Despliega el menú
Nacional

desescalada

La letra pequeña de la fase 1

La orden de Sanidad incluye matices como prohibir coros en misa, permitir viajar a otro municipio para ir al bar o dar horario libre a las terrazas pero no al deporte.

En verde claro las provincias que pasan a la fase 1 de la desescalada
En verde claro las provincias que pasan a la fase 1 de la desescalada
HA

Intentar condensar en 29 páginas del BOE las reglas de la nueva vida de un país es imposible, pero el Gobierno tenía que intentarlo. La orden que este sábado publicó Sanidad para explicar cómo será la fase 1, a la que el lunes entrará el 51% de la población española, está plagada de 'letra pequeña', de curiosidades y de aparentes incongruencias. La casuística es enorme en un país en el que viven 47 millones de almas por lo que no todo puede ser recogido en esta guía vital para las próximas dos semanas.

Por lo pronto, lo anterior no vale del todo. Las comunidades podrán modificar los turnos de salidas de los niños menores de 14 años durante la desescalada para adaptarlos a sus particularidades, en especial climáticas. La nueva regulación permitirá a las autonomías, con independencia de la fase en la que se encuentren, mover dos horas arriba o abajo las franjas establecidas por Sanidad, que en la actualidad eran de 12.00 a 19.00. Los ejecutivos regionales no tendrán que pedir autorización ni obtener el permiso del departamento de Salvador Illa para hacer esas modificaciones.

"Las comunidades autónomas y ciudades autónomas podrán acordar en su ámbito territorial que la franja horaria (.) comience hasta dos horas antes y termine hasta dos horas después, siempre y cuando no se incremente la duración total de dicha franja", establecen textualmente las órdenes ahora aprobadas.

El Ejecutivo central con esta flexibilización de las franjas atiende la petición de muchos gobiernos autonómicos, al tiempo que hace un guiño a las comunidades que habían pedido más poder a las autonomías en este proceso de desescalada.

Como se había anunciado ya se permite la circulación dentro de la unidad territorial en esta fase 1, salvo excepciones, como en el País Vasco donde el Gobierno vasco podrá permitir moverse entre territorios históricos, atendiendo al hecho de que las provincias vascas son muy pequeñas.

Luz verde a moverse por la provincia, incluso para desplazarse a una segunda residencia, aunque a primera hora de este sábado altos responsables de Moncloa dejaron ojipláticos a todo el país al interpretar que el permiso para deambular por la provincia podía valer para irse al pueblo de al lado para disfrutar de una terraza y un aperitivo, pero no para desplazarse a la casa de veraneo de la misma provincia.

La normativa establece que las únicas excepciones a la movilidad dentro de la provincia en esa fase 1 serán las personas con síntomas de la covid-19 o que ya estén en cuarentena. Las personas vulnerables, en especial los mayores, podrán moverse en las mismas condiciones que el resto de la población, incluida las visitas a las terrazas de los bares, siempre que su "condición clínica" se lo permita.

Las ansiadas terrazas van a tener un trato horario privilegiado: podrán ser visitadas durante todo el horario que establezca el bar. No habrá franjas. O lo que es lo mismo: habrá que madrugar o trasnochar para hacer deporte o pasear pero para ir a tomar una cerveza o el vermú bastará con que el bar esté abierto. En Moncloa aseguraron este sábado darse cuenta del aparente contrasentido, pero insistieron en que las limitaciones a los paseos y al 'running' son para no colapsar el espacio público.

En las mesas de esas terrazas, como ya se había anunciado, el máximo será de diez personas, tal y como se había anunciado. Pero ahora desde Sanidad matizan: la única excepción para superar ese número es que fueran todas personas convivientes durante el confinamiento. Pero no vale juntar a dos familias diferentes que superen esa cifra.

Las limitaciones en los lugares de culto van a ser más de las esperadas. Ya se conocía que solo pueden abrir a un tercio de su capacidad, pero también se les prohíbe a los templos que haya actuaciones de coros o contactos personales (como dar la paz) para evitar el contagio del virus. Nada de agua bendita. Se deberán usar mascarillas, las celebraciones deberán ser exprés, se acotarán los espacios en los bancos y queda prohibido extender la celebración a la salida del templo. Si hay que descalzarse, todo empaquetado. Y en los rezos, alfombrillas individuales.

En las tiendas de menos de 400 metros que podrán abrir este lunes tendrá que haber un "sistema de control y recuento" para garantizar que no se acumula en el interior del comercio más gente de la permitida por su extensión. Todas las tiendas tienen que tener "horarios preferentes" para los más mayores, aunque desde Moncloa apuntan a que esos horarios no tendrán que ser "exclusivos" para los ancianos. Todos los comercios tendrán que llevar al cabo durante el día dos limpiezas completas de las instalaciones. Se habilitará una pausa a mediodía para la desinfección si fuera necesario. Cliente y dependiente tendrán que guardar dos metros de distancia si no hay elementos de protección.

La nueva orden deja en manos de los ayuntamientos la regulación de los mercadillos, pero con una serie de pautas: no puede haber más de 25 puestos y tiene que limitarse a un tercio el aforo.

La actualidad de la covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios