Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

zaragoza

El plan Pignatelli prevé que Pontoneros sea el motor del barrio y revitalizar calles y manzanas

El Ayuntamiento apuesta por convertir el antiguo cuartel en una residencia de estudiantes y por intervenir en bloques de edificios deteriorados.

EDIFICIO DE PONTONEROS EN LA CALLE MADRE RAFOLS ( ZARAGOZA ) / 19/09/2020 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
El Ayuntamiento quiere convertir Pontoneros en una residencia universitaria
Oliver Duch

Un año después de que los vecinos del sector Pignatelli se movilizaran para alzar la voz ante los problemas de seguridad y convivencia que sufren sus calles, el Ayuntamiento de Zaragoza tiene prácticamente listo el Plan Especial de Regeneración Interior (PERI) con el que quiere revertir la situación. El documento apuesta por impulsar el proyecto de reconversión del antiguo cuartel de Pontoneros en residencia universitaria, un motor para el barrio por la inyección económica y social que introducirían sus usuarios. Pero además, el gobierno PP-Cs considera que es urgente una intervención urbanística en la zona, de forma que, respetando el valor de un sector con 92 edificios catalogados, se logre esponjar las manzanas con construcciones más espaciosas y de calidad que revitalicen este degradado enclave del Casco Histórico.

Son algunos de los puntos fuertes de un PERI que se ha apoyado en un minucioso estudio histórico y social elaborado por el área de Urbanismo y que propone, además, una mejora del entorno de la plaza de San Lamberto. En concreto, se prevé adecentar la peatonalización y el estado general de unas calles que son la puerta de entrada al barrio desde César Augusto.

En cualquier caso, el Ayuntamiento considera que «lo urgente es intervenir en el tejido residencial», según explica Ramón Betrán, director del Servicio de Planificación y Diseño Urbano del Consistorio y autor del PERI. La radiografía del barrio revela que la mayoría de las inmuebles no solo sufren el deterioro del abandono, sino que muestran una configuración tortuosa de difícil solución salvo que se actúe por bloques o manzanas. «Los criterios de habitabilidad vigentes en los siglos XIX y comienzos del XX, cuando se construyeron muchos de estos edificios, eran incomparablemente menos rigurosos que los actuales», advierte Betrán, que además recuerda que muchos de ellos no se elevaron vaciando el solar para comenzar de cero, sino que «aprovechaban construcciones preexistentes, por difícil que fuera su integración».

Sanear los inmuebles

«El parcelario de esta parte de la ciudad es extremamente irregular, con encajes complicados, llenos de entrantes y salientes que dificultan eventuales reedificaciones y mejoras», abunda el argumentario del PERI. El Ayuntamiento plantea que una mejora en los edificios de la zona, donde en torno al 17% ocultan pisos pateras, ayudará a revertir la situación de marginalidad y a reducir los problemas de convivencia. «Queremos que el urbanismo sirva para paliar otro tipo de problemas sociales que hay en la zona», explica el concejal del área, Víctor Serrano, que quiere enviar a los vecinos un «mensaje de ilusión» con un plan que, además, llega tras incluir Pignatelli en el próximo Programa de Regeneración y Renovación Urbana (ARRU).

Urbanismo propone «operaciones de normalización de fincas poco probables si no las emprende la administración, teniendo en cuenta tanto su coste económico como el social». Para ello se llevarán a cabo estudios de detalle de cada uno de los solares –hay 15 vacíos– y de la situación de los edificios para comprobar el margen de actuación: si están okupados, abandonados, en ruina, o usados por vecinos dispuestos a llegar a un acuerdo, se proyectarían intervenciones (públicas o privadas) para ejecutar inmuebles de mejor calidad en manzanas esponjadas.

Eso sí, desde el Consistorio advierten de que cualquier operación en este sentido tendrá en cuenta las afecciones sociales y respetará tanto la valiosa traza urbana de origen medieval como la riqueza histórica de sus edificios. Es decir, «no hay ninguna intención de convertir un barrio popular en una zona de lujo» que derive en la temida gentrificación. «No debe esperarse una cirugía radical, un ‘borrón y cuenta nueva’ del que salga un tejido urbano y edificado nuevo, sino operaciones de microcirugía que subsanen los problemas físicos que han ido llevando a la degradación del tejido para sanearlo», recoge el borrador del plan especial.

Tampoco se quiere cambiar la configuración pacificada de los viales de este degradado sector, por lo que las actuaciones que se lleven a cabo no propiciarán la entrada del automóvil en la zona. Por ello, por ejemplo, no se prevé la construcción de aparcamientos subterráneos, dada la cercanía de otros párquines cercanos, como el de Salamero, su privilegiada ubicación en el centro de la ciudad y las buenas conexiones con el transporte público.

Equipamientos en locales

Al margen de la regeneración urbanística, el Ayuntamiento quiere dotar al sector Pignatelli de nuevos equipamientos que hagan más atractivas sus calles para retener a los actuales vecinos y atraer a nuevos. Sin embargo, poco margen de maniobra deja el Plan General de OrdenaciónUrbana (PGOU) en este sentido, ya que prácticamente no queda suelo disponible para ello. El problema es que los ya existentes ofrecen servicios de ciudad (como el Hospital Provincial), y apenas mejoran la vida de los residentes en la zona.

Por este motivo, la recuperación de Pontoneros es clave para los planes del gobierno PP-Cs, que apuesta por instalar en el antiguo cuartel una residencia de estudiantes que dinamice la vida del barrio. El edificio, que fue adquirido por el Ayuntamiento al Ejército hace décadas en la denominada Operación Cuarteles, también sufre los achaques del desuso, después de reiterados intentos en el pasado de reabrirlo como Audiencia Provincial, Centro de FP, sede de la Escuela de Artes o incluso viviendas protegidas.

Sin embargo, aunque positiva, su reapertura no cubriría algunas de las necesidades de los vecinos de Pignatelli, por lo que el Consistorio prevé impulsar la reutilización de los locales en planta baja para instalar servicios asistenciales, guarderías, comedores sociales... En este sentido, será muy oportuna la modificación del PGOU que Urbanismo prevé aprobar esta semana y que abre la puerta a establecer nuevos usos en los establecimientos comerciales vacíos de la ciudad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión