Despliega el menú
Fiestas del Pilar

El refugio de la jota en las ‘no fiestas’ del Pilar

La Fonoteca de la Jota echó a andar hace cuatro años y ha ido incorporando algunos fondos de lo más curiosos. El reto ahora es digitalizarlos para que este patrimonio se pueda disfrutar ‘online’.

La imagen gráfica de la Fonoteca de la Jota ha recibido distintos reconocimientos.
La imagen gráfica de la Fonoteca de la Jota ha recibido distintos reconocimientos.
Heraldo.es

Hasta el batir de alas de las palomas se escucha esta semana en la plaza del Pilar. Deberían ser días de bullicio y ajetreo, pero es sabido que las fiestas no han de celebrarse por la pandemia. Muchos echan de menos en el corazón de la ciudad, sobre todo, las jotas en el escenario de Goya, las castañuelas de los oferentes o los cantos por megafonía. Es cierto que este Pilar se ha podido disfrutar de la jota en algunos teatros y en la televisión autonómica, pero si hay un refugio por antonomasia que conserve lo más granado del folclore aragonés ese lo constituye la Fonoteca de la Jota, impulsada por el área de Cultura de la DGA hace ya cuatro años, y que ahora afronta el reto de digitalizar sus fondos.

La Fonoteca de la Jota, que preside el cantador Nacho del Río, tiene su sede en la segunda planta de la Biblioteca de Aragón, cuyas salas de lectura están cerradas por motivos sanitarios. Sin embargo, “una pequeña parte de las grabaciones de las que se dispone pueden escucharse a través de la web”, explican los impulsores de la propuesta. Aún no son muchos los documentos digitalizados, precisamente, porque este era el cometido de los técnicos este año, tras finalizar y catalogar todo el inventario. Había, incluso, una partida de 70.000 euros comprometida para llevar a cabo esta reconversión pero la pandemia está retrasando los planes.

Cilindros de fonógrafo

¿Qué joyas se encuentran en este cofre del tesoro de la jota? Los expertos destacan una y mil perlas. Por un lado, el grueso de la colección que lo forman los más de dos mil archivos que el Gobierno de Aragón compró en 2018 al coleccionista César Rodríguez Xaixo. “En esta colección hay más de 800 discos de pizarra y 13 cilindros de cera en muy buen estado de conservación, así como vinilos, cedés, libros, partituras, carteles...”, comentan. Nacho del Río también destaca que en los fondos de Rodríguez Xaixo hay publicaciones dedicadas a la presencia y la influencia de la jota en la literatura o el teatro costumbrista en su contexto social y cultural.

“También son valiosos por su antigüedad y estado de conservación los trece cilindros de cera marrón, en los que aparecen registradas grabaciones del jotero Blas Mora, de Fidela Gardeta. Igualmente se incluyen dos rollos de pianola, una representación escasa de este formato”, explican los técnicos de la Fonoteca.

PROCESO DE RECUPERACION DE MUSICA / RUEDA DE PRENSA D.G.A / 7-02-06 / FOTO: JUAN CARLOS ARCOS [[[HA ARCHIVO]]] 74AC8324.jpg
Algunos de los cilindros de fonógrafo que forman parte de los fondos.
Heraldo

En su mayoría, los discos de pizarra son de ediciones muy limitadas con un gran número de cantadores de finales del siglo XIX y comienzos del XX. En el repertorio también abundan las grabaciones de cantantes de lírica, como Fidela Gardeta, Miguel Fleta o el también aragonés Juan García, que entonaron jotas que formaban parte de zarzuelas, algo bastante recurrente por aquel entonces. “Sucede lo mismo con registros correspondientes a cantadores de flamenco que, a comienzos del siglo XX, grabaron jotas aragonesas adaptándolas a su estilo, dada la popularidad del género”, explican.

También se conservan en la Fonoteca las grabaciones digitales de la colección de 223 cilindros para fonógrafo de José Ángel Pérez Loriente (proceden del Archivo Provincial de Huesca), así como los materiales y registros audiovisuales vinculados con la jota con los que ya contaba la Biblioteca de Aragón.

En los últimos años desde la Fonoteca, que cuenta con la sapiencia y asesoría de Pepe Melero y Javier Barreiro, se han impulsado ciclos de conferencias, como el dedicado el año pasado a las mujeres de la jota y que incluyó un homenaje a Jacinta Bartolomé, 'La perla del Ebro'. También es reseñable que el diseño y el concepto visual de la Fonoteca, obra del zaragozano Miguel Iguacen, ha sido reconocido con un Premio Anuaria de Oro por su acertada iconografía. La imagen del espacio está acompañada por un grabado antiguo de Gustave Doré, publicado en ‘Le Tour de Monde’ (París 1867).

Etiquetas
Comentarios