Teruel
Suscríbete

El Rambo de Requena recibió a tiros a los agentes al quedar acorralado en Muniesa

Vecinos de El Castellar señalan que huyó al llegar de Zaragoza los dueños de la casa donde se ocultó. El guardia herido no llevaba chaleco antibalas, según un familiar.

Vicente Revert señala la casa de El Castellar en la que se ocultó el Rambo de Requena.
Vicente Revert señala la casa de El Castellar en la que se ocultó el Rambo de Requena.
Jorge Escudero

El delincuente apodado Rambo de Requena, detenido el pasado lunes en Andorra por la Guardia Civil tras una persecución que se inició hace tres meses en la provincia de Valencia, recibió a tiros a los dos guardias civiles que se disponían a identificarlo en Muniesa al verse acorralado en un callejón. Uno de los guardias resultó herido grave y se recupera de sus lesiones en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza. El fugitivo se podría enfrentar por estos hechos a la imputación de dos delito de homicidio en grado de tentativa.

El detenido, que resultó también herido grave al recibir un disparo en un muslo de la Guardia Civil durante la detención, se encuentra ingresado en la unidad de cuidados intensivos (uci) del Miguel Servet. En otra cama de la misma unidad está hospitalizado el guardia civil herido en Muniesa, Juan Carlos Monterde, en estado grave, si bien su vida no corre peligro, evoluciona bien y estaba previsto que hoy pase a planta tras ser intervenido para extraerle una posta. Presenta heridas en el abdomen y, sobre todo, en un brazo, de las que ha sido operado.

La operación que permitió detener a Pedro Lozano ‘Rambo de Requena’, de 28 años y natural de Sagunto (Valencia), se puso en marcha la tarde del pasado lunes cuando disparó contra los dos guardias civiles que le intentaron identificar en Muniesa. El vehículo Suzuki que había robado en El Castellar unas horas antes se quedó inmovilizado en un callejón sin salida y, cuando los dos agentes del puesto local se dirigían a Lozano, este disparó contra ellos con una escopeta de cañones recortados hiriendo a uno de los guardias.

El compañero del herido repelió la agresión y efectuó varios disparos sin poder acertar al fugitivo, que robó otro vehículo en el pueblo -una furgoneta Citroën C15 blanca- con el que siguió camino hacia Andorra, localidad situada a 39 kilómetros.

Los alcaldes de Andorra y Muniesa, Antonio Amador y José Luis Iranzo, emitieron bandos para instar a los vecinos a permanecer confinados en sus casas al conocer a través de la Guardia Civil que el Rambo de Requena estaba en sus respectivos pueblos. La noticia conmocionó al vecindario de ambos municipios, en particular a los andorranos al revivir la pesadilla de diciembre de 2017, cuando el serbio Igor el Ruso asesinó al ganadero José Luis Iranzo y a los guardias civiles Víctor Caballero y Víctor Romero.

El agente herido en Muniesa, destinado en el cuartel local pero vecino de Loscos, fue atendido inicialmente por el personal del centro de salud y, posteriormente, evacuado en helicóptero al Servet de Zaragoza. El alcalde de Loscos, Pedro Elías, que es su primo, explicó que el guardia evoluciona favorablemente y confirmó que este no llevaba chaleco antibalas cuando se produjo el tiroteo, lo que habría propiciado las lesiones por perdigón a la altura del estómago. Ni la Delegación del Gobierno ni la Guardia Civil pudieron precisar por su parte si el agente herido utilizaba el equipo defensivo.

El portavoz de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), Cristóbal Soria, señaló que el chaleco antibalas "hubiera bastado" para evitar las lesiones en el abdomen. El sindicalista denunció que los agentes de seguridad ciudadana no disponen en su dotación de este equipo de defensa, que cuesta en torno a 500 euros por unidad. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión