Despliega el menú
Aragón

Elecciones generales

Teruel ya existe en el Congreso

Veinte años de lucha y reivindicaciones han culminado tras las elecciones generales en un escaño con el que la plataforma espera poner voz en en Parlamento a los acuciantes problemas de la provincia.

sedede Teruel Existe en la noche electoral. foto antonio Garcia/bykofoto 10/11/19 [[[FOTOGRAFOS]]]
Sede de Teruel Existe en la noche electoral, con Tomás Guitarte dirigiéndose a sus seguidores.
Antonio García/Bykofoto

Año 1999. Teruel no tiene ni un kilómetro de autovía ni de autopista, y el camino más directo para viajar a Madrid obliga a circular por carreteras nacionales de un único carril a través de una de las zonas más frías de España. Y eso, en invierno, no es fácil. De Madrid a Teruel por carretera se tarda un mínimo de tres horas, siendo optimistas. No hay otra forma de ir, porque la ciudad no tiene aeropuerto, y la principal vía férrea es la de Sagunto-Zaragoza. La provincia ha ido sufriendo una continua sangría migratoria: 213 de sus 236 municipios tienen menos de 1.000 habitantes; 66 pueblos ya tienen menos de 100 vecinos. La población total es la mitad que tenía en 1910. Y el 30% tiene más de 60 años. Recuerde, hablamos de hace 20 años.

Justo por estas fechas, en los meses de noviembre y diciembre de hace dos décadas, toda España escuchó un clamor popular que reivindicaba avances significativos para Teruel. Manifestaciones, concentraciones, protestas e incluso una huelga general en toda la provincia pusieron voz al descontento y al hartazgo de una población cada vez más aislada y mermada. Para el resto del país, de repente, Teruel Existe.

La plataforma redactó seis puntos programáticos, ejes fundamentales de sus reivindicaciones y la hoja de ruta que les ha guiado siempre: Un transporte ferroviario de calidad, unas comunicaciones por carretera propias del siglo XXI, una asistencia eficaz a la emergencia y al transporte sanitario, una asistencia a la salud mental integrada en el sistema sanitario nacional y ajustada a la ley, planes que mantengan el empleo en la provincia y que impidan su despoblación progresiva por falta de futuro y una enseñanza de calidad y con mayor proyección universitaria. Nada menos.

Paro silencioso y multitudinario

La primera acción reivindicativa consistió en un paro silencioso de 5 minutos en la capital turolense el 1 de diciembre de 1999, que fue secundado por la inmensa mayoría de la ciudadanía y que se complementó con concentraciones en espacios públicos en las que participaron 20.000 personas, el 66% de todos los habitantes de la ciudad aquel año. Reivindicaban las mejoras de las comunicaciones por ferrocarril y por carretera, de la asistencia sanitaria, de la oferta educativa y medidas para generar empleo.

Un mes después, el 6 de febrero de 2000, las concentraciones se secundaron en toda la provincia y llegaron también a Zaragoza. La manifestación en Teruel, hasta entonces la más multitudinaria de su historia, reunió a unas 30.000 personas. Un mes después, el 2 de marzo, todos los grupos políticos (PP, PSOE, PAR, CHA e IU) firmaron el Pacto por Teruel, comprometiéndose a emprender iniciativas legislativas que satisfagan las reivindicaciones.

El salto a Madrid

Pero Teruel Existe no solo quería hacerse oír en Aragón, sino que consideró imprescindible que sus reivindicaciones se escucharan en la capital de España. Por este motivo, el 30 de abril de 2000, una marcha ciclista llegó a la Puerta del Sol de Madrid, en la que participaron unos 300 ciudadanos de Teruel, Cuenca y Zamora para pedir al Gobierno medidas presupuestarias que compensaran las carencias en infraestructuras y servicios que padecían las provincias del interior peninsular.

Otra jornada histórica en aquellos inicios reivindicativos a gran escala fue la del 29 de noviembre de 2000, cuando Teruel paró por su futuro para reclamar más inversones. La huelga general en toda la provincia fue seguida de forma masiva y más de 30.000 personas se manifestaron para pedir mejor trato del Estado.

Después de estos inicios trepidantes, y según resume la propia plataforma, Teruel Existe ha estado con subsecretarios de Estado de Infraestructuras de Fomento, con diputados y senadores, con eurodiputados de todo el espectro político, “defendiendo un reparto justo de los Fondos Europeos y explicando la situación de la provincia”, porque lo que, aseguran, “la situación de Teruel ya no es por desconocimiento de los gobernantes, sino por dejación de las funciones más dignas del Estado y de Europa en materia de cohesión y vertebración”.

También han propiciado y ayudado, aseguran, a la formación de otros movimientos ciudadanos de la España Vaciada, con los que comparten “el problema de la despoblación”, como La Otra Guadalajara, Cuenca o Zamora. Y junto con Soria Ya han encabezado “una auténtica lucha contra uno de los mayores desequilibrios de toda Europa.

