Despliega el menú
Viajes

aragón es extraordinario

Y lo bien que estuvo Joaquín Phoenix en Santa Eulalia de Gállego...

El ganador del premio Óscar al mejor actor por ‘Joker’ estuvo un mes en el hotel Alen D’Aragón de Santa Eulalia de Gállego en el verano de 2017

Aunque se lo ha guardado para el final de la charla, José Zapata suelta la perla. Con naturalidad, una máxima que parece haber adoptado como filosofía de vida. Por cierto, fundó y dirige el hotel Alen D’Aragón en Santa Eulalia de Gállego junto a su pareja, Alan Crum. Y tuvo un huésped muy particular en el verano de 2017 durante un mes entero. Joaquin Phoenix pasó un mes con nosotros en casa Avril; también tuvimos a John C. Reilly, ambos eran los protagonistas de la película ‘Los hermanos Sisters’, de Jacques Audiard, que se rodó en distintos puntos de Huesca y Zaragoza. Phoenix resultó ser un tipo muy sencillo, la mar de tranquilo, saludaba a todo el mundo aquí con un abrazo… su comportamiento no se correspondió con esa imagen excéntrica que le atribuían. Y Reilly era todo un bromista; ambos hablan perfectamente español, por cierto”.

El Alén D’Aragón está muy cerca del casco urbano del pueblo; se trata de una colección de ocho casitas con edificio central de recepción y restaurante de temporada. José, colombiano, es politólogo y economista; Alen es geólogo. “Hemos vivido en Colombia, Inglaterra, Vietnam, Mallorca… llevábamos un tiempo con la idea de un cambio de vida, de velocidad, y decidimos recorrer la Península Ibérica para valorar posibilidades. Un día pasamos por Jaca, paramos en Murillo… nos apetecía conocer más la zona y finalmente alquilamos un apartamento en Ayerbe durante cinco meses para recorrer todo con calma. Un concejal de Santa Eulalia quiso enseñarnos terrenos en el pueblo, y nos ofrecieron apoyo con las tierras para un proyecto como el que llevábamos. Este terreno debía ser declarado como de interés social para poder construir allá un hotel social, y el Ayuntamiento nos apoyó, pero en una primera instancia no conseguimos el permiso, aunque el proceso se desatascó con la visita de un técnico que valoró positivamente nuestra idea”.

En el hotel, nada está al azar. “Queríamos armar un pueblecito, y la disposición de las casas tiene una razón de ser, al igual que los sillares elegidos. Acabamos la obra y abrimos en 2008, justo en el inicio de la crisis inmobiliaria, pero tuvimos suerte con la fidelización inicial de mucha clientela extranjera. A partir de 2015 ya empezó a llegar más gente de toda España, y ahora andamos en un 50/50 entre locales y foráneos”.

Los ventanales de las casas (todas, por cierto, tienen nombres de mujer) están siempre orientados al norte, a los mallos de Riglos, por dos razones; las vistas y el sol de verano, que pega mucho. “Hay ventanas al sur, pero siempre mucho más pequeñas, exceptuando nuestra propia casa. Tenemos muchos olivos, y todos son regalo de la gente del pueblo; siempre hemos tenido una gran relación con nuestros vecinos, es algo fundamental desarrollar este amor a primera vista en un sitio en el que no tienes raíces. Nos decimos las cosas, pero la relación es inmejorable; vamos mandándonos gente entre los establecimientos cuando alguno no tiene sitio, por ejemplo. El turismo es muy estacional aquí, de marzo a octubre, con pico entre julio y mediados de septiembre. Emprender en un pueblo tiene sus dificultades, pero vale la pena. Mira este paisaje. ¿No lo crees?”.

