Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Zaragoza

Una macrorredada que llegó hasta las alcantarillas del Gancho y deja 5 detenidos y 370 identificados

Los agentes accedieron a edificios okupados y narcopisos e intervinieron drogas, armas blancas y efectos robados.

El vuelo de un helicóptero Cóndor rompía este jueves a mediodía la monotonía en el barrio de San Pablo. Solo era la primera señal. Un minuto después se desataba la tormenta: un centenar de agentes de la Policía Nacional bloqueaban las doce entradas a una de las zonas más conflictivas de la ciudad y tomaban posiciones a toda velocidad, desplegando un dispositivo en el que identificaron a 370 personas y detuvieron a cinco personas. Los agentes localizaron narcopisos, accedieron a bloques okupados, interrumpieron operaciones de menudeo y recuperaron una larga lista de efectos robados. La operación respondía a la llamada de auxilio de las plataformas vecinales, hartas de la sucesión de reyertas como la que se produjo hace dos semanas con una catana, a la que se suma el tiroteo del pasado domingo.

Durante más de dos horas se vivió una suerte de confinamiento perimetral entre César Augusto, Predicadores, Mayoral y Conde Aranda. Todo el que entraba o salía de ese jirón del mapa zaragozano fue identificado –se cotejaron 370 documentos de identidad– y cacheado. Los funcionarios también registraron viviendas okupadas y abandonadas y bloques sobre los que cabía algún tipo de sospecha. La macrorredada se llevó a cabo por tierra, aire y subsuelo, pues la unidad especializada peinó el alcantarillado. En total se practicaron cinco detenciones, una de ellas por posesión de drogas y otras cuatro por infringir la ley de extranjería.

Los agentes intervinieron "objetos contundentes y armas blancas de todo tipo", según apuntaron fuentes oficiales, y recuperaron "numerosos efectos procedentes de robos con fuerza". "Hemos llevado a cabo un dispositivo de seguridad ciudadana para dar un impulso y regenerar la convivencia en la zona. En estas calles nos encontramos habitualmente con problemas de salubridad, de okupación, de drogas e incivismo. Nuestra labor es la interlocución y presencia, porque los vecinos cívicos sufren los actos del resto y tienen miedo", expresó tras la operación una portavoz policial, quien puntualizó que si bien los sucesos de los últimos días han acelerado la intervención, ésta "ya estaba prevista".

Colaboración vecinal

Una de las patrullas de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) se desplegó por el cuadrante noreste del Gancho con el objetivo de acceder a viviendas okupadas y a pisos en los que se traficase con droga. Para ello portaban un voluminoso mazo y una cizalla, con los que se abrieron paso por puertas cerradas a conciencia y hasta tapiadas. En esos casos, accedieron trepando hasta el primer piso o aprovechando los solares anexos. La decena de agentes de este grupo recorrieron las calles Aguadores, Casta Álvarez, Morera y Mariano de Cavia. Al cruzar el espacio de Las Armas se toparon con un grupo de jóvenes que, ajenos al despliegue, fumaban cannabis en unos bancos y que al serles requerida su identificación solo aportaron una tarjeta ciudadana. Maradona, en forma de póster en el escaparate de una tienda, observaba la escena.

La colaboración vecinal también fue protagonista. Al percatarse de la gran presencia policial, un residente de la zona aprovechó para delatar un narcopiso en la calle Morera. La patrulla pudo comprobar que en su interior había una mesa repleta de efectos con los que cortar droga, así como una importante cantidad de diferentes sustancias.

Otros vecinos interpretaron papeles alternativos. Algunos cantaban flamenco desde los balcones, mientras los menos sugerían vagas indicaciones: "En mi piso no hay nada ilegal, pero si miran en ese verán cosas raras...", contaba la vecina de un bloque lleno de bicicletas "sin dueño". A unos metros se encontraba Dinca, una pastor alemán capaz de detectar estupefacientes gracias a su fino olfato. La perra guardó en todo momento la posición junto a la Oasis, y cada vez que delataba un resto de droga era premiada, para deleite de los escolares presentes, con un rato de asueto con su juguete.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión