Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

El Gancho pide soluciones urgentes para atajar la violencia tras el último tiroteo

Las entidades vecinales reclaman a las instituciones que actúen contra la okupación, el tráfico de drogas y la suciedad de sus calles.

CALLE BOGGIERO ( ZARAGOZA ) / OSCAR VILLANUEVA ( REPRESENTANTE DE LA ASOCIACION VECINAL EL GANCHO ) / 23/11/2020 / FOTO : OLIVER DUCH[[[FOTOGRAFOS]]]
Óscar Villanueva, portavoz de la Plataforma de Afectados del Gancho y Pignatelli, en Boggiero.
Oliver Duch

Los vecinos del Gancho se despertaron este lunes «todavía en shock». Los disparos que tuvieron que hacer el domingo varios agentes de la Policía Nacional en la calle de Boggiero para abatir a un individuo que les había encañonado con su arma metió el miedo en el cuerpo a un barrio acostumbrado, por desgracia, a la violencia en la zona. Por ello, reclaman a las instituciones «medidas urgentes» para atajar el problema, que lo vinculan al tráfico de drogas, la okupacióny la degradación urbanística.

«Estamos impactados, ya casi normalizamos las peleas nocturnas y ataques con cuchillos, pero esto fue un tiroteo a media tarde», expresa Óscar Villanueva, portavoz de la Plataforma de Afectados del Gancho y Pignatelli, un colectivo de reciente creación que tiene como objetivo mejorar las condiciones de vida de este rincón del Casco Histórico de Zaragoza. A su juicio, las distintas administraciones involucradas siguen sin dar respuesta a los problemas del barrio, por lo que reclaman «menos promesas y más soluciones».

Por ejemplo, Villanueva recuerda que los vecinos identificaron 102 edificios de infraviviendas en la zona, información que trasladaron a las instituciones pero, lamenta, «se lavaron las manos», pese a que este tipo de pisos «suponen un riesgo de brote» en la actual situación de pandemia de coronavirus.

En la misma línea, el colectivo Calles Dignas apunta al «trapicheo» de drogas en las viviendas okupadas, por lo que reclaman su desalojo. «No nos acostumbramos a que esto sea nuestro día a día. La semana pasada tocó catana, esta tiroteo...», señalaron desde este colectivo en comunicado tras el suceso de la calle de Boggiero.

La delegada del Gobierno, Pilar Alegría, se reunió con el subdelegado, Fernando Beltrán, y con responsables de la Policía Nacional para abordar la situación del Casco. Desde la institución, en cualquier caso, recordaron que en los últimos meses se han mantenido encuentros con el Ayuntamiento y con el Fiscal Superior de Aragón para «abordar los desalojos de pisos utilizados para actividades ilícitas».

A la espera de la videovigilancia

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Jorge Azcón, se limitó a apuntar que su gobierno está «haciendo muchas cosas» por la seguridad en el Casco, y citó la próxima instalación de cuatro cámaras de videovigilancia en el sector Pignatelli. En este sentido, la portavoz del PSOE municipal, Lola Ranera, reclamó que esta mejora sea una realidad «lo antes posible» ya que, reveló, dos meses después de su anuncio el Ayuntamiento todavía no ha presentado la correspondiente solicitud a la Delegación del Gobierno para su valoración por parte de la Comisión de Vigilancia.

Fuentes del gobierno municipal confirmaron que justo este lunes se terminaron de redactar los informes técnicos que se presentarán «en los próximos días» para su análisis. De esta forma, calculan que las cuatro cámaras, que serán gestionadas por la Policía Local, podrán estar en funcionamiento a lo largo del mes de diciembre.

Para Villanueva, se trata de una «gran noticia», pero recuerda que su asociación solicitó, sin éxito, instalar cámaras también en el entorno del Gancho. Las entidades vecinales, que manifestaron su agradecimiento a los agentes que intervinieron en el tiroteo, recuerdan que hay basura por la calle, enganches de luz ilegales e inmuebles que no pagan el IBI. Además, reclaman más presencia policial. Estas y otras reivindicaciones las quieren poner encima de la mesa en la próxima reunión que ya han solicitado con el Ayuntamiento, la Delegación del Gobierno y la DGA.

La bala no quedó alojada en la pierna y el herido se recupera

El hombre de 31 años que resultó herido el pasado domingo al recibir un disparo de la Policía Nacional en la calle de Boggiero de Zaragoza se recupera de la lesión sufrida en una pierna. Según ha podido saber HERALDO, la bala no quedó alojada en su cuerpo, por lo que, aunque tuvo que pasar por el quirófano, solo precisó asistencia local.

El tiroteo se produjo sobre las 17.30, después de que esta persona encañonara a varios agentes cuando intentaban identificarlo. La Policía efectuó una docena de disparos, pero solo uno alcanzó al hombre, que fue trasladado a urgencias del Miguel Servet. Desde el hospital no pudieron aclarar ayer si este seguía todavía ingresado, pero todo apunta a que permanece en el módulo de detenidos. De hecho, el tiroteado no compareció este lunes ante el juez de guardia.

La Jefatura Superior de Policía de Aragón tampoco pudo confirmar si el investigado será trasladado este martes a los juzgados. Cabe recordar que este apuntó a los agentes con un revólver, a priori, en perfectas condiciones. El arma fue recuperada y será analizada ahora por Balística.

Etiquetas
Comentarios