Salud
Suscríbete por 1€

Heraldo Saludable

salud

Cómo bajar la tensión arterial

Además de cambiar hábitos y otras consideraciones en el estilo de vida, es importante conocer los alimentos relacionados directamente con la hipertensión.

Control de tensión arterial.
Control de tensión arterial.
Pixabay

La tensión arterial es la presión que ejerce nuestro sistema circulatorio una vez la sangre es bombeada desde el corazón. Esta acción, la fuerza que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterias del organismo, va medida a una presión determinada. Hablamos de que la tensión excede los límites cuando presión arterial sistólica alcanza los 140 o la diastólica llega a 90. 

Estas cifras son indicativas de hipertensión. Esta situación adversa para la salud, que puede afectar a órganos como el corazón, el cerebro o el riñón, es más frecuente en personas que superan la edad de 60 años. Para mantener controlada la tensión arterial y evitar así posteriores enfermedades, hay cinco puntos clave que las personas debemos tener en cuenta:

  • Dejar de fumar, en el caso de los fumadores
  • Bajar de peso, para personas con sobrepeso u obesidad
  • Eliminar el estrés y controlarlo en tu rutina
  • Realizar ejercicio aeróbico de forma regular rutinaria; es decir, tener un estilo de vida activo y eliminar el sedentarismo
  • Mantener una buena alimentación

Para la hipertensión existen diferentes tratamientos farmacológicos. No obstante, lo primero que debe entender la persona que la sufre es cambiar su estilo de vida. Por ejemplo, y entre otras cosas, también se debe reducir el consumo de alcohol. Sabemos que la hipertensión es uno de los factores de riesgo de problemas cardiovasculares y para evitar otros que aumenten dicho riesgo, también debemos controlar el colesterol y la diabetes, ambos casos directamente relacionados con la alimentación.

Dieta para bajar la tensión arterial

La dieta debe ser rica en verduras, frutas, legumbres y cereales, debiendo reducir al mínimo las grasas saturadas y azúcares simples. Por otro lado, hay que asegurarse el consumo de calcio diario: dos raciones diarias o de seis a ocho raciones diarias de calcio en vegetales. En cuanto a la cafeína, la recomendación principal es moderar su consumo. 

Un consejo muy común es el de reducir la sal de la dieta. La mayoría de la gente dobla su ingesta recomendada. En caso de pacientes de hipertensión, deberán evitar la sal de mesa por su alto contenido en sodio. Otra relación estrecha de los alimentos y la hipertensión es la que se liga al colesterol. En este caso, es importante aplicar a la dieta las siguientes consideraciones nutricionales:

  • Moderación de carnes grasas, embutidos, vísceras y patés
  • Evitar la carne y el pescado ahumado o curado
  • Sustituir el consumo de carnes rojas por carnes con menos grasa como el pavo, el pollo o el conejo
  • Consumir pescado entres y cuatro veces a la semana porque la grasa del pescado es saludable a nivel cardiovascular
  • Tomar pan sin sal
  • Evitar alimentos fritos como las patatas de bolsa
  • Lácteos desnatados y queso fresco, descartando quesos curados y en lonchas
  • Moderar encurtidos como pepinillos y cebolletas
  • Evitar los frutos salados
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión