ser la mejor versión del Casademont. El acierto exterior de DJ Seeley y la valentía de Javi García –con cinco puntazos seguidos– acercaban precisamente a cinco a los aragoneses (47-42), más atrevidos en ataque, con posesiones más rápidas y eléctricas, casi siempre pivotando sobre un omnipresente Justiz, que incluso anotó un triple desde la esquina para irse hasta los 15 puntos. Otro lanzamiento desde la esquina de Seeley respondía al del local Delininkaitis (56-48). El partido se igualaba. Sin embargo, los lituanos comenzaron a acertar desde las esquinas, con un inspirado Janavicius que anotó dos triples consecutivos y otro de Jogela (65-50). Otro triple de Seeley recortaba distancias (67-53), pero el triunfo se ponía muy cuesta arriba ante la inspiración exterior de los lituanos. Una de las máximas clásicas del baloncesto europeo es que cuando un equipo lituano empieza a anotar con regularidad desde tres en un partido continental... es complicado frenarlos. Y este miércoles, en Klaipeda, fue un ejemplo más: Delininkaitis hizo un 3/4, Olisevicius un 5/8, Janavicius un 2/5, Jogela un 2/4...

Un mate de Hlinason y un dos más uno de Alocén nada más arrancar el último acto reducían las distancias a nueve puntos (67-58). El Casademont, a base de coraje, defensa y acierto, creía entonces en la remontada. Brussino se unía a la fiesta con dos triples seguidos, pero Neptunas seguía castigando con su batería de tiradores exteriores, especialmente a través de Olisevicius y Delininkaitis, dos lituanos de muñeca caliente. Varios ataques errados, con desacertadas decisiones en el pase, reducían a la nada las aspiraciones de voltear el marcador. Justiz seguía anotando con facilidad (17 puntos al final), pero el Neptunas movía el balón con criterio (25 asistencias ) y acierto en el lanzamiento. El Casademont, lastrado por las bajas y el desgaste físico de las últimas semanas, caía con merecimiento en Klaipeda y dejaba su balance en la Basketball Champions League en un equilibrado 2-2. La siguiente estación, el próximo martes a las 20.30 frente al Dijon francés en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza.

Ficha técnica

Neptunas Klaipeda 91: Janavicius (10), Sedekerskis (4), Gailius (15), Masiulis (8), Galdikas (4) -cinco inicial- Delininkaitis (11), Slavinskas (-), Olisevicius (18), Jogela (11), Williamson (10).

Casademont Zaragoza 73: Alocén (8), Krejci (-), Benzing (7), Radovic (5), Justiz (17) -cinco inicial- Barreiro ()-, Seeley (12), Brussino (8), Etxeguren (-), Hlinason (8), García (8).

Etiquetas
Comentarios