Sociedad

Gastronomía

Heraldo Joven

CONSEJOS 

Así hay que usar el congelador para sacarle el máximo partido

Este electrodoméstico puede convertirse en un gran aliado si uno sabe cómo usarlo: te permite ahorrar tiempo y dinero en la compra y es una de las mejores soluciones contra el desperdicio de alimentos. 

Las frutas pequeñas se pueden congelar sin hueso y peladas.
Las frutas pequeñas se pueden congelar sin hueso y peladas.
Freepik

La correcta conservación de los alimentos es fundamental para garantizar sus propiedades y la salud de los comensales. En este sentido, el congelador puede ser un gran aliado puesto que permite preservar casi intactas las propiedades de los productos. Además, este electrodoméstico contribuye a ahorrar tiempo, ya que son muchas las personas que lo emplean para conservar las elaboraciones para táperes con los que comer en el trabajo, y así, no tener que cocinar el resto de la semana. Eso sí, 

Así se debe usar el congelador para sacarle el máximo partido 

Cubito de hielo
1

No todas las temperaturas valen 

Lo más importante a la hora de sacarle el máximo partido al congelador es establecer sus parámetros de temperatura. La congelación óptima se produce cuando alcanza los 18 grados bajo cero. El pescado, sin embargo, necesita de 20 grados bajo cero. 

Frambuesa congelada
2

El tamaño sí importa

Lo más recomendable es congelar en pequeñas porciones, porque así el alimento se congelará antes, lo que evita la pérdida de sabor y otras propiedades. En el caso de las frutas, aunque la mayoría no soportan las bajas temperaturas, hay algunas, como las fresas, que pueden conservarse para postres, batidos... Las de hueso es recomendable congelarlas lavadas, cortadas y con un poco de zumo de limón para que no se oxide. 

Pollo
3

Lo descongelado, jamás se congela

Los alimentos descongelados no podrán volver a este electrodoméstico a no ser que ya hayan sido cocinados. Esto se debe a que el producto pierde propiedades y que se convierte en un blanco más fácil para las bacterias. Así, esta acción pone en riesgo tu salud. 

Nevera
4

El congelado no es para siempre

Las falsas creencias aseguran que el congelador preserva los alimentos para siempre. Sin embargo, cada producto tiene su tiempo recomendado. Por ejemplo, la carne con hueso puede permanecer en este electrodoméstico hasta 6 meses, mientras que las aves aguantan hasta un año. El pescado, que debe congelarse siempre para evitar el anisakis, comenzará a perder cualidades a los cuatro meses. Por ello, lo más recomendable es apuntar la fecha en la que se introdujeron. 

Sardina
5

No todos los alimentos soportan el frío 

Hay alimentos que no se deben congelar, como los pescados grasos, entre ellos, el boquerón, la sardina o la anchoa; porque se oxidan. Tampoco la lechuga, las patatas, la mayonesa, los tomates, el yogur o los huevos cocidos o con cáscara. Sin embargo, este último producto, sí que se puede congelar, batido y con un poco de sal. El ajo y la cebolla también pueden introducirse en el congelador previamente cortados, algo que facilitará las tareas en la cocina. Otro producto cuya congelación es recomendable es la harina, ya que, si no se usa en mucho tiempo, puede estropearse, algo que se evita con este electrodoméstico. Las verduras también pueden congelarse, pero conviene blanquearlas antes: sumergirlas por agua hirviendo un minuto y después, pasarlas a un recipiente con agua fría. 

Nevera
6

Descongelar en frío 

Lo más recomendable es que los alimentos se descongelen en la nevera, porque el proceso es más seguro en lo que a salud se refiere. Las únicas excepciones son los caldos y las verduras, que pueden someterse a este proceso en la olla u utensilio en el que se vayan a calentar. 

Vela
7

Tras un apagón...

Si se produce un apagón, hay que comprobar si la temperatura del congelador ha aumentado hasta los cuatro grados durante más de dos horas. Si esto ha ocurrido, los alimentos se habrán echado a perder. Si no ha alcanzado esos grados, se pueden congelar de nuevo, siempre que estén duros y fríos. 

Etiquetas
Comentarios