Despliega el menú
Branded

La fórmula para evitar la cola del paro

Realizado por:
  • Blue Media Studio

Aunque en 2018, España alcanzó cifras récord en número de emprendedores, no todos los nuevos empresarios prosperaron con sus iniciativas. No obstante, el Informe Mundial GEM 2018/2019, señaló al país como uno de los más favorables para emprender, por delante de Alemania, Japón o Reino Unido, aunque consideró insuficiente la educación en este campo tanto en la etapa escolar como universitaria y marcó como tarea pendiente impulsar políticas que reduzcan los trámites burocráticos y cargas impositivas.

Otro dato alentador que puso de manifiesto este documento fue el estrechamiento de la brecha de género entre los emprendedores españoles, que encabezan la paridad en Europa. Actualmente, por cada 10 hombres que ponen en marcha su proyecto empresarial, 9 mujeres hacen lo mismo, mientras en el continente solo se cuentan 6 de media.

En este contexto, los conocimientos sobre gestión, administración y marketing son fundamentales para tener éxito a la hora de embarcarse en una iniciativa emprendedora, un camino que no está exento trabas para los principiantes. Una circunstancia que ponen de manifiesto varios jóvenes empresarios aragoneses.

“Cada día nos animan más a emprender, pero no se nos guía”

Sara Acero, responsable de La Zarola.
Sara Acero, responsable de La Zarola.
S. A.

Sara Acero tenía muy claro el camino que quería tomar al acabar sus estudios. “Es algo que siempre había querido hacer. Mi padre fue emprendedor y lo he vivido siempre en mi casa. Desde que empecé la carrera tenía claro que quería ganar experiencia en el mundo laboral y que, en el momento que tuviera una idea que me gustara y viera que podía ser viable, la iba a llevar a cabo”. Licenciada en Publicidad y Relación Publicas, además de experta en Protocolo y organización de eventos y con formación en marketing digital y publicidad interactiva, la joven decidió crear hace cuatro años La Zarola, un espacio culinario en el que se ofrecen cursos de cocina y otras experiencias gastronómicas.

“Cada día nos animan más a que emprendamos, pero no se nos guía. Muchas veces el problema está en que no se gestionan correctamente los proyectos, pues este es un mundo complicado en el que entran en juego muchas variables”, expresa Acero, que añade que para su aventura empresarial le vinieron muy bien muchos de los aspectos que aprendió en su carrera, pues “al final, en un negocio es muy importante el tema de la comunicación, sobre todo cuando empiezas de cero”.

No obstante, también destaca que cree necesaria una mayor formación en materia de emprendimiento. “Es una opción que está ahí y para la que tienes que estar muy preparado en tema de papeleo y leyes. Cuando tenía alguna duda, acudía a personas que sabía que habían emprendido y a entidades como la Asociación de Jóvenes Empresarios, que te ayudan en todo el proceso. Pero creo que las titulaciones deberían estar más acordes al mercado, ya que cambia constantemente y eso hace que muchas veces estés perdido”.

"Emprender es una opción para la que tienes que estar muy preparado en tema de papeleo y leyes"

Entre las dificultades con las que se encontró, resalta “la negatividad de algunas personas”. “Cuando lo desarrollamos hablamos con mucha gente y todo el mundo nos decía que era muy arriesgado para una ciudad como Zaragoza. Esto nos hizo replantearnos muchas cosas, pero finalmente decidimos llevarlo a cabo porque si no siempre nos íbamos a quedar con la duda”.

Inaugurado en el año 2015, La Zarola es un original espacio que ofrece cursos de cocina a nivel 'amateur' sobre diferentes temáticas, lo que le ha llevado a cosechar un éxito notable en la capital aragonesa. “Queríamos montar una empresa en un local donde la gente se sintiera como en casa y pudiera disfrutar de las experiencias. Muchas personas vienen a divertirse, desconectar y pasar un rato divertido alrededor de los fogones. Además, también apostamos por las empresas, pues organizamos diferentes actividades para ellas trabajando aspectos como el trabajo en equipo, la creatividad o el liderazgo”, apunta la joven emprendedora.

Por último, Acero, que da mucha importancia al marketing en su actividad profesional, pone de relieve que uno de los elementos clave del éxito es el emprendimiento de “creer en el proyecto propio y rodearse de buenos profesionales, gente con ganas y que trabaje bien, además de tener colaboradores en los que confiar y que no pierdan la ilusión”.

“Puedes tener el proyecto más viable, pero como no lo sepas vender, no tienes nada”

Miguel Albareda, director de operaciones en la compañía global Latam Invest Group.
Miguel Albareda, director de operaciones en la compañía global Latam Invest Group.
M. A.

A sus 27 años, Miguel Albareda, graduado en Administración y Dirección de Empresas con especialización en internacionalización de mercados en la Universidad San Jorge, trabaja actualmente como director de operaciones en la compañía global Latam Invest Group.

¿En qué momento y por qué decidiste hacerte emprendedor?

Siempre lo he tenido en mente, pero me decidí cuando empecé a ver, durante mis años universitarios, que el mercado laboral español estaba de capa caída y que, además, iba a estar regular unos cuantos años más. Entre las razones por las que decidí apostar por proyectos personales está la satisfacción personal de producir para uno mismo.

¿Cómo se ha ido desarrollando tu iniciativa hasta la actualidad?

Todo empezó mientras estudiaba ADE, cuando Manuel Zalba, mi socio actual, me invitó a formar parte de su proyecto sin ánimo de lucro que buscaba volver a convertir la política en algo atractivo para los jóvenes. En 2014 realizamos en Zaragoza el primer Parlamento Iberoamericano de la Juventud, en el que reunimos a jóvenes legisladores de muchas nacionalidades y el éxito de este evento nos permitió viajar a Ecuador para la organización de la segunda edición. Paralelamente, decidimos establecer nuestra base de operaciones en Miami, Estados Unidos, desde donde empezaron a sucederse los viajes.

¿Con qué dificultades te has encontrado en el camino?

Con casi todas. Al estar enfocados en proyectos grandes o muy grandes y hacerlo en países de Hispanoamérica, todo lo que puede salir mal, tiende a salir mal, pero aprendemos rápido y después de cuatro años ya estamos curtidos en según qué contratiempos.

¿Qué formación de la que obtuviste en la carrera te ha ayudado más a la hora de emprender?, ¿qué complementos has necesitado?

Me quedo sobre todo con la contabilidad en todas sus formas, fiscalidad, estrategia, investigación de mercados y algunas nociones de marketing. Mi formación académica acaba cuando terminé la carrera. En ese momento es cuando empieza la formación en la vida real, cuando toca poner en práctica lo aprendido.

¿Qué importancia le das al marketing en el día a día de tu actividad profesional? ¿Y a la gestión y administración?

La organización es fundamental para la autogestión. Si falla eso, estás condenado. Al marketing, por otro lado, también toca darle su merecida importancia. Puedes tener el proyecto más viable o la idea más prometedora del mundo, pero como no lo sepas vender dónde, cómo, cuándo y con quién, no tienes nada.

¿Qué recomendarías a otros jóvenes emprendedores que se encuentren ahora en esa situación?

A los que se hayan animado por la creación de empresas propias les recomendaría que no se conformen con España o Europa. Gracias a internet tenemos la posibilidad de desembarcar en casi cualquier mercado del mundo.

¿Deberían estar más adaptadas las carreras universitarias al mercado actual y a las posibilidades que ofrece?

Totalmente, el mercado no cambia cada año ni en cada cambio de ley de estudios, cambia cada día y es fundamental estar actualizado durante la carrera para que al salir de la carrera el golpe sea menor.

¿Cómo valoras, hasta ahora, tu experiencia?

Positiva, la mire por donde la mire. De momento no la cambio por nada.

"Construimos una sociedad y después nos dimos cuenta de que nos habíamos confundido de tipo"

Aunque la idea surgió en 2017, no fue hasta febrero de este año cuando las puertas de 4D Rendimiento Físico y Deportivo pudieron abrirse por primera vez. Y el camino, además de largo, tampoco fue sencillo. Para Adriana Duaso, Álex Sarría, Pablo Quílez y Jorge Sánchez, fundadores de este centro para deportistas profesionales y semiprofesionales que quieren mejorar su rendimiento o para quienes se están recuperando de una lesión o quieren prevenirla, "lo más complicado del proceso ha sido todo el papeleo".

Los cuatro promotores del espacio 4D Rendimiento Físico y Deportivo, ubicado en la calle de Ávila, en Zaragoza, se conocieron cuando estudiaban Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (Ccafd) en la Universidad San Jorge. "Pablo y Jorge tuvieron la primera idea, pero al intentar materializarla, no les salió. Para nosotros surgió como una broma", explica Duaso. "Lo vimos cuando cursábamos cuarto de carrera en un viaje a Sevilla y quisimos traerlo aquí", cuenta Quílez. A pesar de las trabas, el pasado febrero pudieron celebrar la puesta en marcha de su actividad. "Lo que hacemos es elaborar un entrenamiento personalizado a partir de una valoración inicial para conocer qué lesiones ha tenido y qué deportes practica o ha practicado el cliente. Después, generamos un plan de entrenamiento que puede realizar aquí, en sesiones individuales o de pareja, o fuera, de forma monitorizada".

"La experiencia ha sido dura y desesperante, pero hemos aprendido mucho. Creo que son cosas que te deberían explicar en la carrera", señala Sarría. "Empezamos constituyendo una sociedad y después nos dimos cuenta de que nos habíamos confundido de tipo", ejemplifica el joven. En palabras de Sánchez, "nadie enseña a leer una nómina, a conocer el sistema económico español o a entender un Boletín Oficial donde salen expuestas las normas del juego que te van a afectar directamente". Para Duaso: "Necesitábamos más formación, sobre todo en cuestiones económicas y legales". "Hemos tenido suerte de contar con gente que sabía y que nos ha ayudado". 

"Nadie enseña a leer una nómina, a conocer el sistema económico o a entender un Boletín Oficial"

Su experiencia como entrenadora de baloncesto y preparadora física, unida a la de sus compañeros -más de 10 años en el mundo del 'fitness' y las clases colectivas como entrenador personal y preparador físico, en el caso de Sarría; entrenador, responsable de metodología de fútbol base y preparador físico en este deporte, en el de Quílez; y en el de Sánchez, coordinador de preparación física de cantera y preparador físico del primer equipo de Tecnyconta-, les ha servido para captar a sus primeros clientes.

"Al principio subimos fotos a Instagram, creamos un Twitter e hicimos una página web, pero cuando nos pusimos a gestionarlo nos dimos cuenta de que las carreras de marketing están para algo", indica Quílez. "Surgen dudas sobre qué subir a internet para que le llegue a la gente, cómo hacerlo, a qué hora es más efectivo... Para nosotros es tan importante que al final hemos tenido que coger a una persona especializada", remarca Quílez.

Los cuatro coinciden en una recomendación para los futuros emprendedores: paciencia. "Equivocarnos nos ha ayudado a aprender muchas cosas, así que mucha calma. Los errores nos han hecho dar un salto de calidad", concluye Quílez.

“Es esencial que la Universidad pueda formar profesionales que sepan adaptarse rápidamente al cambio constante”

Un grupo de alumnos expone un proyecto en una de las aulas de la Universidad San Jorge.
Un grupo de alumnos expone un proyecto en una de las aulas de la Universidad San Jorge.
USJ.

La Universidad San Jorge y Esic ofertarán para el próximo curso una doble titulación en ADE y Título Superior en Dirección de Marketing Global, el cual se impartirá en Aragón por primera vez. Su equipo docente explica la importancia de conjugar ambas áreas en un programa en el que los alumnos entran en contacto con el mundo empresarial desde el primer minuto. 

¿Cómo ha evolucionado el marketing desde su creación?

El marketing surgió como consecuencia del exceso de oferta. En sus orígenes, la orientación de producto buscaba ensalzar las características del mismo, insistiendo en que la calidad objetiva del producto era lo que suponía el éxito. Con el tiempo, todos los productos empezaron a ser de una calidad óptima. Así, la evolución hacia la orientación de ventas era obligada, ya que había que vender lo producido. Eso implicaba técnicas agresivas que dieron lugar la errónea idea de que el marketing creaba necesidades y servía para manipular. Pero hoy es completamente al revés. Se trata de estudiar al mercado, a los competidores y a los clientes, para satisfacer sus necesidades de forma efectiva. No se trata de vender lo que se produce, sino de producir lo que se vende.

¿Cómo explicaría la importancia del marketing para la actividad de una empresa?

Las funciones de producción, compras, aprovisionamiento, recursos humanos o ventas y otras se hallan en función de la investigación que aporta el marketing estratégico. Hay que saber que lo que se produzca tiene un mercado y que ese producto o servicio resultante será capaz de satisfacer a uno o varios segmentos de mercado.

¿Qué importancia tiene para que una empresa triunfe?

No basta con ser bueno, sino que también hay que parecerlo. Eso lleva a conceder una especial importancia a la comunicación. La publicidad, las relaciones públicas, el merchandising y los medios digitales resultan determinantes para que se culmine un proceso en el que los componentes emocionales, el marketing de contenidos y el storytelling tienen un protagonismo singular.

¿Los estudios universitarios deben adaptarse más a las exigencias del mercado de trabajo?

Las empresas que crecen lo hacen en mercados altamente tecnológicos y muy competitivos y es absolutamente esencial que la Universidad pueda formar profesionales que sepan adaptarse rápidamente a las necesidades de la empresa y al cambio constante. Para ello, la Universidad debe conocer bien esa realidad económica y sus requerimientos para poder trasladar esos conocimientos y habilidades a los estudiantes. La Universidad tiene la obligación de cerrar la brecha que ha podido existir entre esta y la empresa y, para ello, debe contar con profesionales que sigan vinculados a ese entorno y que participan activamente en la enseñanza. Por otro lado, debe huir de la clase teórica y magistral y ayudar al estudiante a entender cómo se aplican los conceptos teóricos y se dan soluciones prácticas a los problemas de la empresa.

¿Deberían tener un contenido más práctico? ¿Deberían tener a un mayor número de profesores vinculados a la empresa privada?

Es especialmente importante mantener el vínculo con la realidad económica y empresarial y esto se hace a través de la experiencia del profesor en entornos cambiantes, exigentes, que buscan altos niveles de eficiencia y que exigen resultados poderosos. El profesor puede estar en una empresa o haber tenido esa experiencia en el pasado y, esto, unido a las relaciones permanentes del estudiante con los problemas diarios de gestión de empresas reales que le exigen soluciones de verdad a sus problemas, puede cerrar el circulo.