Zaragoza
Suscríbete por 1€

comercio

Cenas de empresa sin salir de casa y con productos de los mercados de Zaragoza

La Escuela de Cocina Azafrán se ha aliado con lonjas zaragozanas para dar clases en directo como regalo de Navidad.

Marite Fernández, docente de la escuela gastonómica, y Luis Vicente, propietario de gastrobar El Escondite, en una de las clases en directo.
Marite Fernández, docente de la escuela gastonómica, y Luis Vicente, propietario de gastrobar El Escondite, en una de las clases en directo.
Escuela de Cocina Azafrán

Elegir el restaurante, carne o pescado, informar de las alergias e intolerancias, qué me pongo, con quién me siento, cómo pagamos... Las cenas de empresa son un clásico –y, a veces, una preocupación– de cada Navidad. En esta ocasión, al igual que otras tantas tradiciones, no se podrán festejar como en años anteriores. Desde la Escuela de Cocina Azafrán de Zaragoza proponen una alternativa a estas celebraciones, un servicio que también se promociona como regalo de empresa: cenas en casa.

Los empleados reciben su domicilio los productos necesarios para elaborar un menú. "Con esta iniciativa se intenta acercar la cocina a los hogares, con producto de calidad y de la tierra", manifiesta José Antonio Campos, director de la escuela. Los alimentos proceden del Mercado Central de la capital aragonesa y de otras lonjas de la ciudad, que se han sumado a raíz de la implantación de MiZesta. En los menús –que constan de entrantes, un plato principal y postre– predomina la materia prima fresca, de temporada y se hace gala de los productos aragoneses, ya que esta opción forma parte del proyecto 'Comparte el secreto', del Gobierno de Aragón.

Con los productos en la cocina, comienza la explicación de las recetas. Desde las instalaciones de la escuela se emite la elaboración en directo, paso a paso, y se puede seguir a través de una tableta, un móvil o un ordenador. "No es un vídeo -insiste Campos, sino que se puede interactuar con los cocineros, preguntar dudas o bromear". Durante unas dos horas de media, un docente gastronómico cocina a la par que los clientes y se adapta a sus ritmos. También participa un chef invitado, un cocinero profesional de un restaurante o gastrobar de renombre. No obstante, aclaran que, a pesar del trabajo intenso, la dificultad es asumible.

Marite Fernández, docente de la escuela gastonómica, y Luis Vicente, propietario de gastrobar El Escondite, en una de las clases en directo.
Marite Fernández, docente de la escuela gastonómica, y Luis Vicente, propietario de gastrobar El Escondite, en una de las clases en directo.
Escuela de Cocina Azafrán

Por lo tanto, el regalo se plantea como una cena y un breve curso de cocina. "Además, puede ser un momento para compartir con la familia", añaden desde la escuela Azafrán. El precio de esta experiencia gastronómica ronda los 60 euros, con la materia prima incluida. Aseguran que, de momento, están recibiendo "muchas consultas" para interesarse y ya han realizado alguna de estas cenas.

"Es una forma de promocionar el producto aragonés en el exterior, valorar la gastronomía del Valle del Ebro y del resto de Aragón"

En la mente de estos profesionales de la gastronomía está ir más allá de Aragón e incluso de España. "Es una forma de promocionar el producto aragonés en el exterior, valorar la gastronomía del valle del Ebro y del resto de Aragón", añade Campos.

En el Mercado Central aplauden la iniciativa culinaria. "Estas píldoras formativas son una excusa para potenciar los productos que ofrecemos en nuestro mercado. Es un valor añadido", considera José Luis Alcázar, dinamizador de la lonja zaragozana. Además, en el mercado se vive como una posibilidad más para dar a conocer el abanico de alimentos que ofrecen a la ciudad desde sus puestos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión