Despliega el menú
Viajes

turismo

La vida regresa al pueblo viejo de Belchite

El día 8 de junio volverán las visitas guiadas a este conjunto con todas la medidas de seguridad, como el uso obligatorio de mascarilla.

La iglesia de San Agustín del pueblo viejo de Belchite fue decorado de la última película de Spiderman hace más de un año, 'Las aventuras del Barón de Munchausen' corrieron por sus calles a finales de los 80 y sus ruinas formaron parte de 'El Laberinto del Fauno'. Belchite es un lugar de cine y también de historia.

Con solo cruzar el arco de la villa se retrocede al verano de 1937, cuando fue escenario de uno de los episodios más sonados de la Guerra Civil. Y del estruendo al silencio, como el que ha imperado en este conjunto desde que se decretara el estado de alarma a mediados de marzo. No obstante, el mutismo de estos vestigios ya tiene fecha para el fin: el próximo lunes 8 de junio. Será entonces cuando se reanuden las visitas por las calles que trazan los edificios que quedan en pie y las casas de adobe que han resistido el paso del tiempo.

"Pueblo viejo de Belchite, ya no te rondan zagales, ya no se oirán las jotas que cantaban nuestros padres", recita la puerta de lo que fue la iglesia de San Martín. No se esperan zagales de ronda, tampoco jotas de antaño, sin embargo, los turistas volverán a darle vida de nuevo a este pueblo que suelen llamar 'fantasma'. El regreso a sus calles tendrá que ser con todas las medidas de seguridad que establecen las autoridades sanitarias, como el uso obligatorio de mascarilla, el suministro de gel hidroalcohólico o el respeto de la distancia exigida. Para garantizarlo se van a reducir los grupos a un aforo de 20 personas como máximo.

También se reforzarán los equipos de radioguías y los auriculares serán de un único uso e individual, desechables. Las medidas llegan también a la adquisición de entradas, que será de forma telemática, a través de la página web de la localidad (www.belchite.es), o directamente en la oficina de turismo belchitana. En ambas modalidades se pueden contratar otras actividades complementarias, como las explicaciones diurnas y nocturnas o una ruta por las huellas de la Guerra Civil, entre otras. Unas propuestas culturales en las que se mantendrá el mismo misterio como hasta ahora. "Además, toda la información servicio que necesite el viajero estará pertinentemente actualizada en la web", apunta Carmelo Pérez, alcalde de Belchite.

La novedad de esta etapa son los bonos que permiten combinar varias de estas experiencias, una propuesta que se presenta para regalar, ya que no tiene fecha de canjeo y se puede disfrutar en cualquier momento. "Apostamos por las infinitas posibilidades de Belchite como destino turístico en estos momentos, ya que las visitas guiadas son al aire libre", apostilla el alcalde.

Unas 40.000 personas es el aforo del estadio de la Juventus, en Turín, las mismas que participan cada año en las actividades que se proponen en el pueblo viejo de Belchite. Esto se ve favorecido por el enclave geográfico donde se sitúa, a mitad de camino entre Barcelona y Madrid, a dos horas de Teruel, 90 minutos de Huesca y poco más de media hora de Zaragoza.

Además, las visitas a este conjunto no es el único atractivo que recupera Belchite, regresa la vida al Museo Etnológico, donde se extremarán también todas la pautas recomendadas por el Gobierno. En este museo se pueden descubrir las tareas agrícolas de antaño, como la siega o la trilla. En el mismo edificio se encuentra el Centro de Interpretación de las Estepas del Valle del Ebro, donde se explican zonas esteparias como del Planerón y La Lomaza. También es reseñable la panorámica que regalan las vistas del Santuario Nuestra Señora del Pueyo. Otras zonas naturales que se pueden contemplar en el paisaje próximo de Belchite es el pozo de los Chorros, a 4 kilómetros, o la presa romana del siglo I de Almonacid de la Cuba, la construcción de estas características más alta del mundo.

Apúntate al boletín de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

Etiquetas
Comentarios