Despliega el menú
Aragón

La DGA se aferra a ampliar la vida de la térmica más allá de 2020 y Endesa lo rechaza de plano

El Gobierno aragonés se reunirá en diciembre con la eléctrica para negociar alternativas al cierre.

El Gobierno de Aragón se aferra a prolongar la vida de la central térmica de Andorra más allá de 2020, una alternativa que ha marcado las primeras conversaciones entre la consejera de Economía, Marta Gastón, y el secretario de Estado de Energía, José Domínguez, y que Endesa rechaza de plano. Esta vía, defendida por el propio presidente de Aragón, Javier Lambán, obligaría a limitar la producción anual a 1.500 horas. A cambio, dilataría el cierre entre cinco y diez años.

Este será uno de los asuntos que centrarán la reunión que Lambán mantendrá hoy con alcaldes, sindicatos y empresarios en Andorra, a la que también asistirán Gastón, el consejero de Presidencia, Vicente Guillén, la de Educación, Mayte Pérez, y los directores generales del Instituto Aragonés de Fomento y de Aragón Exterior, entre otros. El problema está en que ni el comité de empresa ni los sindicatos –que el sábado arrancarán sus protestas con una concentración a las puertas de la central–, creen que sea buena solución.

Hilario Mombiela, presidente del comité, aseguró ayer que la alternativa de las 1.500 horas no les vale, ya que "desaparecería mucha mano de obra". "Serían insuficientes para mantener los tres turnos actuales. Hablamos de que se trabajarían solamente tres o cuatro meses. ¿Qué haríamos el resto? Estaríamos parados y las empresas auxiliares tendrían que recortar sus plantillas", aseveró.

Mombiela pondrá hoy esta cuestión sobre la mesa. También trasladará al Gobierno aragonés la "incertidumbre y el nerviosismo" que existe en la planta desde que Endesa confirmó el cierre. "Es importante que el plan que se presente cubra al menos la mano de obra que va a desaparecer. Solo con instalar molinos y placas solares no será suficiente", dijo.

Alejo Galve, secretario territorial de UGT en Teruel, reconoció que la propuesta del Ejecutivo es "delicada", ya que la térmica, que terminará 2018 con una producción de unas 3.200 horas, tendría que prescindir de alrededor 2.000 empleados directos e indirectos.

"No creemos que sea la solución. Lo importante es ganar tiempo para buscar alternativas. Si alargásemos la vida de la térmica hasta 2030 y no las hubiera estaríamos en las mismas", razonó.

Para Antonio Planas, de CC. OO., sería "una solución cortoplacista". "Ayudaría poco, ya que en 2023 expira todo por el cupo de emisiones", recordó. Esta vía, apuntó Planas, "mantendría como máximo a una cuarta parte de la plantilla". "La verdad es que no lo vemos. Si funcionamos, queremos hacerlo al 100%. Esto sería un parche", expuso.

"Ningún escenario es rentable"

El Ejecutivo autonómico, que hoy desgranará a alcaldes y agentes sociales "lo que ya se ha hecho desde el Gobierno de Aragón y lo que se va a hacer", asegura que está alternativa no obligaría a Endesa a acometer inversiones, afirmación que la eléctrica desmiente. Fuentes de la compañía subrayan que sí serían necesarias y que "ninguno de los escenarios analizados –entre los que se incluye el defendido por el Gobierno– son compatibles con la rentabilidad de la central térmica". La previsión es que funcione "al mismo ritmo que hasta ahora" hasta el 30 de junio de 2020 y que el 1 de julio pare sin dar opción a limitar la producción como sugiere el Gobierno de Lambán.

Fuentes de Economía confirmaron ayer que las partes se reunirán "en diciembre" –la fecha exacta está todavía por concretar– y que, hasta entonces, la DGA "trabajará con todas las líneas abiertas". La prioridad, explican desde el Ejecutivo, es que se garantice un plan económico acorde a las necesidades del territorio.

Por su parte, el Ministerio de Transición Ecológica de Teresa Ribera, encargado de autorizar el cierre definitivo de la central, rechazó entrar en la polémica de las 1.500 horas. Fuentes del Ejecutivo central subrayaron que la eléctrica es "una compañía privada" y que, en consecuencia, la decisión de prolongar o no la vida de la térmica es estrictamente "de carácter empresarial".

Unanimidad en la Diputación de Teruel

Todos los grupos de la Diputación Provincial de Teruel acordaron ayer pedir al Gobierno y a Endesa que alarguen la vida de la central andorrana "más allá de 2020" para dar tiempo a generar alternativas laborales. El pleno instó a la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, a visitar Andorra "a la mayor brevedad" para exponer su plan para una "transición energética justa". PP, PSOE, PAR, Ganar y CHA se comprometieron a formar un "frente común" para resolver la crisis generada por el cierre de la térmica. Los firmantes destacaron el consenso alcanzado frente a la acuerdo imposible en las Cortes en esta misma materia.

Etiquetas
Comentarios