Despliega el menú
Aragón

política

Lambán propone que la desescalada comience en municipios de menos de 5.000 habitantes

El presidente de Aragón, además, ha pedido a Sánchez que los ERTE del sector turístico se prolonguen automáticamente cuando finalice el estado de alarma.

Javier Lambán, durante la rueda de prensa posterior a la conferencia de presidentes.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha propuesto a Pedro Sánchez y al resto de líderes autonómicos que las empresas del sector hostelero y turístico puedan prorrogar automáticamente sus ERTEs cuando termine el estado de alarma. A falta de una mayor concreción, Lambán ha pedido que las compañías que así lo necesitan puedan ampliar estos expedientes temporales de regulación de empleo "seis meses por causa mayor" y, después, por causas productivas.

En la conferencia de presidentes que se ha celebrado este domingo, Lambán ha puesto el énfasis en la reactivación económica que necesitará la Comunidad y todo el país cuando pase la pandemia. “Si no se reanima el empleo con celeridad, el problema puede ser irresoluble”, ha advertido. Por eso, ha insistido en que se active un plan nacional para salvar el turismo del país, así como subvenciones para que los comercios y negocios de hostelería no tengan que asumir el coste de sus alquileres mientras tengan que estar cerrados.

También ha solicitado como medida económica importante para Aragón la apertura de los concesionarios de automóviles. Se trata, a su juicio, de una decisión necesaria para que las fábricas puedan recuperar la actividad. “De nada les serviría abrir si están cerrados los concesionarios”, ha señalado Lambán, quien ha advertido de que España corre el riesgo de perder el posicionamiento que tiene en el negocio del automóvil frente a países como Alemania, en los que la vuelta a la actividad va a ser más rápida.

En la reunión de presidentes, Lambán también ha pedido que el Ingreso Mínimo Vital “llegue cuanto antes a sus destinatarios”. “Ha habido un incremento muy notable de personas que han perdido todos los recursos de los que disponían y que acuden a ayuntamientos e instituciones para obtener hasta lo más indispensable, como la comida”, ha alertado el presidente de Aragón.

Por otro lado, Lambán ha planteado que la desescalada del estado de alarma se haga teniendo en cuenta el tamaño de los municipios y que, por tanto, no se decida por provincias, como parece que plantea el Estado. En concreto, el presidente de Aragón ha apuntado que “igual es una buena decisión empezar en municipios de menos de 5.000 habitantes, si no tienen precedentes negativos de coronavirus”.

“No somos partidarios de que la vuelta se escalone por provincias, como piensa el Gobierno, sino que debe hacerse por número de habitantes del municipio”, ha señalado Lambán en la rueda de prensa posterior. Ha puesto como ejemplo el caso de Aragón, donde “el 65% de los casos” se concentran en Zaragoza. “Pensamos que la vuelta debe empezar antes en el medio rural que en las grandes ciudades, por evidentes razones de riesgos de contagio”, ha apuntado.

No obstante, Lambán ha asumido que será el Gobierno de España quien decida sobre los diferentes pasos de la desescalada. Mañana habrá una nueva reunión con las comunidades autónomas, esta de carácter más técnico, y el martes el Consejo de Ministros presentará su hoja de ruta para todo el país.

El presidente de Aragón ha señalado que la reunión de hoy con Sánchez y sus homólogos del resto de autonomías ha tenido un tono “matizadamente distinto” que las seis anteriores porque “por fin las cifras de contagios y el impacto de la pandemia empieza a atenuarse” y “empieza a verse la luz al final del túnel”. Eso sí, ha pedido “mantener la tensión” y “no tomar decisiones apresuradas” que hagan malograr “el esfuerzo” realizado hasta ahora.

En la rueda de prensa posterior a la conferencia, Lambán también se ha referido a las aglomeraciones registradas este sábado en los mataderos de Binéfar, donde decenas de personas llegaron al mismo tiempo a realizar los test masivos de coronavirus. Ha admitido que hubo un “fallo de coordinación” y ha señalado que van a trabajar en que “no se vuelva a repetir”, aunque ha descartado “iniciar pesquisas” sobre lo sucedido. Ha avanzado que tratarán de mantener la actividad de los mataderos abierta pese al alto número de contagios entre los trabajadores. Por último, ha apuntado que Binéfar “centra ahora la atención prioritaria del departamento de Sanidad”, y que el objetivo es “dejar a salvo a los no contagiados”.

Etiquetas
Comentarios