De la reivindicación a las elecciones generales

De este modo, en septiembre Teruel Existe anunció que concurriría a las elecciones generales del 10N como agrupación de electores “cansada de que, ante las reivindicciones precisas para la provincia, las administraciones solo responsan con buenas palabras”. El anuncio corrió a cargo de los portavoces de la coordinadora, Tomás Guitarte y Manuel Gimeno, que explicaron que eran necesarios 1.000 avales para que la plataforma pudiera concurrir a los comicios como una fuerza política más. Dicho y hecho. Se reunieron un total de 6.781 firmas, el apoyo de un 6,34% del electorado turolense, muy por encima del 1% necesario.

Teruel Existe colocó en la parrilla de salida a Tomás Guitarte, uno de los más antiguos activistas de la plataforma, que encabezaba la lista al Congreso. Como número dos iba su portavoz, Manuel Gimeno. Para el Senado, Teruel Existe colocó de cabeza de lista a Joaquín Egea, seguida por Beatriz Martín. Ambos han logrado su asiento en la Cámara alta, al lograr el 28,3% de los votos el primero, y el 26,11% la segunda.

El programa electoral recogía las reivindicaciones de estos últimos 20 años: la lucha contra la despoblación, la atención al medio rural, las comunicaciones por carreteras y ferrocarril, las telecomunicaciones y la búsqueda de alternativas al inminente cierre de la central térmica de Andorra. Aunque en dos décadas no todo ha ido para atrás Teruel capital ha estrenado su propia plataforma logística, Platea, mientras que en el último lustro se ha visto el desarrollo que ha generado el aeropuerto de Caudé, dedicado a labores de reparación y almacenaje de aviones.

Ahora, después de situar la provincia en el mapa, toca mirar al Congreso. Teruel Existe llevará al Parlamento la voz de la España vaciada: 16.696 votos han obrado el milagro para lograr uno de los tres escaños que reparte Teruel. “Es un día histórico, tengo una satisfacción tremenda”, decía en plena noche electoral Tomás Guitarte, en nuevo diputado (los otros dos de la provincia los han sacado el PSOE y el PP).

Su escaño huele a recompensa, que ya son veinte años de militancia y reivindicaciones. Porque les hagan mejores carreteras, porque asignen más guardias civiles a la provincia, porque llegue internet a un 45% del territorio, ni previsión de que llegue en los próximos tres años.

Marcar Teruel en el mapa de España

En estos 20 años desde que se constituyeran como plataforma ciudadana, se han reunido en sus etapas como presidentes del Gobierno con José María Aznar, Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. “Solo les pedimos lo que prometieron. Que en 2005 María Teresa Fernández de la Vega dijo que en 2010 estaría la A-68 para comunicar Zaragoza con el Bajo Aragón, y lleva 13 años aparcada. La otra autovía que reivindicamos con urgencia es la A-40, la Madrid-Cuenca. La prometieron en tiempos de Aznar, pero el tramo Cuenca-Teruel no lo han hecho aún”, denunciaba hace unas semanas Joaquín Egea, recién elegido senador por Teruel Existe. La provincia sí cuenta ya con su única autovía, la A-23, una infraestructura que conecta las tres capitales de provincia aragonesas. “No somos políticos, pero decidimos dar el salto por puro hastío”, incide Egea.

Ahora, cuando a Guitarte le toque ir a Madrid lo hará en coche “porque solo hay un autobús al día y en tren hay que hacer trasbordo”. Aun así, son varias horas al volante para 300 kilómetros raspados. “Hay pueblos como Ladruñán que están completamente aislados. Si tiene que ir una ambulancia, tarda media hora”, denuncia. La plataforma asegura que los turolenses “están olvidados”, se les ha convertido en “emigrantes forzosos”. “En 1974 inauguraron una ciudad escolar y el ministro de entonces dijo en la inauguración: 'Vosotros, turolenses, que estáis destinados a emigrar para el florecimiento de las provincias colindantes... ¡O sea, que ya nos habían escrito el destino!”, se duele Guitarte, quien asegura, tras saberse diputado del Congreso, que con este hito han “marcado a Teruel en el mapa de España”. “Creo que la atención que vamos a recibir nos va a permitir evidenciar la situación de la provincia y recibir soluciones, cuanto más urgentes mejor”, ha asegurado hoy lunes.

Algunos datos más: en Teruel hay 92 pueblos con menos de cien vecinos, la provincia ha perdido la mitad de sus habitantes en un siglo, hay 38 municipios sin niños y en Miravete, por ejemplo, el vecino más joven ya ha cumplido los 56. “Somos referencia de la España vaciada, dentro de treinta años vamos a ser un desierto demográfico”. No si él puede hacer algo para evitarlo.

Etiquetas
Comentarios