Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Solo un 20% de los mil megavatios del plan de cierre de Endesa se desarrollarán en Andorra

La eléctrica defiende que el proyecto requiere de unas 2.500 hectáreas y recuerda que no está cerrado

Imagen aérea de la central térmica de Andorra
Imagen aérea de la central térmica de Andorra
Google Earth

Solo un 20% de los mil megavatios de energía fotovoltaica proyectados por Endesa en el plan de cierre de la central térmica se desarrollarán en Andorra. Esto implica que la localidad acogerá un máximo de 200, cifra que contrasta con los 1.050 de potencia térmica que actualmente dan trabajo a alrededor de 4.000 personas de forma directa o indirecta. El resto se repartirán entre los términos municipales de Alcorisa, Alcañiz, Ariño, Calanda e Híjar.

La eléctrica justifica esta decisión y asegura que el proyecto, con el que busca compensar al territorio por las graves consecuencias socioeconómicas que provocará el cierre de la térmica en 2020, requerirá de hasta 2.500 hectáreas, superficie con la que, según defiende, no cuenta Andorra. Recuerda, en todo caso, que el plan, que apuesta principalmente por las renovables, "no está cerrado".

El problema, explica Sofía Ciércoles, alcaldesa de la localidad, es que la empresa ni siquiera ha preguntado al Ayuntamiento o a los particulares por el terreno disponible. Ciércoles critica el reparto y reconoce que "no satisface" al municipio. Incide, en este sentido, en que Andorra "sí tiene las hectáreas que necesita Endesa".

En su opinión, la inversión que hará la eléctrica en la localidad será mínima –en total se habla de 800 millones de euros– y "apenas se generará puestos de trabajo". "El plan seguiría sin convencernos aunque prometiese 2.000 megavatios en Andorra. Una vez que se construyan las instalaciones, la necesidad de mano de obra caerá. La apuesta por las renovables puede ser una propuesta más, pero no la única", dice.

Endesa estudia instalar 150 megavatios de renovables en los terrenos que ocupa actualmente la central, decisión que obligaría a desmantelarla por completo en contra del criterio de alcaldes y sindicatos, y desarrollar otros 50 al margen. Para los 800 restantes aún no habría una ubicación exacta, ya que el plan, que en estos momentos está siendo estudiado por el Ministerio para la Transición Ecológica, está en una fase "muy incipiente" y todavía no se ha negociado la compra o el alquiler de terrenos.

Aunque la empresa prometió "importantes recursos a través de impuestos y tasas" y "elevados ingresos en concepto de alquileres a los propietarios de los terrenos" al presentar la solicitud oficial de cierre, los alcaldes de las cuencas mineras temen que la mayor parte de las nuevas instalaciones se desarrollen en terrenos de la eléctrica.

Ciércoles no entiende que la inversión se vaya a repartir entre municipios que no se verán tan afectados por el cierre de la térmica, opinión que comparte con comité de empresa y sindicatos, que temen que el plan genere discrepancias y divida al territorio. La alcaldesa ya ha preguntado a Endesa al respecto. Su respuesta, según su versión, fue que el compromiso de Endesa es "con el territorio" y no solo con Andorra.

Falta de información

Joaquín Noé, alcalde de Ariño, otro de los municipios elegidos por la eléctrica para su proyecto de renovables, pide a la compañía que aclare cuanto antes dónde y cómo desarrollará los 1.000 megavatios anunciados, ligados a la autorización del Ministerio.

José Ramón Ibáñez, alcalde de Calanda, acoge el anuncio "con escepticismo", ya que ningún representante de Endesa se ha puesto en contacto con su ayuntamiento. Aunque reconoce que Calanda no será uno de los municipios más perjudicados por el cierre, pide "no ser localista". "Si se hiciesen inversiones en Alcañiz, Andorra o Utrillas me parecería perfecto. Lo importante es que se hagan cosas sea donde sea", manifiesta.

Por su parte, Julia Vicente, regidora de Alcorisa, exige "más lealtad e información". "El nuestro es uno de los municipios considerados muy mineros y el cierre nos afectará de lleno. En Alcorisa, muchas personas han trabajado en las minas durante años. En su día salían de dos a tres autobuses hacia Andorra por turno", recuerda.

Reunión en Madrid el 15 de enero

Endesa ha citado el próximo 15 de enero a la alcaldesa de Andorra, Sofía Ciércoles, en Madrid para profundizar en el plan de cierre de la central, presentado el 19 de diciembre ante el Ministerio para la Transición Ecológica. El encuentro, solicitado por la regidora, obedece a que la localidad aún no ha recibido una copia del documento. Solo conoce, por tanto, los escasos detalles que la eléctrica desveló hace semana y media a través de un comunicado.

La primera reunión, celebrada en el Pignatelli, terminó con duras críticas hacia Endesa por la "inconcreción" de su consejero delegado, José Bogas. En esta, Ciércoles espera que la compañía desgrane su propuesta y explique qué propone aparte de la anunciada inversión en renovables. Hasta la fecha, dice la alcaldesa, Endesa no ha planteado alternativas serias para garantizar una transición justa, por lo que confía en que el Ministerio no autorice el cierre.

La reunión se producirá solo tres días después de la manifestación convocada en la plaza del Regallo de Andorra por los trabajadores de Endesa y las empresas auxiliares. También en enero está prevista la visita de la ministra Teresa Ribera a Andorra. En ella se analizarán las más de 30 iniciativas planteadas por el Gobierno de Aragón, el Ayuntamiento de Andorra y los sindicatos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión