Despliega el menú
Aragón

Lambán estudia ahora nuevas ayudas para las empresas que se instalen en Andorra

La DGA asegura que negocia con varias pymes aragonesas pero no da nombres

Ciércoles y Lambán, ayer a la salida de la reunión con alcaldes, empresarios y sindicatos
Lambán estudia ahora nuevas ayudas para las empresas que se instalen en Andorra
L. Castel

El Gobierno de Aragón estudia bonificar a las empresas que se instalen en las cuencas mineras para mitigar las graves consecuencias socioeconómicas que traerá el cierre de la central térmica de Andorra en 2020, de la que dependen 4.000 puestos de trabajo directos e indirectos. Fuentes de la DGA confirmaron ayer a este diario que las ayudas estarán al margen de los fondos Miner y del Fondo de Inversiones de Teruel, aunque no adelantaron fechas ni cuantías.

El Gobierno se centra ahora en buscar fórmulas jurídicas que garanticen que estos incentivos sean "absolutamente legales". El objetivo, como recalcó el presidente de Aragón, Javier Lambán, en Andorra, donde se reunió con alcaldes, sindicatos y empresarios, es aportar "marcos atractivos" desde el punto de vista técnico, institucional y económico.

El líder autonómico aseguró que la DGA negocia con varias compañías aragonesas su instalación en las comarcas mineras. Pese a que no dio nombres ni sectores, fuentes del Ejecutivo autonómico confirmaron que serán pequeñas y medianas empresas. No se espera, por tanto, que sean capaces de suplir los cientos de puestos de trabajo que se perderán tras el ‘carpetazo’ al carbón.

Lambán adelantó que "hay contactos serios" y que el primer anuncio podría producirse la próxima semana. Los proyectos, en todo caso, quedarán ligados a la elevación de aguas del Ebro a Andorra, una de las pocas promesas que el Ejecutivo PSOE-CHA arrancó al Gobierno central en la bilateral de este mes.

El Ejecutivo autonómico no esperará a "planificaciones maravillosas" o "soluciones mágicas" de Europa o Madrid. Por eso, Lambán instó ayer a la directiva de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE-Aragón) a que asumiera como propio el problema. "Estoy convencido de que son las empresas aragonesas las que ofrecerán un horizonte despejado para la zona", afirmó. Este posible desembarco, que iría unido a una futura ampliación de la residencia de mayores y a una nueva oferta de Formación Profesional ligada a las energías renovables, fue recibida de forma positiva por el resto de actores.

Pero también es necesario, como recordó la alcaldesa de Andorra, Sofía Ciércoles, que lleguen inversiones de las administraciones. En este sentido, el Gobierno aragonés se comprometió a exigir a Endesa y al Ejecutivo central medidas para alargar la vida de la térmica. "Pediremos a la ministra que no autorice el cierre si no se satisfacen las exigencias de las cuencas mineras y del propio Gobierno de Aragón", dijo Lambán.

Mucho más duro fue con Endesa, de la que, dijo, "no se puede ir de rositas" después de todos los beneficios que ha obtenido en Andorra. En cuanto a los proyectos de energías renovables que está desarrollando la eléctrica en Aragón, el presidente ironizó con que no son alternativas reales. "Son empresas de aquí las que ya lo hacen", manifestó.

Otras alternativas

Otra de las vías abiertas pasa por captar fondos de un plan europeo dotado con 25.000 millones de euros hasta 2030 –de los que están disponibles en torno a 7.000– para proyectos estratégicos importantes en zonas afectadas por problemas, como es el caso de Andorra. En este sentido, desde la Dirección General de Minas se está empezado a trabajar para tener proyectos "potentes" capaces de ser financiados por Europa.

El Ejecutivo autonómico, que prevé reunirse con Endesa antes del 15 de diciembre, coordinará todas las actuaciones a través del Instituto Aragonés de Fomento (IAF). "El mensaje fundamental es que estamos unidos y vamos a trabajar codo con codo. Las cuencas mineras pueden y deben salir adelante", afirmó.

Andorra, en todo caso, no es el único municipio afectado por el cierre de la térmica. El Ayuntamiento de Caspe aprobó el miércoles, a iniciativa del PP, una moción en la que instó a la DGA a ampliar el plan Miner a proyectos agrícolas y ganaderos. El problema está en que, una vez certificado el cierre de la central, Endesa dejará de hacerse cargo de la electricidad del bombeo de la que dependen los regantes de la zona, lo que hará que los costes energéticos sean "inasumibles".

Las opiniones

La opción a la que se aferra DGA de prolongar la vida de la térmica más allá de 2020 con una producción anual de 1.500 horas, menos de la mitad que en la actualidad, fue rechazada ayer por los sindicatos. Lambán siguió defendiéndola, aunque reconoció que sabe que "no genera demasiado entusiasmo". "La asumiremos hasta el final e incluso hemos sugerido a la ministra que dejen de pagar el céntimo verde para compensar las pérdidas por trabajar solo 1.500 horas, pero lo fundamental es la búsqueda de alternativas", dijo.

Sin embargo, para el presidente del comité de empresa, Hilario Mombiela, la producción de 1.500 horas al año es inviable, ya que se seguirían perdiendo empleos. "La prioridad es que se invierta. Aquí en España no se pueden dar pagos por capacidad y, sin embargo, en Polonia se han ofrecido 1.700 millones de euros a las empresas para que el carbón continúe hasta 2035", afirmó Mombiela. Por su parte, Antonio Planas de CC. OO., reclamó que haya una mayor exigencia a Endesa???? y propuso que se fabriquen en Andorra los componentes de los coches eléctricos que ahora promueve la eléctrica.

Etiquetas
Comentarios