Despliega el menú
Aragón

Alcaldes y sindicatos exigen a la ministra Ribera más de 30 medidas para Andorra

Instan en dos cartas a ir más allá del "insuficiente" plan de Endesa.

Imagen de archivo de la central térmica de Andorra
Endesa comunica al Gobierno el cierre de la central térmica de Andorra
Heraldo

El Ayuntamiento de Andorra, CC. OO. y UGT reclaman a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, más de una treintena de proyectos e inversiones para garantizar el futuro de las cuencas mineras tras el cierre de la central térmica en junio de 2020. La propia alcaldesa, Sofía Ciércoles, y los representantes sindicales entregaron el lunes a Ribera dos cartas que van más allá de la apuesta por las renovables anunciada por Endesa en su plan de acompañamiento, presentado esta semana junto a la solicitud de cierre ante el Ministerio y calificado de "insuficiente" por los propios agentes sociales.

El Consistorio andorrano exige fondos al Gobierno central, el Ejecutivo autonómico y Endesa para impulsar un plan de desarrollo económico y social e inversiones estratégicas para la zona.

Reclama, entre otras cuestiones, una línea de ayudas a fondo perdido a la inversión de proyectos empresariales, otra de aval bancario para iniciativas "clave" para el desarrollo de Andorra y su comarca y una tercera de ayuda a emprendedores. También insta a apostar por la modernización y la reactivación del comercio local, por las actividades turísticas y por apoyar a jóvenes con talento que quieran retornar a las cuencas mineras.

En cuanto a las inversiones locales, urge a ejecutar la segunda fase de la elevación de aguas del Ebro a Andorra, comprometida por el Ejecutivo central en la última bilateral. Incide, asimismo, en la importancia de ampliar el balneario de Ariño y la residencia de la tercera edad y de financiar la finalización del Hotel San Macario.

El Ayuntamiento cree necesario que el centro de estudios ambientales Ítaca se especialice en energías renovables como polo de desarrollo alternativo y que se impulsen al menos dos nuevos centros: uno de investigación de recursos energéticos y minerales y otro centrado en energías limpias.

Otras medidas adicionales pasarían por implantar calderas de biomasa en los edificios públicos, dotar de fibra óptica a las áreas industriales y desarrollar las redes eléctricas y gasísticas. Tanto el Consistorio como los sindicatos coinciden en que la mejora de las infraestructuras de comunicación y transporte es "clave" de cara a la atracción de empresas.

Estos últimos inciden en que la comarca "no merece la situación en la que se encuentra" y en que España no puede prescindir de la única fuente de energía autóctona que tiene. "No podemos crear una dependencia de otras fuentes inestables políticamente", dicen en su escrito a la ministra.

CC. OO. y UGT recuerdan que durante los años 80 el complejo minero-eléctrico de la comarca de Andorra-Sierra de Arcos llegó a representar el 70% del PIB de la industria de Teruel. Ambos temen que el cierre de la térmica en 2020 afecte negativamente a la sanidad y a la educación, ya que, como confirmó esta semana el director del Instituto Aragonés de Fomento, Ramón Tejedor, se prevé que tenga serias repercusiones demográficas.

El problema, alertan los sindicatos, "se extenderá mucho más allá de la comarca" e incluso podría afectar al conjunto de la Comunidad, de ahí que insistan en proyectos como la elevación de aguas del Ebro para garantizar un suministro suficiente a la industria, a vecinos y a agricultores.

Entre sus reivindicaciones figuran la construcción de un ramal de ferrocarril que aproveche las vías que transportan carbón a la central, propiedad de Endesa, para instalar un puerto seco. CC. OO. y UGT exigen que la central continúe abierta "mientras no se presente un plan serio". "No podemos conformarnos con los cuatro puestos de trabajo que creará la energía renovable", aseveran.

"¿Por qué no fabricar componentes para coches eléctricos desde la comarca? ¿Por qué no instalar una planta de energía termo solar?", preguntan en su escrito a la ministra, en el que incluso aluden a la posibilidad de ofrecer la central a gigantes como Amazon que "están interesados en comprar plantas para transformarlas en grandes almacenes para sus centros de datos".

Será la ministra, encargada de autorizar o rechazar el cierre, quien aclare en enero si el Gobierno avalará o no estas iniciativas.

Etiquetas
Comentarios