Despliega el menú
Aragón

Aragón propondrá a Sanidad una desescalada en cuatro fases ligada a criterios de población

La desescalada comenzaría por los municipios de menos de 5.000 habitantes. La primera sería hasta el 2 de mayo, la segunda del 2 al 15 de mayo, la tercera del 16 al 29 de mayo y la cuarta fase del 30 de mayo a 8 de junio. 

Atípica misa de Domingo de Ramos en el Pilar y calles vacías en los alrededores.
Calles vacías en Zaragoza durante el estado de alarma
Guillermo Mestre

Iniciar la desescalada con carácter prioritario en el mundo rural. Esa es la propuesta que la DGA va a hacer llegar al Gobierno central a través de un documento con las orientaciones de la Comunidad en un proceso de desescalamiento. Así lo han presentado este lunes el director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, y el comisionado para la lucha contra la despoblación, Javier Allué. "La propuesta es primar medidas adicionales ligadas a los territorios más despoblados", ha señalado Falo. El eje para comenzar, ha añadido, sería el de núcleos de población con menos de 5.000 habitantes. "Todos los que se configuran por debajo recogen una cantidad de gente suficiente como para que si se produce cualquier signo nos permita identificar un cambio en la tendencia y nos permita identificar, seguir y ver señales", ha afirmado Falo. En concreto, Falo ha señalado que lo que se pretende es que al mismo tiempo que el Ejecutivo de Pedro Sánchez propone medidas de desconfinamiento con carácter general para todo el territorio, se puedan desarrollar medidas adicionales ligadas a los territorios más despoblados. "Es decir, para aquellos núcleos de población por debajo de un determinado número de habitantes, en concreto, es un eje importante para nosotros el de 5.000 habitantes". "Todos esos municipios que se configuran por debajo de ese nivel de población recogen una cantidad de gente suficiente, que está alrededor del 20 por ciento, como para que si se produce cualquier signo que nos pueda identificar un cambio en la tendencia de incidencia del virus, es un número suficiente de población que nos permite identificar, seguir y ver señales". Ha recordado la importancia de esto porque "el desescalamiento tiene que ir, ineludiblemente, ligado a la vigilancia".

De esta forma, la desescalada se realizaría más rápido en territorios donde la prestación de servicios es menor, con menos comercio no esencial, lo que permitirá identificar rápido si se produce en algún punto cualquier cambio en la tendencia.

Así se organiza la propuesta aragonesa

Por su parte, Allué ha desgranado las cuatro fases que contempla el documento. Una primera fase, hasta el 2 de mayo propone que en los municipios de menos de 5.000 habitantes, excluidas las áreas metropolitanas, se levante el confinamiento limitando a la movilidad al interior del núcleo. "Estamos hablando de salir a hacer ejercicio sin contacto, de salir a los huertos", ha precisado Allué. En esta primera fase, los municipios de menos de 1.000 habitantes podrían plantearse la apertura de actividades comerciales no esenciales. 

En una segunda fase, del 2 al 15 de mayo, y siempre que los datos acompañen, se abriría a municipios de 5.000 a 10.000 habitantes, en los que se levantaría el confinamiento general y se restringiría la movilidad a los mismos, sin incluir al área metropolitana de Zaragoza, aunque sí a los pueblos de hasta 5.000 habitantes dentro de la misma.

Además, en esta fase, los municipios de menos de 5.000 habitantes podrían abrir comercios no esenciales y se podría abrir la circulación entre los que estén libres de coronavirus. Esta fase afectaría a 842.000 habitantes, ha dicho Allué.

En una segunda fase, del 2 al 15 de mayo, se daría luz verde a la actividad física individual y a la realización de paseos, en todas las localidades, con las personas con las que se conviva.

En los municipios de hasta 5.000 habitantes, el informe contempla la apertura comercial, manteniendo las medidas de seguridad; la recuperación de la actividad de locales de hostelería --bares y restaurantes-- para un aforo máximo de 30 personas y siempre que se pueda garantizar un área libre de al menos cuatro metros cuadrados por individuo --2 metros entre clientes-- y la venta de productos no alimentarios o de primera necesidad, siempre y cuando se dispensen en establecimientos multiproducto ya autorizados previamente, respetando las medidas de separación entre clientes y entrada regulada. También la reactivación de las actividades industriales de carácter no esencial.

En esta fase se levantaría también el confinamiento en los municipios entre 5.000 y 20.000 habitantes, que suman casi 200.000 habitantes. De esta forma, se posibilita la movilidad en el interior del propio municipio, a todas las franjas de edad manteniendo las debidas medidas de protección y distanciamiento social. También se permitirá acudir a los huertos particulares.

No obstante, el informe señala que en este punto seguirá limitada la práctica deportiva a la actividad individual o la que no genere contacto físico, los parques infantiles continuarán restringidos y los salones sociales o establecimientos hosteleros y en general cualquier actividad que congregue a más de una persona por cada cuatro metros cuadrados deberán permanecer cerrados.

Todas estas medidas serían aplicables también al resto de los municipios, incluidas las capitales de provincia y los de más de 5.000 habitantes del entorno metropolitano de Zaragoza.

La tercera fase se llevaría a cabo del 16 al 29 de mayo y se ampliaría a municipios de entre 10.000 y 20.000 habitantes, excluidos Utebo, Cuarte y los del área metropolitana de Zaragoza, por lo que afectaría la medida a Monzón, Barbastro, Jaca, Ejea, La Muela o Alcañiz, donde se levantaría el confiamiento con movilidad restringida en el municipio 

En este misma fase, los de menos de 5.000 habitantes, excluida el área metropolitana, ya podrían recuperar un estado general de "normalidad" con posibles actividades de hostelería con determinados límites, incremento de los puestos de trabajo presenciales, actividades de cuidado y atención personal o peluquerías.

La última fase, del 30 de mayo al 8 de junio, podría hablar de apertura de circulación con localidades de entre 5.000 y 20.000 habitantes que se podrían incorporar en función de la evolución del coronavirus. 

Todas las fases están condicionadas a una evolución de los datos del coronavirus favorable, como ha aclarado Allué. Además, otro criterio es que ante la presencia de brotes activos no se podría abrir.La cuarta fase, del 30 mayo al 8 de junio, 

Falo ha incidido en que la propuesta de empezar por pueblos de menos de 5.000 habitantes, que ya avanzó este domingo el presidente de Aragón, Javier Lambán, afectaría al 20 % de la población aragonesa, lo que permitiría detectar un cambio en la tendencia lo que es "muy importante" dado que el desescalamiento debe ir "ligado a la vigilancia" y, en este sentido, ha advertido de que cuando aparece un caso en poblaciones pequeñas la incidencia "se dispara".

Allúe, por su parte, ha mostrado su convencimiento de que estas motivaciones las darán también otras comunidades autónomas y están en la línea de la "asimetría" o la singularidad territorial planteada por el Gobierno central.

Ha apuntado Allué que en las cuatro fases planteadas en Aragón se incorpora a toda la población, sí bien ha resaltado que existen 628 municipios, del total de 730, que tienen menos de mil habitantes y suman unos 140.000 habitantes. De menos de 5.000 habitantes son unas 650 poblaciones que suman 300.000 habitantes, el 22 % de la población de Aragón, donde el 51 % reside en Zaragoza.

En cualquier caso, las fases estarán sometidas a los indicadores de salud de las diferentes zonas respecto a la evolución de la pandemia en las mismas, según el comisionado para la despoblación, quien ha apuntado que "sólo se podrán dar pasos atrás si se va a avanzando".

"Hay dos justificaciones importantes para presentar un documento de estas características", ha asegurado Allué: "En casi todas las zonas básicas de salud aragonesa en el mundo rural han tenido una incidencia de casos graves por debajo de uno de cada 1.000 y si la dispersión y la densidad de las zonas rurales juega en perjuicio de los habitantes de esa zona, puede jugar ahora en beneficio al anticiparse las medidas de desescalada"

Más información sobre el coronavirus

Última hora del coronavirus en Aragón

Suscríbase al boletín informativo que llega a su correo electrónico con toda la información sobre el coronavirus

Etiquetas
Comentarios