Despliega el menú
Ocio y Cultura

música

De primera expulsada de 'OT' a ganar un MTV: las claves de la resurrección de Lola Índigo

La joven, que no es una recién llegada al mundo del espectáculo, añade el premio a dos años triunfales, con exitosas canciones y llenazos en la plaza del Pilar de Zaragoza.

Lola Índigo siempre apuesta por el rosa. También el domingo en los premios MTV.
Lola Índigo siempre apuesta por el rosa. También el domingo en los premios MTV.
Raúl Caro Cadenas/EFE

Fueron los jueces de 'Operación Triunfo 2017', que supuso el exitoso regreso del programa a TVE, y el público con sus votos, quienes decidieron que Mimi Doblas fuera la primera en abandonar el concurso. La cantante Mónica Naranjo, el alto ejecutivo de la discográfica Universal Manuel Martos y el experto en marquetin Joe Pérez-Orive no supieron ver, al nominarla de entrada, el potencial de esta joven granadina que este domingo, reencarnada en Lola Índigo, recibió en Sevilla nada menos que un premio MTV como mejor artista española. Se impuso a los zaragonzanos Amaral, Anni B Sweet, Beret y Carolina Durante. Sus credenciales: 'hitazos' como 'Yo ya no quiero na', alianzas con nuevas o veteranas estrellas del trap y el rap patrio, como la Mala Rodríguez o Don Patricio (con quien grabó el éxito 'Lola Bunny' y se le supone una relación sentimental), canciones a dúo con excompañeras como Aitana, así como llenazos en sus conciertos. El pasado mes de octubre pasado logró abarrotar en Zaragoza la plaza del Pilar.

Pero hay más. Lola Índigo no es precisamente una recién llegada al mundo del espectáculo, al que se acercó de muy joven como bailarina. Y a gran nivel. Cuando fue elegida para 'OT2017', con 25 años (la segunda más veterana tras Ricky Merino), Mimi ya contaba con experiencia en otro 'reality' de talentos, 'Fama Revolution', para el que fichó en 2010 (tampocó ganó). A esas alturas, ya se había recorrido medio mundo, de Los Ángeles a China, como parte del cuerpo de baile de artistas tan conocidos como Chris Brown, Miguel Bosé, Sweet California, Enrique Iglesias, Marta Sánchez. Pero sus innegables dotes para el baile, su experiencia sobre los escenarios, en la televisión e, incluso, en los concursos no le valieron y fue expulsada de 'OT' a las primeras de cambio por una audencia que, curiosamente, ahora llena sus conciertos.

El concierto que Lola Índigo dio en las pasadas fiestas del Pilar de Zaragoza.
El concierto que Lola Índigo dio en las pasadas fiestas del Pilar de Zaragoza.
Francisco Jiménez

¿Qué ha pasado por el medio?

Probablemente, lo más crucial para entender la resurrección de Mimi Doblas reencarnada en Lola Índigo es su negativa a aceptar la propuesta inicial de Universal (sí, la discográfica en la que trabaja Manuel Martos) con la que los concursantes de 'OT' firman un contrato al entrar en el concurso.

Doblas se resistió a la fórmula, es decir, a pasar a formar parte de un grupo de 'triunfitos' de segundo nivel, como hace años hicieron en Fórmula Abierta Alex Casademunt y compañía, de la primera edición de 'OT'. Con cierto éxito, todo hay que decirlo, gracias a una canción del verano, 'Te quiero más', con la capacidad de resonar en la cabeza durante horas.

Pero Mimi guardaba en el bolsillo otro estribillo pegadizo, compuesto por ella misma y unos colegas, que quería cantar (y bailar) en solitario. Era 'Yo ya no quiero na'. El tema superó los nueve millones de reproducciones en Spotify, entró en la lista de los cincuenta temas más virales del mundo, y su videoclip acumula más de setenta millones de reproducciones en Youtube. El disco 'Akelarre', del que forma parte la canción, y su gira forman parte de un proyecto que descansa, sobre todo, en lo que Lola índigo mejor sabe hacer: bailar.

Y todo, mientras no dejaba de aparecer en los horarios estelares de la televisión. Por ejemplo, como concursante de 'Tu cara me suena' (quedó cuarta) o en 'Fama, a bailar', al que regresó esta vez como profesora y como compositora de la sintonía. De hecho, para su cuerpo de baile como Lola Índigo cuenta como bailarinas con Mónica Peña, Saydi Lubanzadio, Laura Ruiz y Claudia Riera, todas ellas (salvo Laura) salidas del 'reality' de danza.

La venganza de los perdedores se iba consumando. Ahora, Lola Índigo brilla por encima de otros compañeros de su promoción de 'OT' -Alfred, Ana Guerra o la propia Amaia Romero- que parecían llamados al estrellato y, que más o menos voluntariamente, juegan en otra liga.

De la mano de Universal, el fenómeno fue extendiéndose, como una versión menos sofisticada pero descarada de la propia Rosalía: atuendos imposibles,bailes frenéticos, toques feministas en las letras, el color rosa por bandera y una desacomplejada reivindicación de otros modelos corporales ... "Tenía claro que quería cantar y bailar a la vez. Así que ideamos el proyecto y les dije, ‘este es mi pastel, ¿lo coméis?'", dijo Lola Índigo en una entrevista. Y vaya que si lo comen. Lo devoran. Con premio MTV incluido en el plato.

Etiquetas
Comentarios