Zaragoza
Suscríbete

A debate la ubicación de la nueva Romareda: los partidos políticos empiezan a mover ficha

Las formaciones que integran el gobierno de la DGA muestran sus diferencias en los prolegómenos de la negociación.

Vista del campo municipal de fútbol de La Romareda, en Zaragoza.
Vista del campo municipal de fútbol de La Romareda, en Zaragoza.
José Miguel Marco

A la espera de que comiencen formalmente las negociaciones para definir el futuro del campo de fútbol de Zaragoza, los partidos políticos empiezan a mostrar sus fichas. De momento, no hay demasiados puntos de encuentro, más allá de la necesidad de la nueva infraestructura deportiva, y se han empezado a suscitar las primeras discrepancias entre las formaciones que, en principio, más de cerca deberían estar: los partidos de izquierdas que comparten tareas de gobierno en la DGA ya se mueven en direcciones divergentes.

Podemos dio un primer paso el martes al anunciar su punto de partida ante el “folio en blanco” que ofreció el alcalde, Jorge Azcón, en el debate sobre el estado de la ciudad. Sumó a las ubicaciones ya conocidas, como Valdespartera, San José y La Romareda, la del Parking Norte de la Expo, en suelos de la DGA, y la de Arcosur. Este jueves ya anunció una moción en el pleno de la próxima semana para crear una comisión especial para debatir sobre el estadio.

Su portavoz, Fernando Rivarés, fue más proclive al traslado, al igual que el PSOE, aunque los socialistas no se han posicionado públicamente a la espera de que comience la negociación. Eso sí, su portavoz, Lola Ranera, ha defendido un proyecto “ambicioso”, adjetivo que según el PSOE es más difícil de encajar en un estadio en su ubicación actual que en uno situado en un solar más espacioso. De momento, no ven con buenos ojos que se planteen localizaciones en terrenos autonómicos, en referencia al Parking Norte.

Y este jueves se sumó CHA, que además de ser socio en el Ejecutivo autonómico como Podemos tiene en sus manos la gestión urbanística de la Comunidad. Es decir, que será uno de los actores que tendrá algo que decir cuando se concrete la operación, si finalmente requiere autorización de la DGA. Es más, cuando Azcón negoció con Javier Lambán un proyecto de reforma para La Romareda a finales de 2019, uno de los aspectos que más se mimó fue el papel de CHA, para que el futuro estadio no generara tensiones en el seno del cuatripartito.

El presidente de CHA Zaragoza, Chuaquín Bernal, defendió este jueves la propuesta histórica de su partido, que hace 20 años impulsó un proyecto de reforma de La Romareda en su ubicación actual que finalmente fue paralizado por los tribunales. Lo diseñó el arquitecto Carlos Lamela y tenía capacidad para 42.000 espectadores.

Bernal exigió una operación en la que la totalidad del campo sea municipal y tachó de “funambulismo político” la posición de Podemos, por “tratar de sorber y soplar” al mismo tiempo. Es más, no descartó que esta cuestión suscite “discrepancias” en el seno del Gobierno de Aragón, como ocurre con otros proyectos estratégicos como los vinculados a las obras hidráulicas o a la nieve.

Bernal consideró que detrás del “folio en blanco” que propone Azcón hay “una letra invisible”, y defendió que la financiación se decida en una mesa institucional en la que participe el Real Zaragoza, el Ayuntamiento, la DGA y la DPZ.

Arriba, el estadio que se planteó en 2008, en San José; abajo, el proyecto de 2004 en el mismo emplazamiento.
Arriba, el estadio que se planteó en 2008, en San José, diseñado por Joaquín Sicilia; abajo, el proyecto de 2004 en el mismo emplazamiento, proyectado por el Estudio Lamela.
Heraldo.es

“Y el Gobierno de España debe estar en el proyecto e invertir en un estadio de alta capacidad en Zaragoza. Ya lo hizo para el Mundial 82”, afirmó el representante nacionalista, que defendió que es posible hacer un estadio “ambicioso” en su ubicación actual, con menores costes de urbanización y todos los servicios, como por ejemplo el tranvía, el hospital y los cinturones, en las inmediaciones.

¿Cuáles van a ser los siguientes pasos? Lo más importante ahora es cómo se muevan los dos grandes partidos: el PP, con el concurso de Cs como socio de gobierno y responsable de Urbanismo, y el PSOE. De momento, solo hay conversaciones informales, preámbulo de una negociación que todavía está por comenzar. El bipartito municipal por ahora no tiene demasiada prisa, mientras que los socialistas quieren acelerar para evitar que el paso del tiempo enrede las posiciones.

En cualquier caso, el gobierno municipal sigue defendiendo una opción de reforma, con el modelo del estadio del Español y financiación procedente de la recalificación para viviendas de dos parcelas públicas del distrito Universidad. El PSOE, por su parte, no descarta la opción del proyecto que elaboró el zaragozano Joaquín Sicilia en 2008 para la huerta de Miraflores: más de 100 millones de euros para un estadio con capacidad de hasta 50.000 espectadores. No obstante, todos admiten que podrían cambiar de posición si hay acuerdo y un modelo de financiación viable que lo sustente.

Todavía hay muchas dudas, pero hay elementos que empujan al acuerdo: tanto el alcalde como el presidente, Javier Lambán, ya han defendido la necesidad de un nuevo campo y la candidatura de España y Portugal para el Mundial de 2030. Y el próximo 25 de noviembre se reunirán con el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, que visita Zaragoza. Sería un buen día para empezar a hablar del futuro estadio y de la forma de pagarlo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión