Despliega el menú
Aragón

Ignacio Montaner: "En Endesa no vemos ninguna posibilidad de alargar la vida de la térmica de Andorra"

El director general de Endesa en Aragón espera contar con las contratas para el desmantelamiento y que las renovables cubran el hueco que deja la térmica en Andorra.

Ignacio Montaner, director general de Endesa en Aragón
Ignacio Montaner: "En Endesa no vemos ninguna posibilidad de alargar la vida de la térmica de Andorra"
Francisco Jiménez

¿Endesa solo ha estado a las maduras y no a las duras en Aragón como dice Javier Lambán?

Endesa ha participado en todas las iniciativas en las que se nos ha pedido que ayudemos a desarrollar el territorio.

También tacha el presidente de la DGA de "obscenidad" la forma en la que la empresa anunció el cierre de la térmica.

Hubo una filtración y a partir de ahí se desencadenó todo. Nosotros hemos tenido comunicación permanente con el ministerio, el Gobierno de Aragón, el Ayuntamiento de Andorra, con todos los interlocutores, explicando nuestra posición. El mensaje era que, con el marco regulatorio que había y las condiciones de mercado, Endesa no podía hacer las inversiones para cumplir con la reducción de emisiones que marca la normativa española y europea.

¿Cuántas veces se han reunido con la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, desde que tomó posesión?

No se lo puedo precisar.

¿Cuándo se adopta la decisión de no invertir los 190 millones para adaptar la central de Andorra?

En la presentación de los planes de inversión de los dos años anteriores tampoco se contemplaban las inversiones en Andorra y Compostilla (León). Ahora estamos muy cerca ya de 2020 y nos vemos en la obligación de presentar la solicitud de cierre al ministerio antes de que acabe el año. De las 6.000 horas que llegó a funcionar la térmica, este año acabaremos en unas 3.200.

En las plantas de As Pontes y Carboneras, Endesa sí realizará la inversión para que sigan abiertas más allá de 2020. ¿Cómo decidieron cuáles hay que cerrar?  

Es una decisión económica. Las de La Coruña y Almería se mantienen porque están en la costa y el precio del transporte del carbón es más barato que en Andorra.

Países como Polonia e Italia llegaron a acuerdos para acceder a subvenciones y alargar, con ellas, la vida útil de sus centrales.

Hay países que no tienen seguridad de suministro si no se mantienen determinadas instalaciones. El Gobierno español no ha llevado ningún plan sobre eso, aunque con las condiciones del mercado español, con más de 100.000 megavatios de potencia instalados en la península y unas puntas de demanda de 45.000 megavatios, es difícil plantear esa justificación.

¿Hay alguna posibilidad real de alargar la vida útil de la térmica?

Nosotros en estos momentos no la vemos. Por eso vamos a presentar la solicitud de cierre.

¿Se podría intentar recortando la producción anual en 1.500 horas e incrementando la exención del céntimo verde?

No sería suficiente. Las centrales de carbón, con la energía renovable que es más competitiva, van a tener mucho menos funcionamiento en el sistema energético español. Nosotros ahora no vemos que esas medidas sean suficientes para hacer estas inversiones.

También se propuso en las Cortes que se subaste la central y se adjudique a un operador dispuesto a invertir los 190 millones.

No sé si tiene base legal o no. Lo que sé es que cualquier operador va a tener que operar en las mismas condiciones que marca la ley a Endesa, con esos 190 millones de inversión, el hueco térmico actual, los derechos de emisión de dióxido de carbono... Yo creo que no va a ser atractiva para ningún operador. Endesa es una empresa que tiene una experiencia de muchos años en operar este tipo de centrales, y creo que lo hacemos bien.

¿Les preocupan las exigencias que puedan imponer la DGA y el Gobierno central a Endesa para aceptar el cierre?

Endesa está haciendo una serie de inversiones importantes en Aragón. En la actividad de distribución estamos hablando de 190 millones de euros de inversión en los próximos tres años. Dentro de la política de energías renovables, desarrollará más de 400 megavatios en 13 parques eólicos con una inversión asociada de 425 millones. Endesa está apostando por Aragón. Y de forma voluntaria ya anunció que presentaría un plan de acompañamiento para paliar en la medida de lo posible la incidencia del cierre de la térmica en la zona de Andorra.

¿Qué medidas incluirá ese plan para las cuencas mineras?

Estamos trabajando en él. Tendrá una dotación propia, con el coste de los proyectos, que se añadirán a los más de 600 millones que Endesa tiene ya comprometidos en Aragón. Se presentará primero a la DGA_y a Andorra. Estamos viendo qué podemos hacer en la zona, seguramente relacionado con el desarrollo de las renovables, para dejar una actividad pero dar riqueza a la zona con otra. Lo primero será nuestro compromiso con los 150 trabajadores para que haya recolocaciones. Endesa tiene oficinas en Aragón, otras centrales... Dependerá de los intereses de cada uno de ellos.

Pero quedan fuera las contratas.

El desmantelamiento durará entre cuatro y seis años, y se intentará que las contratas puedan presentarse al concurso para desempeñar esos trabajos de mantenimiento. Dará trabajo a 130 personas, con puntas de 200.

¿Hay tiempo suficiente para una transición justa?

Intentaremos ver qué calendario tiene ese plan de acompañamiento para conjugarlo con los trabajos de desmantelamiento.

Tras el anuncio de cierre se ha sugerido que Endesa devuelva las ayudas públicas que ha recibido la central térmica.

No solo Endesa, el sistema eléctrico español y la minería en su conjunto han recibido ayudas puntuales para garantizar el mantenimiento o cierre ordenado de las minas. Afecta a la minería y a todo el sector eléctrico.

¿Considera que el fin de la térmica afectará a la relación de los aragoneses con Endesa?

Nuestra obligación será recomponer esa situación y continuar demostrando que seguimos apostando por aportar al crecimiento de la economía aragonesa como hemos hecho hasta ahora.

Etiquetas
Comentarios