Despliega el menú
Zaragoza

sucesos en zaragoza

¿Qué pasa en el Gancho y en la zona de Pignatelli en Zaragoza?: cronología de semanas de delincuencia y detenciones

En agosto de este 2020, los vecinos del Gancho y el entorno de la calle Pignatelli revelaban su miedo a salir a la calle por pura inseguridad.

Detenidos tres okupas en Zaragoza tras lanzar cuchillos y tejas a la calle en un tejado de Pignatelli.
Detenidos tres okupas tras lanzar desde un tejado de la calle Pignatelli objetos a la calle, el domingo, 29 de noviembre
José Miguel Marco

A final de agosto, unas 200 personas vecinas de las zonas del Gancho y del entorno de Pignatelli de Zaragoza se manifestaron ante las puertas del Ayuntamiento y de la Delegación del Gobierno en Aragón, para denunciar los "muchos años de sufrimiento" a causa de la "dejadez" y "abandono" que sufren sus calles, desidia que atribuían "a entidades y administraciones públicas de todo tipo". Exigieron soluciones que les permitieran vivir pacíficamente en sus barrios; reclamaban un plan de seguridad que excediera el ámbito policial, y que atendiera a lo urbanístico, social y patrimonial, debido al agravamiento de la situación derivada del incremento de las "okupaciones" masivas a uno y otro lado de la calle Conde Aranda.

Los afectados crearon una nueva plataforma vecinal para sacar a la luz el miedo que tienen de salir a la calle. Un miedo que se extiende "a hacer lo más básico, como trabajar, comprar o pasear nuestras mascotas", según afirmaron durante la protesta. Después de aquella llamada de atención, se han sucedido nuevos actos que van más allá del vandalismo. 

Desarticulada una banda dedicada al tráfico de drogas en San Pablo

12 kilos de marihuana, 596 gramos de hachís, más de 14.200 euros en efectivo y numerosas joyas; de todo eso se incautaron los agentes del orden en una operación demoledora, en la que la colaboración ciudadana fue clave para destapar este punto de menudeo criminal en la zona del Gancho. El operativo, realizado el 23 de octubre, se saldó con siete detenidos; entre ellos un joven de 24 años sobre el que pesaban tres órdenes de detención e ingreso en prisión.

Herido de bala en San Pablo tras encañonar a viandantes y a dos agentes con un revólver

Un hombre recibió el domingo 22 de noviembre un balazo en una pierna después de amenazar con un revólver a varios transeúntes en el barrio de San Pablo y encañonar a los dos agentes de la Policía Nacional que trataban de detenerlo, y que no tuvieron más remedio que reducirlo mediante una serie de disparos. El suceso ocurrió hacia las 17.30 a la altura del número 80 de la calle Boggiero, después de que la centralita del 091 recibiera varias llamadas alertando de la conducta del arrestado. Tras requerirle una patrulla la documentación, el sujeto echó a correr y se encontró de frente con una segunda pareja de agentes. En ese momento sacó el arma y "les apuntó a zonas vitales", según indicaron fuentes policiales, por lo que los agentes se parapetaron detrás de sus vehículos y de las cuatro esquinas que conforman la propia calle de Basilio Boggiero con Mariano Cerezo. 

Tras comprobar que el individuo buscaba ángulo de tiro contra ellos, los policías procedieron a disparar al menos una docena de veces, apuntando a zonas no vitales de su cuerpo y acertando en la parte trasera de una de las piernas. El hombre quedó tendido en el suelo y se procedió a la detención. Los propios agentes practicaron los primeros auxilios al herido que fue trasladado hasta el servicio de Urgencias del Hospital Universitario Miguel Servet. El arrestado, de 31 años, tenía antecedentes penales por distintas causas, y utilizó un revólver con capacidad de realizar cinco disparos. Tras recibir un disparo en la pierna, pudo recuperarse sin mayores problemas; según pudo saber HERALDO, la bala recibida no quedó alojada en su cuerpo, por lo que, aunque tuvo que pasar por el quirófano, solo precisó asistencia local.

"Estamos impactados, ya casi normalizamos las peleas nocturnas y ataques con cuchillos, pero esto fue un tiroteo a media tarde", expresó Óscar Villanueva, portavoz de la Plataforma de Afectados del Gancho y Pignatelli,

Los policías dispararon al menos doce tiros para reducir al agresivo viandante, que les apuntó en "zonas vitales". El hombre, de 31 años, fue ingresado en el Servet y su vida, salvo complicación, no corre peligro.

Macrorredada en el Gancho con 5 detenidos y 370 identificados

Solo cinco días después del tiroteo, un centenar de agentes de la Policía Nacional bloqueaban las doce entradas a una de las zonas más conflictivas de la ciudad y tomaban posiciones a toda velocidad, desplegando un dispositivo en el que identificaron a 370 personas y detuvieron a cinco personas. Los agentes localizaron narcopisos, accedieron a bloques okupados, interrumpieron operaciones de menudeo y recuperaron una larga lista de efectos robados. La operación respondía a la llamada de auxilio de las plataformas vecinales, hartas de la sucesión de reyertas.

Peleas en el Gancho de Zaragoza

Solo 24 horas después de la macrorredada, los agentes intervinieron en una fuerte discusión en la zona. La pelea no pasó a mayores gracias a la fortísima presencia policial. Apenas unos segundos después del inicio de la discusión aparecían varias patrullas desde Conde de Aranda, Boggiero y la plaza de Santo Domingo.

Un robo con violencia entre prostitutas movilizaba de nuevo a la Policía en Pignatelli

La Policía Nacional se vio obligada a intervenir de nuevo el pasado 28 de noviembre para mediar en un robo con violencia que ha terminado con una mujer herida en la calle de de Camón Aznar. El suceso movilizó enseguida a numerosas patrullas del 091, lo que provocó de nuevo la alarma entre los vecinos de la zona. Se detuvo a la mujer herida. 

La Policía Nacional ha solicitado la intervención de los Bomberos de Zaragoza para arrestarlos y varios vecinos se han visto obligados a salir en pijama al desalojar el inmueble.

Detenidos tres okupas tras encaramarse a un tejado de Pignatelli y arrojar cuchillos y tejas a la calle

Este domingo 29 de noviembre a primera hora, la Policía Nacional desplegó decenas de agentes en una macrorredada en la que se identificó a más de 300 personas y se detuvo a cinco. Tres jóvenes se encaramaron al tejado de un edificio okupa y recibieron con una lluvia de piedras, tejas y hasta cuchillos a las primeras patrullas del 091. "Hasta un gato hidráulico nos han arrojado al llegar", comentaba uno de los agentes. Los hechos se registraron en un inmueble de cinco plantas ubicado en el número 67 de la calle de Ramón Pignatelli y fue necesario recurrir a las unidades especiales de la Policía Nacional: UPR y GOES.

Los problemas comenzaron por la noche, cuando los tres arrestados decidieron montar su fiesta particular. 

Noticias publicadas por Miguel Ángel Coloma y Alfredo Maluenda.

Etiquetas
Comentarios