Santa Eulalia,: gran variedad de alojamientos y un corral de teatro

Paco Arbués, hijo de Santa Eulalia, fue un velocista destacado en sus años mozos, hombre clave en una época dorada atletismo aragonés que tenía al montisonense Javier Moracho (y eventualmente al soriano ‘adoptado’ Abel Antón) como emblemas. “Mi pueblo es bonito y acogedor. Además, está a tiro de piedra de lugares de gran interés turístico; en apenas 14 kilómetros tenemos la colegiata de Bolea, el castillo de Loarre, los Mallos de Riglos y Agüero, el rafting de Murillo… somos pocos, pero el tirón turístico es indudable; muchos fines de semana hay más turistas alojados que habituales del pueblo”.

En la oferta hotelera destaca la iniciativa de Guillermo Héber y José Antonio Casaucau, gestores de Casa Felisa desde hace 13 años; ahora también llevan los Apartamentos Samper y Casa L’Atelier. “En Casa Felisa hay encanto –explica Guillermo– con dos salones de techos altos con hogares, salita-comedor abajo, siete habitaciones dobles con baño de uso individual... se suele alquilar por habitaciones, y también a casa completa. Viene todo tipo de público; hay mucho inglés, francés y alemán que vienen atraídos por los alicientes naturales y deportivos de la zona”.

Paco tuvo Casa Coronazo hasta hace tres meses, llevó Casa Felisa en su día y ha dejado de gestionar otros dos alojamientos, pero sigue haciendo bandera de las bondades de su pueblo. “Aquí hay mucho para ver: el río Gállego, la ermita de Santa Quiteria, observación de estrellas en el mirador de San Pedro, dos rutas de BTT... en el casco urbano contamos con un teatro muy curioso, el Corral de García, acondicionado en forma de cubo, que abrió a finales del verano de 2019 con la gestión de Jesús Arbués. Se hacen dos festivales escénicos al año, y hay mucha actividad de ensayos, cursos o preparación de giras”.

Un puente histórico que se cerrará al tráfico rodado un mes desde el día 18

El puente sobre el Gállego marca el acceso al pueblo desde la cercana Ayerbe y a sus 103 años, sigue sólido, aunque algunos achaques en el suelo precisan de reparaciones. Estará cerrado al tráfico vehicular durante un mes a partir del próximo lunes, 18 de enero. “Está hecho con remaches, sin ninguna soldadura –explica Paco Arbués– y sigue el mismo sistema de la torre Eiffel o el puente de Hierro de Zaragoza. No hay peligro de hundimiento, pero eran necesarios los retoques. Habrá que llegar desde Zaragoza o Huesca por Gurrea de Gállego, Erla y Biel, bajando luego en dirección Fuencalderas hasta Santa Eulalia; son 100 kilómetros de rodeo, no hay ninguna otra posibilidad. Andando sí se podrá pasar; al otro lado del puente estará el autobús para los escolares hasta Ayerbe, y desde el pueblo hay taxi municipal 24 horas para quien se acerque en vehículo hasta el otro lado del puente y lo cruce a pie”.

SANTA EULALIA DE GÁLLEGO

Comarca. Hoya de Huesca.

Cómo llegar. Desde Zaragoza, su capital de provincia (aunque para llegar se pase primero por tierras de Huesca) hay 108 kilómetros por la E-7, la A-132 y la A-1202. Desde el 18 de enero y durante un mes habrá que dar un rodeo desde Gurrea de Gállego por Erla y Biel, para bajar desde ahí a destino.

Dónde comer y dormir. Hay un solo bar, en la plaza, aunque se va mucho a Ayerbe, siete kilómetros, o a Murillo. Para dormir se cuenta con el hotel Alen D’Aragón (tiene restaurante en temporada alta), Casa Felisa, Apartamentos Samper, Casa L’Atelier y La Alforja. En el pueblo de Morán, con solo tres habitantes, hay dos casas rurales: Casa del Rey, iniciativa de Bodegas Pegalaz y pionera en el municipio, y la casa Solano de Morán.

Pegalaz. Esta bodega mira desde alto al pueblo de Santa Eulalia, y es un emprendimiento de la familia Senar, que tiene viña a la vera del edificio principal. Produce el tinto Firé en dos versiones; ‘coupage’’ de cabernet sauvignon, merlot y tempranillo. y garnacha.

Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios